miércoles 25 de mayo de 2022
POLITICA frazada corta
24-04-2022 02:17

El PBI 2023 sería alto aunque con 2 millones más de pobres

Argentina consolidaría tres años de crecimiento consecutivos, algo que no pasa dese el 2008, pero la pobreza no bajará, incluso, aumentará como la inflación.

24-04-2022 02:17

Argentina podría consolidar tres años de crecimiento consecutivos, algo que no hace dese el 2008, pero la pobreza no bajará, incluso, puede aumentar

El ministro de Economía, Martín Guzmán, volvió con una buena noticia de Washington; el Fondo Monetario Internacional estimó que el PBI de Argentina crecerá este año el 4%, apenas por debajo del 4,5% máximo que había estimado él.

La previsión del 4% del organismo, representó una mejora de un punto porcentual respecto de la última proyección de enero, y 1,5 superior a la que se estimó en octubre del año pasado.

Estos datos resultan incluso por arriba de los emitidos hace apenas 15 días por el Banco Mundial, que estimó que el país crecerá 3,6% durante el período en curso.

Es que el Producto Bruto Interno (PBI) creció 10,3% el año pasado, luego de haber retrocedido el 9,9% en el 2020, y cortó así una tercera baja interanual consecutiva, al tiempo que dejó un crecimiento de “arrastre estadístico” del 3% para este año.

Para el FMI, Argentina crecerá más en 2022, pero con alta inflación

En este marco, Ecolatina recordó que “el último nivel máximo de PBI del país corresponde a 2017, cuando había 44 millones de habitantes”. Las proyecciones oficiales de crecimiento, 4,5% máximo este año y 3,3% en el próximo “indican que se volverá a alcanzar ese nivel en 2023, pero ahora con 46 millones de habitantes, lo que implica que el producto por habitante todavía no recuperará lo perdido”.

Más aún, “teniendo en cuenta el factor poblacional, el nivel máximo de PBI per cápita no se alcanzó en 2017 sino en el año 2011, momento desde el cual la economía argentina mostró un desempeño errático en materia de crecimiento”.

Por todo esto, desde Ecolatina “prevemos que en 2023 el PBI será similar al de 2017, pero 5% menor en términos per cápita, y todavía ubicándose 11% por debajo del máximo alcanzado en 2011”.

Escenarios económicos 2022: tradición inflacionaria

La consultora que fuera creada por Roberto Lavagna, advirtió que “el optimismo” que generó el crecimiento del año pasado “también se diluye al analizar el entramado socioeconómico”.

“Esto indica que la situación entre los dos valores” del PBI, en el 2017 y en el 2023 “será bien distinta en términos sociales”, y consideró que “la elevada inflación obstaculizará” el descenso del Índice de Pobreza desde los niveles actuales – 37,3% a fines del 2021– en los próximos dos años”, frente al 27,2% del 2017. De manera coincidente, desde Economía y Sociedad, el consultor Julián Cuenca, destacó que, “el año pasado la economía creció 10,3% y la pobreza bajó 37,3%, por encima del 35% con que terminó Mauricio Macri, a pesar de tener más planes sociales que hace dos años”.

“Esto se debe a que no se crea trabajo ni en cantidad ni en calidad. Solo empleo en el Estado o informal, así que no hay mucho que esperar el año próximo”, dijo Cuenca a PERFIL.

No todos creen que la economía crecerá tanto. En su último informe, la consultora Equilibra, advirtió que existen “elementos recesivos que podrían evaporar el elevado arrastre estadístico positivo que dejó” el crecimiento del 10,3% del año pasado.

El descenso del último índice pobreza se complicaría por la suba de precios

Entre los factores negativos puso el aumento de los costos de la energía, por encima de lo que puede recaudar el fisco por la suba de precios de los granos también a nivel internacional, la falta de dólares para importar insumos, y el encarecimiento del crédito internacional.

En el mismo sentido se orienta el análisis sobre la economía argentina del JP Morgan, quien apuntó a que, si bien mantiene por ahora una proyección positiva de 3%, advirtió que, si el aumento del precio de la energía no logra ser compensado por los ingresos del complejo agropecuario, “crecen 50% las probabilidades de volver a caer en recesión”.

“Es probable que la sequía y los riesgos energéticos afecten la producción agrícola e industrial”, señala el reporte elaborado por Diego Pereira y Lucila Barbieto. El informe apuntó a que el pico de los precios de la energía, particularmente del GNL, “puede provocar restricciones que impacten en la producción” más que en los hogares, dada la sensibilidad del contexto político.

Al mismo tiempo, señalaron que la aceleración de la inflación recortará el nivel de ingresos, impactando en el nivel de consumo. “La combinación de ambos factores suman presión a la baja”, puntualizó el informe.