martes 28 de junio de 2022
POLITICA DENUNCIA

Cristina Caamaño presentó en la Justicia datos sobre un software que recibía escuchas ordenadas por la Corte

La interventora de la AFI le llevó al juez Martinez de Giorgi información sobre un sistema informático con más de 100 mil registros de escuchas y transcripciones. Reconoció que podrían haber sido ordenadas por la Justicia pero criticó que muchas no fueron destruidas.

16-02-2022 11:14

La interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, presentó en Comodoro Py información sobre un software hallado en el organismo de inteligencia que recibía interceptaciones telefónicas realizadas por la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco) de la Corte Suprema. Según detalló en un escrito, hay más de 105 mil registros entre escuchas y transcripciones. 

Según informaron desde el organismo, la existencia del sistema informático "Sidea" fue constatada apenas comenzó la intervención en 2019. Sin embargo, explicaron que a pesar de haber informado de su existencia al Juzgado de Lomas de Zamora, donde nació la megacausa por presunto espionaje ilegal a políticos y detenidos, "nunca fue requerido ni analizado". 

Según se desprende de un comunicado de la AFI, en el escrito presentado al juez de Comodoro Py que ahora está a cargo de esa investigación le informó que existen más de 105 mil registros entre audios y transcripciones. 

Cristina Caamaño "Macri era prácticamente un enfermo del espionaje ilegal, quería escuchar y seguir a todes”

Desde el organismo conducido por Caamaño reconocieron que parte de esas escuchas pudieron haber estado respaldadas por una orden judicial.  Pese a ello, señalaron que la cantidad de material encontrado "da cuenta de que no se destruían una vez entregadas a la justicia y, más grave aún, se almacenaban conversaciones que en muchos casos no eran de interés para las investigaciones". 

Concretamente, el sistema informático hallado en la AFI tenía nexo con los archivos producidos en la Dajudeco. Ese organismo que nació con una reforma de la Ley de Inteligencia en 2015 y fue puesto bajo la órbita del Ministerio Público hasta 2015, cuando el ex presidente Mauricio Macri se lo entregó a la Corte Suprema.

El material encontrado por la AFI

Si bien cuando arrancó la causa el material no fue tomado en cuenta, para la conducción actual de la AFI tiene importancia debido a la cantidad de material encontrado y porque se trata de un eslabón más de la cadena de producción de escuchas durante el macrismo. 

Arribas y Majdalani
Arribas y Majdalani, los ex directivos de la AFI investigados en la causa por espionaje de Comodoro Py. 

De ese modo, Caamaño insistió al juez Marcelo Martínez de Giorgi con que tenga en cuenta la existencia de ese material. En el escrito, instó al juez a que "se evalúen las diligencias pertinentes con el objeto de entregar la totalidad el material que se ordenó resguardar para su tratamiento conforme derecho". Consideró "indispensable" la intervención judicial sobre el material.

Juicio político a Llorens y Bertuzzi: qué puede pasar en el Consejo de la Magistratura

Entre los 105 mil archivos, según la AFI hay "una pequeña cantidad" de información que coincide con las transcripciones de las conversaciones entre detenidos y defensores que fueron escuchadas en la cárcel de Ezeiza. 

Ese presunto espionaje forma parte de los hechos investigados en esa megacausa que tiene en la mira a la cúpula del organismo de inteligencia durante el gobierno de Cambiemos, integrada por Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

El software se enmarca en el protocolo que había elaborado la AFI con la firma de Arribas para la gestión de las pinchaduras. Consistía en que desde las áreas internas del organismo pedían las escuchas a Asuntos Jurídicos y los titulares de la Agencia de Inteligencia eran quienes hacían el trámite ante el juez. 

Una vez que ocurría eso, la AFI le pedía a la Dajudeco, oficio mediante, la ejecución de las interceptaciones. En menos de 24 horas llegaban a la AFI para desgrabarlas y analizarlas. Pero más allá de eso, Caamaño cuestiona que no se hayan destruido esas escuchas a pesar de no ser interesantes para las investigaciones en curso.

El planteo ya llegó al despacho del juez federal y se aguarda si efectivamente hará un requerimiento formal o el sistema correrá la misma suerte que cuando fue puesto a conocimiento de la Justicia de Lomas de Zamora.