POLITICA
ELECCIONES 2023

La participación electoral rompió un récord y fue la más baja desde el retorno de la democracia

La Cámara Nacional Electoral informó que el 74% del padrón votó hasta el cierre de los comicios. Si bien el número final podría variar, el nivel de ausentismo es superior al récord registrado en la elección presidencial de 2007.

Concurrencia a votar
En 2023, el índice de concurrencia a las urnas registró un pico de caída histórico | Agencia Afp

Poco después del cierre de los comicios, la Justicia electoral informó que la participación electoral para las elecciones generales de 2023 en todo el país fue del 74 por ciento, una cifra que podría variar pero ya estableció un récord de caída desde el retorno de la democracia en 1983 para los comicios presidenciales.

El domingo 22 de octubre, 35,4 millones de argentinos fueron convocados a las urnas para elegir presidente, gobernadores y cargos locales en una jornada que se desarrolló "con total normalidad", indicó el el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. A las 18 horas, la Cámara Nacional Electoral (CNE) anunció el cierre de los casi 17 mil establecimientos educativos dispuestos para la emisión del sufragio en todo el territorio nacional, e informó el dato preliminar respecto a la concurrencia a las urnas.

Si bien registró un leve repunte respecto al escenario de las PASO del 13 de agosto, cuando votó el 70,4 por ciento del padrón, también reflejó un nivel de ausentismo histórico, en línea con el descontento popular frente a una dirigencia que no supo encauzar la crisis económica. Además, superó el piso más bajo registrado para una elección presidencial, que fue del 76,2% en 2007, cuando Cristina Fernández de Kirchner accedió a la Casa Rosada.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Elecciones 2023: qué tiene que pasar para que haya ballotage entre los candidatos a presidente

Cómo fue la participación electoral desde 1983

El domingo 30 de octubre de 1983, casi 18 millones de argentinos fueron convocados a las urnas para elegir el primer presidente constitucional posterior a la sangrienta dictadura instaurada en 1976. En una jornada histórica, votó el 85,61% del padrón en la elección que dio por ganador a Raúl Alfonsín, una cifra que hasta entonces se mantiene como techo.

En las dos elecciones presidenciales que siguieron, la participación bajó pero se mantuvo en márgenes altos. Fue del 82,08% en 1995, para la reelección del peronista Carlos Menem, y 82,32% en 1999, en las que se impuso el radical e intendente porteño Fernando De la Rúa.

20230715_raul_alfonsin_plaza_mayo_cedoc_g
La participación electoral en los comicios que dieron por ganador a Raúl Alffonsín se mantiene como la más alta desde el regreso de la democracia.

Después del estallido del 2001, la apatía social marcó un descenso de la participación electoral. En 2003 fue del 78,2%, una elección en la que Menem salió primero pero evitó el balotaje frente a Néstor Kirchner ante la mera posibilidad de perder la elección. 

En 2007, Kirchner le cedió el liderazgo a la senadora Cristina Fernández de Kirchner, quien ganó la presidencia en una elección histórica que estuvo marcada por un ausentismo récord, reflejado en la caída en la participación que se situó en el 76,2%.

El año que impactó en el padrón electoral

En 2011 Cristina Fernández fue reelecta con una participación del 79,4% del padrón, en el año en que se inauguraron las PASO como instancia previa a los comicios generales tras la sanción de la ley 26.571. Además, desde entonces hubo otra iniciativa que impactó en el desempeño electoral, la ley 26.774, que amplió la participación a los jóvenes de 16 y 17 años de manera opcional. Esto implicó un salto de 5 millones de electores más para la elección siguiente.

mauricio macri cristina kirchner g_20220919
Mauricio Macri y Cristina Kirchner.

El repunte en la concurrencia electoral registrado en 2011 se sostuvo en las elecciones generales de 2015 con 81,1% y 80,8% en el balotaje entre Mauricio Macri (Cambiemos) y Daniel Scioli (Justicialismo - Frente para la Victoria), en el que hubo cerca de 32 millones de argentinos habilitados para votar. En esos márgenes se sostuvo la elección de 2019 (80,4%) que ganó Alberto Fernández, el designado por Cristina Kirchner para retomar el poder.

En el 40 aniversario del retorno a la democracia, en las elecciones 2023 el índice de concurrencia se desplomó al 74%. La elección del domingo estuvo marcada por el fuerte descontento popular frente a la economía. A esto sumó la irrupción del libertario Javier Milei como candidato favorito para la presidencia, quien dio el batacazo en las PASO al quedar primero frente a Sergio Massa (Unión por la Patria) y Patricia Bullrich (Juntos por el Cambio). 

Según anunció la CNE pasadas las 18 horas cuando se anunció el cierre del horario de votación. En ese momento, todavía quedaban personas esperando su turno para votar dentro de los establecimientos, por lo que la cifra podría aumentar levemente hacia el final del escrutinio.

"Boletas falsas" y "manipulación de datos": El apoderado del partido de Milei declaró por las sospechas de fraude

La diferencia con las PASO

El 13 de agosto, día en que se celebraron las Primarias Abiertas Simultáneas y obligatorias, la Justicia electoral determinó que el 70,4% de los 35.394.425 argentinos habilitados para votar acudieron a las urnas. Se trató de la segunda participación más baja para una elección presidencial desde que se instauraron las PASO en 2011. 

Al cierre de la jornada electoral del domingo 22 de octubre, la CNE informó de manera preliminar que la participación electoral mejoró en cuatro puntos porcentuales respecto a las primarias, alcanzando el 74% del padrón. Sin embargo, que las elecciones generales convoquen a más votantes que las primarias es una tendencia que se sostiene en cada año electoral de manera ininterrumpida.

Algo similar ocurre con las elecciones legislativas de medio término, cuando se suele registrar una menor participación que en las elecciones presidenciales, sean primarias o generales. Al comparar la concurrencia del padrón en las generales de este domingo, fue apenas mayor que, por ejemplo, en las legislativas de 2021, cuando la caída de la concurrencia (votó el 71,7%) estuvo determinada por el contexto, dado que todavía regían las restricciones a la circulación durante la pandemia de coronavirus.

CD