martes 05 de julio de 2022
POLITICA críticas k

La vice apuntó al vínculo con Rocca y empresarios

04-06-2022 00:46

A Cristina Kirchner le alcanzó con una oración para exponer sus diferencias con Alberto Fernández sobre un tema que considera crucial para el rumbo del Gobierno: el vínculo con ciertos empresarios que componen el llamado círculo rojo.

Ayer, en la tarde noche de Tecnopolis, la titular del Senado direccionó cuestionamientos hacia el CEO de Techint, Paolo Rocca: “Muchachos, no podemos darles 200 millones de dólares para que se paguen ustedes mismos la chapa que fabrica una subsidiaria en Brasil”. Aunque también aclaró que el peronismo “no está en contra de lo privado”.

La frase de la vicepresidenta vio la luz en un momento en el que la relación entre el jefe de Estado y el empresario goza de buena salud. Incluso, Rocca no se privó de elogiar el anuncio que realizó la Casa Rosada, la semana pasada, sobre una flexibilización del cepo cambiario para las firmas que hagan inversiones en el sector energético y que incrementen su nivel de producción.

“Me pareció muy positivo considerando el cambio en las circunstancias a nivel mundial y que por la invasión de Rusia sobre Ucrania la Argentina asuma la responsabilidad que tiene en el mundo para desarrollar sus recursos energéticos y contribuir a sustituir la provisión de energía por parte de Rusia”, consideró el CEO de Techint, quien supo compartir en más de una ocasión reuniones privadas con el líder del Ejecutivo y Martín Guzmán, uno de los ministros más cuestionados por el kirchnerismo.

No fue el único encuentro de ese estilo: Fernández en las últimas semanas supo intercambiar miradas con Luis Pagani (Arcor), Luis Betnaza, otro de los hombres fuertes de Techint, y es recordada la cena que compartió pos PASO, en noviembre último, con Antonio Aracre (Syngenta), Sergio Kaufman (Accenture) y Daniel Herrero (Toyota) para analizar la situación económica. El jefe de Estado insistió en todo momento en un acuerdo público privado para sobrellevar “la reconstrucción del país”.

Kirchner, en cambio, dedicó parte de sus discursos a señalar que una parte del empresario tiene un “prejuicio cultural contra el peronismo”. “Yo digo que es un prejuicio cultural contra el peronismo. Pero la verdad, que el crecimiento y la expansión de las empresas argentinas durante los gobiernos peronistas dan fe de que realmente tenemos una propuesta que abarca al conjunto de la sociedad argentina”, amplió durante un acto de la ESMA en 2021.

En esa ocasión, recordó una charla que mantuvo con un empresario del sector alimentos: “Le dije, le voy a preguntar algo, quiero saber por qué durante los 12 años y medio que fue nuestro gobierno los balances de las empresas argentinas eran todos positivos y la de los alimentos ni que hablar. Y le pregunté: ¿qué fue lo que les molesta? ¿cómo yo hablo, las cosas que digo?, le pregunto para corregirlo. La verdad que nunca me contestó”, relató.

Más cerca en el tiempo, todavía resuenan las palabras que la ex presidenta pronunció en la apertura de la sesión plenaria de EuroLat, también contra aquellos ejecutivos que en estos instantes “no están con la sociedad”: “Nos dicen ‘son mis ganancias, es mi rentabilidad y los demás que revienten’. No vale así. Así no juego más, como dicen los chicos. Si cuando nos necesitaste te pagamos salarios, te perdonamos crédito, no pagaste impuesto, ahora que necesitamos para el pueblo, para la sociedad, me parece que estas son las cosas que debieran discutirse”.

“En el mundo, y en nuestro país, durante la pandemia el sector privado recibió todo tipo de ayuda. De carácter financiero, fiscal, crediticio. Sin embargo, ante esta otra tragedia que estamos viviendo hoy, de una guerra, el mercado nos contesta con que no importa”, apuntó la vice.