miércoles 07 de diciembre de 2022
POLITICA el liderazgo de juntos por el cambio

Larreta se emancipa de Macri y los radicales cuidan cada uno su tribu

El jefe de Gobierno porteño ya decidió salir a “naturalizar” una eventual interna contra el ex presidente. En su entorno aseguran que no hay diferencias en el ‘qué’ aunque sí en el ‘cómo’. En la UCR, Morales y Lousteau se unieron para marcarle el terreno a Manes después de sus cruce con Macri por el que fue críticado por el PRO y correligionarios. “Ni siquiera le ganó al Colorado en 2021 y ya se cree que es Alfonsín”, le advierten. Apuestas al peso territorial radical.

09-10-2022 02:04

“¿Dónde hay un neurocientífico que explique a Manes?”. El comentario irónico se escuchó en despachos radicales esta semana, luego de que el diputado quedara en el centro de la escena por sus críticas a Mauricio Macri que le valieron una fuerte réplica de dirigentes del PRO pero también de sus correligionarios.

Es que en el propio radicalismo prima el desconcierto sobre los planes que Facundo Manes viene desplegando para instalar su candidatura presidencial. “Nadie termina de entender cuál es su estrategia”, confiesa una fuente radical. “Están con eso de que tiene que ser disruptivo, pero no lo veo tan pergeñado y tiene que poder cuidar al conjunto”, analizó otro.

Facundo Manes acusó al macrismo de espionaje y el PRO lo lapidó por "querer romper la oposición"

La salida de Manes obligó a los principales líderes de la Unión Cívica Radical, como Gerardo Morales y Martín Lousteau, a motorizar un comunicado marcando distancia. Unos aseguran que fue el senador el que tiró la idea y que incluso escribió el primer borrador. “No quería quedar pegado”, razonan. En el entorno del economista lo niegan y aseguran que fue el gobernador jujeño el que tiró la idea en el chat de la mesa del Comité Nacional y que él estuvo de acuerdo. “Manes metió un ruido innecesario en un momento en que la coalición venía transitando bastante bien”, aseguran. Y agregan que la intención con el comunicado era “cerrar el tema, para frenar la catarata de cruces”, algo que no se consiguió.

De cualquier forma, el objetivo fue que la pelea “no escale a nivel de partidos”. “Por una declaración unipersonal no podía pasar que tengamos que estar todos dando explicaciones”, dicen en la conducción radical, donde recibieron la advertencia de que el PRO, presidido por Patricia Bullrich, iba a salir de manera formal a fijar una postura, lo cual iba a hacer crujir más a Juntos por el Cambio.

Antes de que saliera el comunicado hubo llamados desde el entorno de Manes al Comité para evitar que se concrete y apuntaban a las críticas que suele hacer Morales contra Macri. “Plantea cosas políticas, sobre Yrigoyen, impuestos, la actitud destructiva o constructiva de la oposición… Facundo lo acusó de espionaje”, recibieron como respuesta.

El universo radical está consolidándose cada vez más con una lógica de tribus, con vasos comunicantes entre sí pero donde cada cual atiende a su juego. Morales busca ser el presidenciable del radicalismo, y diseña una fuerte campaña de instalación para lanzar después del mundial. Ve la fortaleza de la UCR en su peso territorial, sobre todo en los principales distritos, con Lousteau en CABA, Carolina Losada en Santa Fe, Rodrigo de Loredo en Córdoba y, apuesta, Manes en PBA. En eso coincide con Lousteau, aunque el economista no lo apoya en su aspiración presidencial, sino que mira su partido en la Ciudad. Un diputado de Evolución confesó que no lo descarta como presidenciable. A pesar de que pelea por suceder a Horacio Rodríguez Larreta, Lousteau no deja de armar planes nacionales con sus equipos técnicos. Suma  su tribu Alfredo Cornejo, cercano a Bullrich pero también en buena sintonía con Manes.

Manes arma su agenda ‘antigrieta’ y sostiene sus críticas internas

El neurocientífico, por su parte, niega cualquier opción bonaerense y se queja de la “reacción desproporcionada” a sus dichos. En su entorno aseguran que le pegan porque es el único radical con buena presencia en las encuestas. En imagen positiva está bien calificado, en intención de voto, todavía no. “No vamos a hacer seguidismo de Manes”, advierten en el Comité. “Ni siquiera le ganó al Colorado (Santilli) en 2021 y ya se cree que es Alfonsín”, disparan.

Desde el bando del PRO miran de reojo los pasos de las tribus radicales. Halcones y moderados salieron al unísono a defender a Mauricio Macri, aunque las malas lenguas dicen que más de uno celebró las críticas al expresidente. En lo único que coinciden hoy Larreta y Bullrich es en evitar que se consolide como posible candidato.

En Uspallata, en ese sentido, comenzó el operativo para que el jefe de Gobierno logre emanciparse de Macri. “Naturalicemos la idea de que Macri sea candidato, celebremos, pero la decisión de Horacio no va a depender de otro u otra”, aseguran en el entorno de Larreta. Esa definición ya se empezó a poner en práctica esta semana, cuando el alcalde aseguró que “lo que importa es el apoyo de la gente”, cuando fue consultado por la frase de Macri sobre que apoyará en las PASO a quien garantice una idea de cambio.

“En el ‘qué’ no hay diferencias, ya los dos coinciden en el enfoque de shock. En el ‘cómo’ es donde se da el debate”, describen desde la Ciudad, justo en la antesala de lo que será el libro Para qué que lanzará Macri este mes. “El cambio hay que hacerlo durar en el tiempo y en todo caso daremos esa discusión de cara a la sociedad, las PASO son ese mecanismo”, se entusiasman, a la vez que aseguran que servirán para “dirimir una etapa nueva de liderazgo”.

El mostrarse dispuesto a pelear con Macri ayuda a Larreta a consolidar sus arreglos con las tribus radicales, porque de concretarse esa disputa va a necesitar a la UCR detrás. Por eso aceita los lazos con Lousteau y Morales (entre otros) y envía señales de acercamiento a Manes. En el medio, al subir al ring a Macri le quita protagonismo a Bullrich, que en las encuestas viene creciendo y se convirtió en una verdadera amenaza para las aspiraciones de Larreta.