martes 21 de septiembre de 2021
POLITICA Por coronavirus
12-11-2020 08:32
12-11-2020 08:32

Murió el jefe de Gendarmería que firmó el peritaje sobre la muerte de Alberto Nisman

Orlando Caballero tenía que dar explicaciones sobre la investigación a la Justicia. Fue quien dirigió las pericias que sostenían que el fiscal fue asesinado.

12-11-2020 08:32

El comandante general Orlando Caballero, director de Criminalística de la Gendarmería Nacional y uno de los responsables del peritaje de la fuerza para sostener que Alberto Nisman fue asesinado, murió este miércoles en el Hospital Militar tras casi un mes de internación por coronavirus y otras complicaciones.

Caballero fue quien dirigió junto a Alejandro Piñeiro las pericias que se realizaron junto a otros 27 peritos por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Debía dar explicaciones sobre la investigación a la Justicia.

El comandante mayor fue, además, protagonista del documental del director británico Justin Webter, Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía. En la producción audiovisual, contó frente a cámara como fueron aquellos días de investigación. En su testimonio, dijo que hubo al menos dos personas que golpearon a Nisman, lo drogaron con ketamina, y que luego lo cargaron hasta el baño donde le dispararon.

Berni recordó la noche de la muerte de Nisman: "Lo único que hice fue cumplir con mi obligación como médico"

"Me di cuenta que estábamos ante un hecho muy complejo, lo primero que solicitamos fue un plazo de 3 meses para poder interiorizarnos y nos instalamos en una sala especial a estudiar el material" relató en el documental.

Y agregó: "Utilizamos a un actor con la misma talla, las mismas características físicas que tenía en ese momento el cadáver, e hicimos todas las pruebas para ver si se correspondía con nuestra hipótesis".

El caso Nisman

Mientras la causa continua, días atrás se supo que Diego Lagomarsino, el perito informático procesado en la investigación por la muerte del fiscal, ya no deberá usar la tobillera electrónica que llevaba desde 2017. Así lo dispuso el juez federal Julián Ercolini, ya que consideró que Lagomarsino cumplió con todas las disposiciones que estableció la justicia sobre el uso del dispositivo de geolocalización individual.

El abogado de Lagomarsino, Gabriel Palmeiro, había pedido el retiro de la tobillera y argumentó que la usaba desde 2017, lapso que superaba el límite de dos años de duración que pueden tener las medidas de coerción procesal de carácter cautelar, más la prórroga que suele concederse para casos particularmente complejos, de acuerdo a información de Télam.

 

AB/FF