POLITICA
MISTERIO EN LAS GÓNDOLAS

Productos de Precios Justos, difíciles de encontrar

A pesar de los controles impulsados por el Gobierno en Precios Justos, resulta una misión imposible concurrir a un supermercado que los tenga en sus góndolas, con la variedad y los valores estipulados. PERFIL realizó un relevamiento en provincia de Buenos Aires, San Luis y otras zonas del país, y recogió testimonios de consumidores frustrados en la búsqueda.

“Los Precios Justos son parches, no llegan a toda la población", aseveró un experto
“Los Precios Justos son parches, no llegan a toda la población", aseveró un experto | TELAM

Los productos de Precios Justos parecen difíciles de  conseguir. PERFIL hizo un relevamiento en supermercados adheridos al programa que busca poner un tope de incremento a casi 2 mil artículos.

El programa, que iba a durar hasta marzo, acaba de ser prorrogado hasta mediados de año. Es la apuesta fuerte del Gobierno para desacelerar la inflación, que por ahora no arroja datos concretos en esa dirección. La inflación de enero fue del 6% según el Indec, y las consultoras privadas anticipan que nada parece indicar que disminuya en febrero.

Siendo además los productos de Precios Justos los que se utilizan de referencia para medir la inflación por parte del INDEC, resultan llamativas las dificultades con las que los consumidores se encuentran a la hora de buscarlos. Sobre todo, teniendo en cuenta que el propio gobierno impulsó controles de precios y abastecimiento por parte de sindicatos y organizaciones sociales.

Productos básicos como el aceite no están ofrecidos en algunas cadenas, y tienen un máximo de compra de 2 unidades por consumidor. Lo mismo pasa con las harinas: en algunos supermercados, de las 12 que aparecen en el listado, se encuentra una o como máximo cuatro.

Infografías 20230219

Irma Zeballos es de San Luis, clienta de una de estas cadenas, y nota estas faltas: “Vine a buscar harina 0000 y lo único que encuentro es leudante”. En ese momento las góndolas exhiben bajo Precios Justos solamente una variedad. “Venís a buscar aceite y el que está supuestamente dentro de Precios Justos no se consigue”, agrega.

Algo similar pasa con otros productos como la yerba: de las 17 ofrecidas se encuentran 9, y de esas también hay faltantes en góndola. En pañales, de las más de treinta opciones que ofrece Precios Justos se consiguen, en promedio, tres.

“Acá las galletitas tienen doble precio, el Precio Justo y el del supermercado”, comenta Javier Soria, cliente de una de las cuatro cadenas adheridas en la capital de San Luis. “En este caso es el precio del supermercado el más barato, por las promociones”.

A la confusión se agrega el hecho de que la oferta no es igual en todos lados. Hay que recorrer dos o tres cadenas para conseguir aceite en una, harina en otra y yerba en la tercera.

Los cortes de carne anunciados no incluyen a las carnicerías, por lo que la baja en los precios no se ve. Mauro Lambach es carnicero, trabaja en Capital Federal, y asegura que “se nota mucho el incremento, la gente día a día está dejando de comprar. Vendo un 30% menos”. 

La falta de oferta de precios acordados complica la situación. “El aumento se ve todos los días, el aceite aumentó, y a veces pasa que en la góndola de Precios Cuidados no encontrás nada”, dice Estefanía Veltri, de La Matanza, provincia de Buenos Aires.

Febrero es un mes más corto, pero los precios seguirían rozando el 6% según las consultoras

Una de las grandes novedades de la segunda etapa del programa fue la canasta escolar, con más de 300 artículos. Como en muchas provincias las cadenas de supermercados son las únicas adheridas al sistema, la canasta escolar es inaccesible. Un sacapuntas, un resaltador, una carpeta, corrector y zapatillas de algunos talles son los únicos productos que ofrece uno de los hipermercados, mientras en otro se puede encontrar una cartuchera, una lapicera y un cuaderno. Hay que caminar y caminar para lograr armar una canasta escolar de menos de diez artículos.

“Tratamos de manejar algunos precios y tenerlos bajos, pero lo que más aumenta es el papel, y eso se ve”, comenta Ayelén Albónico, empleada de una papelería de la capital puntana. “Un cuaderno de los que piden en el colegio a los chicos está arriba de 2 mil pesos. Creo que tendrían que acordar con los colegios por el material que piden”.

Quienes no están muy conformes con el programa Precios Justos son los dueños de pequeñas y medianas empresas. “No pueden llegar con los precios a competir con las grandes cadenas”, asegura Emmanuel López, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de San Luis. “Por las cadenas de distribución los supermercados compran a las grandes empresas”, pero “cuando el almacenero quiere comprar ese producto tiene que pasar por una distribuidora”.

La falta de abastecimiento de productos de Precios Justos tampoco es novedad, afirma López. “En muchos casos pasa que no llegan al interior”. Ahora, afirma, “desde las distribuidoras nos dicen que no están entrando.

 

Colaboró Alejandro Ninin.

 

El consumo, para abajo en enero

El consumo creció un 5,5% interanual en enero pero todavía sigue por debajo de los niveles anteriores a la pandemia. Así surgió de un informe de la Cámara Argentina del Comercio (CAC) que presentó un nuevo indicador de consumo (IC) para medir la evolución de lo que compran los hogares en bienes y servicios finales. Este indicador tendrá una periodicidad mensual y busca expandir y complementar los aportes de información que realiza la cámara al seguimiento del comercio y los servicios y la actividad económica en general.

La construcción del indicador el IC se construye agregando distintos tipos de consumos, tomando en consideración el consumo final de los hogares siempre que el nivel de detalle de la información disponible así lo permite. Las series utilizadas son típicamente series publicadas en términos reales, en valores nominales (previamente deflactadas por el índice de precios más representativo a partir de los datos provistos por el IPC).

El dato de enero 2023, el IC mostró un avance de 5,5% en la comparación interanual. Esto se da en un contexto de una baja de comparación en 2022 heredada de la pandemia, lo que explica parte de la tasa de crecimiento en el mes. 

El dato negativo del ingreso se sostuvo en el arranque de este 2023 al igual que se espera una fuerte caída del poder de compra de los hogares.