domingo 02 de octubre de 2022

Qué hay detrás de la pelea por los nombres y del ajuste para llegar al 2,5% de rojo fiscal a fin de año

Luego de la definición del flamante ministro de Economía, Sergio Massa, y de avanzar en el recorte de subsidios energéticos, reflotaron históricas tensiones políticas que se visibilizan por la lucha de los nombres que ocuparán cargos claves. Son las peleas que sus antecesores no pudieron domar. En el fondo, estas disputas orbitan en torno a la posibilidad o no de cumplir con achicar el rojo fiscal al 2,5% del PBI este año, como se firmó con el FMI.

07-08-2022 00:08

Detrás de la pelea por los nombres hay una pelea mucho más dura y que nuevamente pone a prueba la capacidad del Gobierno para dimensionar la magnitud del problema de fondo: la falta de dólares.

Lo primero que anunció el flamante ministro de Economía, Sergio Massa, fue que se cumplirá con la meta de tener un rojo fiscal del 2,5% del PBI este año. Una meta que, desde mucho antes de que él ocupara esa poltrona, asoma ambiciosa. El actual equipo económico considera que actualmente están en el 3,2% y esta parte del año es clave porque hasta agosto se computa el grueso de los ingresos por exportaciones.

En la cuenta de Economía, el ahorro fiscal por la quita de subsidios a las tarifas de luz y gas representa casi un punto del PBI, es decir, unos 500 mil millones de pesos pero lo que se gasta en energía es sideral en la Argentina y eso empeora con el contexto internacional de la guerra en Europa que encareció, en todo el mundo, el costo de la energía.

Massa busca un vice que defienda el equilibrio fiscal y condene la emisión monetaria

Por eso, es crucial el funcionario que deba desplegar la muñeca para instrumentar el ajuste que resiste el kirchnerismo. Massa piensa en un economista que defienda el equilibrio fiscal y condene la emisión, como Gabriel Rubinstein, para orquestar la maniobra técnica que él deberá respaldar políticamente. Y, además, preferiría alguien muy cercano en la Secretaría de Energía cuyo actual titular, Darío Martínez, no continuaría aunque nadie vio, al menos hasta ahora, su renuncia presentada. Como tampoco lo está la designación del nuevo viceministro, sea quien fuere.

En cualquier caso, esos dos funcionarios tendrán la tijera en la mano y deberán podar en un área sensible para el kirchnerismo como la energía ya que por ahí pasa el grueso de los recortes que se necesitarían para rozar el rojo fiscal de solo 2,5% para diciembre próximo.

El principal obstáculo es que el nuevo funcionario deberá contar con el visto bueno de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, quien se reserva el poder de veto en esa área, porque la considera indispensable para mantener el voto de un sector de la clase media. Dicen que quiere a Federico Bernal, actual timonel del Energas, sí o sí en el nuevo esquema. También que habría habido fumata de fin de semana entre las distintas fracciones de la coalición gubernamental para avanzar en las designaciones que a Massa le faltan en su equipo. Esa tregua podría quedar a prueba de fuego aun antes de que lleguen las nuevas designaciones.

 20220807_cristina_fernandez_kirchner_massa_na_g
Cristina Kirchner y Sergio Massa (FOTO: Agencia NA)

La pelea por conseguir dólares y gastar lo menos posible es una cruzada que atraviesa todos los frentes.

Economía lanzó un canje de deuda en pesos para despejar los vencimientos que operan hasta octubre y a cambio ofrecerá un bono dual con vencimiento a 10 y 11 meses.

Se estima que podría involucrar vencimientos por hasta unos 3,6 billones de pesos.

El título que se entregará tiene la característica de que está nominado en dólares, pero se paga en pesos al tipo de cambio oficial del día del vencimiento. La amortización de estos títulos es íntegra al vencimiento.

De esta forma se busca tentar a los inversores, ya que en caso de producirse una devaluación captarían ese diferencial.

El jefe del Palacio de Hacienda, Sergio Massa, anunció la operación el miércoles junto a un paquete de medidas y aseguró que ya cuenta con un 60% de adhesión sobre el monto total.

Cinco claves para entender la segmentación en las nuevas tarifas para la luz y el gas

Analistas financieros estiman que ese porcentaje corresponde a las tenencias de los organismos públicos que habían adquirido estos instrumentos.

En agosto vencen tres series de títulos: dos el 16 de agosto –Lecer ajustadas por inflación y Lepase, a tasa variable más 14%– y el 31 de agosto –Ledes a descuento–. Por ellos se ofrecerá un Bono Dual con vencimiento el 30 de junio de 2023.

En septiembre vencen dos instrumentos: el 20 de septiembre Boncer, ajustado por inflación, y Ledes a descuento. Por ellos se ofrecerá un Bonos Dual con vencimiento el 31 de julio de 2023.

En octubre hay dos vencimientos: el 21 de octubre Lecer, ajustadas por inflación, y el 31 de octubre Ledes a descuento. Por ellos se ofrece un Bono Dual a septiembre de 2023.

La recepción de las ofertas comenzará a las 10 y finalizará a las 15 del martes 9 de agosto.  Este canje permitiría despejar los vencimientos de los próximos tres meses y le daría aire a la gestión.