miércoles 05 de octubre de 2022
POLITICA FIESTA EN OLIVOS

Quieren voltear el acuerdo económico de Alberto Fernández y se demora su sobreseimiento

El máximo tribunal previo a la Corte deberá definir si acepta o no como querellante a una fundación, integrada por dirigentes de Republicanos Unidos, que cuestiona el acuerdo económico del Presidente. Vuelve a escena Comodoro Py. 

Mientras en lo político vive uno de los momentos más complejos desde que llegó a ser Presidente, el frente judicial de Alberto Fernández sigue sin cerrarse. Es que la Cámara Federal de Casación discutirá el planteo de una entidad que pretende convertirse en querellante, por lo que Comodoro Py volverá a escena en el delicado expediente de la Cena en Olivos. Así las cosas, su sobreseimiento definitivo sigue dilatándose en el tiempo.

Todo comenzó semanas atrás, cuando se conoció que el presidente acordó con la Justicia federal de San Isidro donar 1,6 millones de pesos a modo de reparación integral a cambio de su sobreseimiento. El pago se efectuó y no tardaron en aparecer instituciones con la intención de querellar.

Una de ellas fue la opositora Fundación Apolo, que insistió con sus presentaciones hasta habilitar la intervención de Casación, la máxima instancia judicial del país previa a la Corte Suprema de Justicia.

A priori, que el caso llegue a esa instancia judicial no implica un revés en sí mismo para Fernández ni su pareja Fabiola Yáñez, incluida en el acuerdo. Sin embargo, el escenario podría complicarse si Casación acepta como querellante a la entidad mencionada, que desde que arrancó la causa mantuvo fuertes críticas contra el presidente y busca frenar la firma del sobreseimiento por una salida más dura.

 20220626_olivosgate_cedoc_g
A más de dos años del hecho, la causa sigue abierta.

"Se consideran reunidas las condiciones para hacer lugar al remedio procesal deducido, con relación a lo estrictamente resuelto por esta sala", sostuvieron los jueces de la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín en una resolución a la que tuvo acceso PERFIL.

De ese modo, habilitaron a que se trate la pretensión de querellar, no así la homologación del acuerdo de reparación del presidente, algo que habían solicitado pero que los camaristas no estaban en condiciones de definir ya que no hubo cuestionamientos de las partes en la primera instancia.

La postura de la Fundación Apolo

"Con esta medida logramos que no sea tan fácil la posibilidad de que Alberto Fernández zafe de la causa", expresaron desde la Fundación Apolo a través de un comunicado difundido en las últimas horas. A su vez, adelantaron que en caso de ser aceptados como querellantes, el representante será Paulo Vitaber junto a su abogado Juan Pablo Pane.

"Impedimos que quede firme el ofrecimiento económico del presidente para conciliar y declarar extinta la acción penal por la fiesta en la quinta de Olivos", añadieron desde la ONG.

Vale mencionar que se trata de una organización cuyos representantes son parte de espacios opositores como Republicanos Unidos, formado por dirigentes como Yamil Santoro, Ricardo López Murphy y el legislador porteño Roberto García Moritán.

Su presidente, Antonio Fratamico, también es dirigente de ese espacio político. Hace algunos días advirtió que "haremos todo lo posible para que Alberto Fernández no se salga con la suya". "No todos somos iguales ante la ley: algunos fueron apresados por salir a trabajar o pasear a su mascota, y el Presidente se salva con una coima oficial", agregó.

Confianza en la defensa oficial

Juan Pablo Fioribello es el abogado de la primera dama Fabiola Yáñez y fue quien instruyó al equipo de abogados del presidente para diseñar el acuerdo económico. Ante una consulta de PERFIL tras las últimas novedades, se mostró tranquilo: "No hay posibilidad alguna de que los acuerdos que hemos logrado con todos nuestros defendidos sean puestos en tela de juicio".

El letrado insistió con que "no hay ninguna afectación directa para que estas personas", y dijo que "en el fondo representan espacios políticos del país, puedan tener injerencia en la causa". En otras palabras afirmó que no hay razones para que la Justicia acepte a la Fundación Apolo como querellante.

Olivosgate
Fioribello: "No hay posibilidad de que los acuerdos sean puestos en tela de juicio". 

"No existe una afectación directa de un bien lesionado para que puedan convertirse en parte querellante. Lo ha dicho el juez de primera instancia, lo confirmó la Cámara de Apelaciones y probablemente también lo hará Casación", sostuvo Fioribello.

Así las cosas, todos los caminos conducen a Comodoro Py: la Cámara Federal ya envió el planteo de Casación a los tribunales de Retiro y ahora resta que se sortee la Sala que se deberá expedir. Mientras tanto, la atención vuelve a estar sobre los jueces de ese edificio donde la causa por la Cena en Olivos dio los primeros pasos hasta la imputación del presidente y el resto de las personas que participaron del evento.

Mientras tanto, el sobreseimiento definitivo se sigue demorando.