jueves 20 de enero de 2022
POLITICA tras los cambios
06-11-2021 03:07
06-11-2021 03:07

Santiago Cafiero, un jefe de Gabinete en las sombras

Su cargo fue ocupado por Juan Manzur pero sigue siendo el hombre de mayor confianza del Presidente. Los ministros lo visitan en el Palacio San Martín. Su tarea es mostrar a la Argentina como “mediano responsable”.

06-11-2021 03:07

Sigue siendo el hombre fuerte del Presidente. Santiago Cafiero almuerza dos o tres veces por semana con Alberto Fernández y continúa yendo a la quinta de Olivos los sábados y domingos. Sus conversaciones se extienden mucho más allá de los vínculos internacionales y de su actual rol de canciller.

En el Gobierno explican que su llegada al Ministerio de Relaciones Exteriores hizo que la agenda de política exterior fluyera “de manera  más saludable”. El vínculo entre su antecesor, Felipe Solá, y el Presidente estaba quebrado. Ninguno de los dos hacía nada para recomponerlo y que eso repercutiera de manera positiva en una gestión que tuvo más polémicas que aciertos. Ahora es el hombre del Presidente quien está en la Cancillería en un momento en el que buscan que la agenda de la posmandemia mundial se convierta en protagonista. 

Cafiero tiene la tarea de hacer equilibrio. “Es un rol de mediano responsable”, describen en su entorno sobre cómo debe ser el papel de la Argentina en el mundo. El Presidente irá a la Cumbre del Mercosur en diciembre y se mostrará junto a Jair Bolsonaro; tiene el desafío de avanzar en conversaciones con Estados Unidos y arreglar con el FMI, cumplir con un viaje pendiente a China para abril o mayo, viajar a Alemania y mantener acuerdos con Rusia. “Quisieron mostrar un Alberto Fernández aislado y la gira demostró que no es así. Acá lo único que se ve es crisis interna pero afuera ven que la democracia está fortalecida, que no hay censura y que ayudamos a resolver escenarios difíciles en la región como el de Bolivia”, explican. 

Santiago Cafiero logró bajar la pelea con Brasil que puso en riesgo el Mercosur
 

Por su paso por la Jefatura de Gabinete, Cafiero sigue manteniendo un rol activo con el resto de los ministros. El ministro de Economía, Martín Guzmán, y el titular de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, lo visitaron en el Palacio San Martín. También pasan otros funcionarios. “Tiene lógica si hay una política exterior comercial activa. Hay que ir adonde hay plata. Si hay plata en Australia, vamos a Australia”, grafican desde el Gobierno para poner de ejemplo la inversión de 8.400 millones de dólares que se consiguió para generar hidrógeno verde en Río Negro. De allí saldrá “la inversión del siglo”, tal como la bautizó la comitiva presidencial que viajó a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

La gira dejó en evidencia que Cafiero sigue siendo el hombre de máxima confianza del Presidente, más allá del rol que ocupe. El ex jefe de Gabinete fue el encargado de revisar y preparar las presentaciones de Fernández en el exterior. Junto a la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, prepararon las palabras del jefe de Estado para el mundo. Fueron tres presentaciones en la cumbre de líderes del G-20 y otras tres en la Convención sobre Cambio Climático. “Igual, Alberto tiene alma de profesor”, dice Cafiero sobre los discursos que hasta minutos antes de hablar Fernández continuó modificando. 

Los ministros se siguen dirigiendo a Cafiero cuando necesitan resolver algo con el Presidente. El canciller suele tener encima carpetas que no son solo de sus áreas cuando llega a visitar a Fernández. Puede ser en almuerzo en la Casa Rosada o los fines de semana en Olivos. Su salida de la Jefatura de Gabinete para dejarle el lugar a Juan Manzur tras las presiones del kirchnerismo por cambios de gabinete no significó un alejamiento de la agenda diaria de la gestión que sigue compartiendo con Fernández. 

Con él también el Presidente evalúa escenarios post 14 de noviembre. El canciller está convencido de que no hay margen para avanzar con más cambios de gabinete después de otra posible derrota. Asegura que todos los aliados del Frente de Todos entienden que no hay otro camino que el de la unidad, y es optimista en cuanto al futuro de la alianza que gobierna.