POLITICA

Tras su liberación, habló el "narco-comisario": "Fui un preso político"

El exjefe de la Policía de Santa Fe, Hugo Tognoli, aseguró que vivió "una pesadilla". "Pensé que, en la Argentina, el Nunca más existía", acusó. Fotos.

"Todo lo que viví fue una pesadilla", aseguró el comisario.
| Télam

Hugo Tognoli, exjefe de la Policía de Santa Fe, que renunció y fue detenido por supuestos vínculos con el narcotráfico y hoy salió en libertad por "falta de mérito", se consideró "un preso político", aseguró que su situación "fue una pesadillla" y que su caso "se politizó desde un primer momento".

"Todo lo que viví fue una pesadilla. Pensé que esto, en la República Argentina, el Nunca más existía. Que no se colocaba a una persona en forma inocente", enfatizó.

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

"Fue un caso que se politizó desde un primer momento", dijo Tognoli en diálogo con FM Sol de Rosario. El exoficial recordó que "el viernes 19 (de octubre, cuando renunció) a las 6.40 recibo un llamado telefónico del ministro de Seguridad que me da cuenta de que estaba la Televisión Pública en la puerta de su domicilio y me pedía explicaciones sobre un hecho que había sido publicado en un diario nacional".

"Se ordenaba mi detención y el allanamiento de mi morada", contó Tognoli. "Quedé estupefacto por cuanto no podía explicar lo que nunca había hecho", señaló el exjefe de Policía.

"En cuanto a las escuchas telefónicas, no podían ser porque nunca había hablado", aseguró. "Esto se venía orquestando desde los primeros días de octubre. No entiendo de qué y por qué se me acusaba", denunció. "Mientras estuve al frente de Drogas, lo único que hice fue trabajar con más de un allanamiento por día, lo cual no es fácil", insistió el excomisario.

"Estuve alojado en una celda de dos por dos, como un preso común. Salía una hora por día a caminar", se quejó. "Fui muerto socialmente en vida; se dijeron muchas barbaridades sin sentido. Todos hacían leña del árbol caído. Sin tener en cuenta el principio de inocencia hasta que se demuestre lo contrario", cuestionó. "Mi familia fue totalmente destruida", lamentó el expolicía.