martes 18 de mayo de 2021
PROTAGONISTAS liu ming, el medico chino de bergoglio
13-04-2013 06:30

“Será difícil que me llame el Papa; mi teléfono está siempre ocupado”

13-04-2013 06:30

Cuesta comunicarse con el consultorio del doctor Liu Ming. Es que desde que PERFIL contó en exclusiva que durante ocho años fue el médico del entonces cardenal Jorge Bergoglio (ahora el papa Francisco) su teléfono da todo el tiempo ocupado. “Esta semana me llamaron alrededor de 300 personas, desde las 9 hasta las 18. Es increíble”, dice el oriental a PERFIL.

Tiene 45 años y desde hace diez que está en Argentina ejerciendo la medicina tradicional china. Fue en enero de 2004 cuando atendió por primera vez a Bergoglio. Al principio fueron tres veces por semana, luego dos y más tarde una vez por mes. En todas las ocasiones, los encuentros eran en la Catedral metropolitana y, según contó Ming la semana pasada a este diario, Bergoglio pagaba siempre las consultas, que por ese entonces salían 50 pesos. “El tenía varios problemas, incluso del corazón. Su equipo de médicos quería operarlo, pero él no quería. Tomaba muchas pastillas no sólo para el corazón, sino para la sangre y la diabetes”, contaba Ming, quien asegura ser el responsable de que el Papa esté hoy ciento por ciento bien de salud.

“El Papa va a vivir hasta los 140 años”, terminaba de arriesgar ante este cronista la semana pasada. “Bueno, tal vez no tanto, pero va a vivir mucho”, se sincera ahora entre risas Ming. Alargar la vida, el deseo de muchos. Fue esta frase la que hizo que Ming saliera la semana pasada a hacer un raid mediático. Incluso fue al programa de televisión Intratables, donde no la pasó del todo bien. “Me hicieron preguntas que no entendía, eran consultas raras”, cuenta Liu. Lo cierto fue que, además, para el oriental, que no maneja bien el idioma castellano, varios tramos de la entrevista en vivo se hicieron algo intransitables. Para Ming, haber estado con Francisco fue una experiencia única. “Es un hombre súper tranquilo. ¡Ni le molestaban los pinchazos! Una persona muy espiritual. Fue un honor atender a un cardenal que es una persona con gran nobleza, con un rango alto pero a quien, pese a todo eso, no le importaba lo que se veía de afuera sino lo de adentro. Bergoglio es un gran sabio, como la medicina china”, decía el médico, quien ademas contó que Bergoglio eligió el nombre de su hija: María Guadalupe. Con tanta repercusión, Ming dice que espera el llamado de Francisco. “Será complicado, el teléfono del consultorio da ocupado todo el tiempo”, concluye entre risas.

En esta Nota