jueves 06 de octubre de 2022
SOCIEDAD Único sobreviviente

A 50 años de la fuga del penal de Rawson: Fernando Vaca Narvaja recuerda cómo se planificó el escape

El ex jefe Montonero contó a PERFIL cómo nació la idea de tomar el penal para escapar hacia Chile y recordó la Masacre de Trelew, el fusilamiento de 19 de los presos que no pudieron concretar la fuga.

22-08-2022 10:00

Fernando Vaca Narvaja es el único sobreviviente de la fuga del Penal de máxima seguridad de Rawson, ocurrida el 15 de agosto de 1972. También fue uno de los seis dirigentes de las tres guerrillas que se encontraban encarcelados y lograron escapar en un avión de pasajeros a Puerto Montt, en Chile. En diálogo vía mail con PERFIL, reconstruyó la fuga y la Masacre de Trelew en dos niveles: relató en primera persona cómo se gestó el escape y dio su versión sobre el contexto político que atravesaba el país.

“El tiempo de preparación fue variable, ya que en la planificación existían diferentes alternativas de fugas. Tal el caso de la construcción de un túnel, que si bien tenía un estado avanzado en su recorrido y fundamentalmente en la tapa externa del mismo ya que debía pasar las requisas permanentes de la guardia de seguridad, fue desechado por las características del terreno. No obstante, sirvió como depósito para guardar un uniforme militar y la única pistola que se logró ingresar”, explicó Vaca Narvaja sobre las ideas iniciales.

Adentro del Penal, los integrantes de Montoneros, el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) comenzaron a realizar observaciones que implicaban conocimiento del personal y el terreno. Trabajos de inteligencia. Otro mérito que destacaron quienes estuvieron allí fue la planificación de las tres organizaciones que participaron de la fuga.

Masacre de Trelew: a 50 años de la fuga que instaló los fusilamientos y las desapariciones

Fue a partir de ese método que encontraron un flanco. “Tuvimos la colaboración de un guardiacárcel que ayudó en el ingreso de la parte más identificable del uniforme militar y la pistola, ambos por partes. Siempre encontramos miembros de las Fuerzas Armadas que están plenamente identificados con nuestro Pueblo, en este caso de origen peronista. Lo curioso es que de joven tuvo bajo su custodia a los militares presos del fracasado intento golpista de 1952, entre ellos el propio Alejandro Lanusse. Este hombre denostado e injuriado, fue torturado y asesinado”, reconstruye Vaca Narvaja sobre Carmelo Facio, el militar que operó a favor de la fuga. 

Efecto sorpresa y una muerte inesperada

Antonio Miguel Camps, uno de los fusilados que sobrevivió a la Masacre de Trelew del 22 de agosto de 1972, habló de 100 hombres y mujeres de diferentes grupos armados que quisieron fugarse, específicamente porque eran los que cabían en un avión comercial. Vaca Narvaja da el mismo número que Camps, pero aclara en un pasaje de la entrevista que la participación en la fuga es de 130 hombres y mujeres.

El mismo uniforme militar y el arma que guardaron los guerrilleros en el frustrado túnel las vistió el dirigente de la cúpula montonera por sus seis años de experiencia en el Liceo Militar General Paz de Córdoba. “La dictadura preparó al Penal para que sea inexpugnable su toma de un intento de evasión desde afuera, reforzó las unidades del Penal, además de los efectivos de la Marina, Gendarmería y la Federal. El efecto sorpresa fue que la fuga se planifico desde adentro hacia afuera, no lo esperaban. Además simulamos una inspección militar, una especie de requisa que normalmente realizaban de sorpresa a los penales como acción de control y supervisión de la seguridad de los mismos”, dice Vaca Narvaja sobre la maniobra distractoria del 15 de agosto de 1972, día de la fuga.

"Vos no viste nada": el testimonio del funebrero que preparó los cuerpos de los fusilados en la Masacre de Trelew

A medida que redujeron guardias, los guerrilleros fueron tomando de a poco el Penal. Solo uno se resistió y fue asesinado a tiros: Juan Gregorio Valenzuela. “Tenía el cinturón como un colador”, dirían sus hijas Mónica y Mirta en una entrevista del año 2012 al Diario Jornada. “Ellos dicen que hace 40 años que esperan justicia, ¿y nuestra familia?”, reclamaban entonces. Los estallidos de los balazos contra Valenzuela despertaron la atención en el Penal, pero a través de un intercomunicador los integrantes de las organizaciones armadas lograron desactivar el peligro.

El operativo en Trelew: mapa seco y terreno húmedo

PERFIL: ¿Qué recuerda de los minutos previos al comienzo de la fuga del Penal?

FERNANDO VACA NARVAJA: La tensión previa de toda acción, el repaso de la planificación detalle por detalle, una operación que fundamentalmente fue colectiva, donde participan más de 130 hombres y mujeres, con un desarrollo de tiempo muy escaso entre el inicio de la toma del Penal, la toma del Aeropuerto y el avión de línea de la compañía Austral.

Centro Cultural por la Memoria (Aeropuerto de Trelew), Base Aeronaval Almirante Zar 20220818
Espacio de la memoria en el aeropuerto donde se atrincheraron los 19 fugados.

La tensión en el ambiente se sentía, había mucho en juego, dice Vaca Narvaja. Sin embargo, la planificación despejó las dudas iniciales ya que la toma se diagramó por grupos: “El primero de seis debía iniciar la acción y solo mirar hacia adelante, el segundo de 19 debía asegurar la toma de cada pabellón y el tercero de casi 115 debía consolidar la posición de control absoluto de la unidad carcelaria. Cada equipo supo resolver los imponderables que normalmente surgen al margen de lo que uno planifica. Suele decirse que la Carta, el Mapa, está seco, pero el terreno esta húmedo. La planificación es ordenada mientras que la realidad siempre nos presenta alternativas no previstas”, desarrolla el ex Montoneros.

Así fue la Masacre de Trelew: fuga de guerrilleros, 16 fusilamientos y salvoconducto para 6

Vaca Narvaja y Roberto Santucho, del ERP, fueron dos de los seis fugados que lograron escapar a Chile. También compartieron el trágico destino de haber perdido a sus parejas en el fusilamiento de Trelew. “Al subir al Pabellón de mujeres para reducir el personal guardia cárcel, pude despedirme de mi compañera Susana Lesgard, quien después fuera asesinada en la Base Almirante Zar de la Marina. Fue la última vez que la vi”, recuerda el entrevistado.

También rememora la versión que los marinos hicieron circular sobre los fusilamientos en la Base Almirante Zar y el testimonio de los tres sobrevivientes: el mencionado Camps, María Antonia Berger y Roberto Haidar. “Construyeron el testimonio vivo frente a las mentiras del Régimen y de la complicidad de la prensa nacional: Clarín, La Nación, La Razón, entre otros, dieron cubertura a las mentiras. Tuvieron que pasar cuarenta años para que fueran reconocidas jurídicamente, tal cual ocurrieron con el juicio y condena a los responsables del asesinato. Una vez más Memoria, Verdad y Justicia se imponían a las falsedades”, recuerda.

El contexto político: Perón contra Lanusse

El viernes 17 de septiembre de 1971, el presidente de facto Agustín Lanusse convocó a elecciones generales ante la inestabilidad política del gobierno militar. Desde el primer día, entendió que la incidencia doméstica de Juan Perón, aún desde el exilio, era cada vez mayor y debía encontrar un cauce. Por eso realizó una serie de gestos que buscaron amainar la presión social que había encontrado en su asunción a la Casa Rosada en marzo de ese mismo año.

20210918_peron_lanusse_cedoc_g
Juan Perón y Agustín Lanusse.

Días antes, Perón recibía en su casa de Puerta de Hierro el cadáver de Eva Duarte, enterrado en Italia. En abril, Lanusse ya había tendido puentes con la CGT. También accedió a reabrir las puertas del Congreso Nacional luego de cinco años y derogó la ley que prohibía la actividad de los partidos políticos.

Pero ya en 1972 las condescendencias del Presidente de la Revolución Argentina tomaron otro tono. El 1 de mayo anunció la convocatoria a un Gran Acuerdo Nacional (GAN) que fijara condiciones para la futura elección. Además, le exigió un doble movimiento a Perón: que deponga su candidatura y que condene el accionar de las guerrillas. La respuesta del viejo líder fue recibir en la España de Francisco Franco a dirigentes de la CGT y las organizaciones armadas.

“El GAN fue un nuevo intento fallido del régimen oligárquico militar de borrar y proscribir el peronismo e intentar generar una fuerza política que les garantice la continuidad del régimen instalado desde el golpe militar de 1966 de la mal llamada ‘Revolución Argentina’”, dice Vaca Narvaja. “La Fuga de Rawson se da en este contexto político (1966-1973), con una dictadura militar en retirada, una enorme movilización de los trabajadores, el movimiento estudiantil, los pequeños y medianos propietarios urbanos y rurales, junto con el accionar de las organizaciones revolucionarias que hicieron insostenible la permanencia de un régimen que se había fijado en sus orígenes objetivos sin límites de tiempo”, agrega.

La disputa entre Perón y el Presidente de facto se traduce en la decisión de Lanusse de hacer públicas las reglas para las elecciones de marzo de 1973, donde prohíbe las candidaturas de quienes hasta el 25 de agosto no residiesen en el país ni tampoco a quienes hubiesen ocupado cargos públicos. De esa manera quitó a Perón del juego y también a él mismo. Dos días después, dejaría una frase para la posteridad en un acto del Colegio Militar: "Si Perón necesita fondos para financiar su venida, el presidente de la República se los va a dar. Pero aquí no me corran más a mí, ni voy a admitir que corran más a ningún argentino, diciendo que Perón no viene porque no puede; permitiré que digan porque no quiere, pero en mi fuero íntimo diré porque no le da el cuero para venir".

Masacre de Trelew
Parte de los integrantes de las organizaciones armadas fusilados el 22 de agosto de 1972.

El 17 de noviembre del ’72, Perón pisó Argentina luego de 17 años de proscripción, pero su regreso definitivo sería recién un año más tarde. El 25 de mayo asumió Héctor Cámpora como Presidente del país.

¿Qué impacto político cree que tuvo en el gobierno militar y en la sociedad el escape y la posterior masacre?

FVN: El impacto en la sociedad fue brutal. Primero por la magnitud e importancia de la fuga al vulnerar las máximas condiciones de seguridad de la dictadura. Un grupo de seis se fugó, otro de 19 tomo el aeropuerto y el tercero más numeroso tomo el control del Penal. En total más de 130 hombres y mujeres con convicción y decisión. La dictadura abandono su máscara democrática, estableció el Estado de sitio, masacro cobardemente a los prisioneros, mintió sobre los hechos en un intento desesperado de ocultar los asesinatos, impidió a los familiares abrir los cajones e irrumpió con tanquetas los velatorios tal el caso de la sede del Partido Justicialista nacional. Realizo más de 100 allanamientos en Rawson y Trelew, reprimió una movilización de repudio a la masacre, encarcelo abogados defensores y 16 ciudadanos de Trelew fueron trasladados a cárceles de la Capital. El GAN mostraba su verdadero rostro: el intento de aislar políticamente la resistencia popular se desmoronaba ante el apoyo de la población.

Para Vaca Narvaja, hubo un despertar de la juventud argentina luego de lo ocurrido en Trelew. “Sin duda alguna acentuaron la derrota definitiva de la dictadura, que se expresaría en el triunfo electoral del 25 de Mayo de 1973”, concluyó.

 

GI/ff