miércoles 05 de octubre de 2022

De Alfonsín a Bullrich: los proyectos para limitar la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires

Tras los fuertes cuestionamientos de Cristina Kirchner sobre la capital de la Argentina, reflota un tema central: los problemas que derivan de la desproporcionada concentración demográfica, política y económica en el AMBA.

06-09-2022 14:14

La Argentina padece de una hipertrofia bonaerense, una ímproba acumulación de personas y de poder tanto en la provincia como en la Ciudad de Buenos Aires. Aunque esta idea no es nada nueva, desde la concepción de nuestra nación distintos personajes designan a este fenómeno demográfico como la causa de gran parte de nuestros problemas. 

Hace unos días, antes de sufrir el atentado en el frente de su domicilio  Cristina Kirchner afirmó que “la Constitución no habla de autonomía, habla de que se dicte un estatuto” refiriéndose a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Esta no es la primera vez que una figura política cuestiona sobre el funcionamiento jurisdiccional del territorio porteño.

El sueño de Raúl Alfonsín: una nueva capital para una nueva república

No hace falta ir demasiado atrás para ver ejemplos de esto.  Fue en la vuelta a la democracia cuando Raúl Alfonsín anunció el famoso Proyecto Patagonia. Que si bien es principalmente recordado por el fallido traslado de la capital hacia Viedma, este no fue su único planteamiento.

La propuesta tenía como fin descentralizar y desburocratizar el poder político, y separarlo del poder económico del país, ambos excesivamente concentrados en el Gran Buenos Aires y en la Capital Federal. Este proyecto formó parte del plan para la fundación de la Segunda República Argentina, lanzado por el ex mandatario por cadena nacional el 15 de abril de 1986

raul alfonsin
El expresidente Raúl Alfonsín

Incluía también la provincialización de Tierra del Fuego, una serie de ventajas impositivas para que las empresas se radiquen en la zona patagónica y la creación de una nueva jurisdicción; la provincia del Río de la Plata. Para ello se anexarían varios municipios del conurbano a la Ciudad de Buenos Aires.

Con esto, Alfonsín pretendía una reconstrucción del federalismo argentino. Creía que el desmesurado crecimiento en los alrededores de la capital distorsionaba el sistema político nacional y afectaba negativamente al desarrollo económico de las demás provincias. 

Como todos sabemos, el proyecto nunca se concretó en su totalidad. Pero la idea nunca abandonó la mente de los argentinos, ni de sus dirigentes quienes volverían a poner el tema sobre la mesa años más tarde.

La reforma de Carlos Menem y el apoyo que Cristina Kirchner olvidó

En 1994, durante el gobierno de Carlos Menem, se le otorgó mayor poder al territorio porteño mediante la reforma constitucional, cuyo artículo 129 dice: “La ciudad de Buenos Aires tendrá un régimen de gobierno autónomo, con facultades propias de legislación y jurisdicción, y su jefe de gobierno será elegido directamente por el pueblo de la ciudad”.

La misma Cristina Kirchner que hoy cuestiona "el funcionamiento jurisdiccional" porteño, tuvo una participación importante en esta Convención Constituyente junto a su esposo, el fallecido ex presidente Néstor Kirchner.

Cristina Kirchner en la Reforma Constitucional de 1994
Cristina Kirchner en la Reforma Constitucional de 1994

Acercándose al final de su segundo mandato, Cristina aseguró que había que “repensar la ubicación” de la capital argentina luego de que Julián Domínguez, el entonces presidente de la Cámara de Diputados, planteara la mudanza de la misma hacia Santiago del Estero. 

Domínguez reflotó la idea nuevamente en octubre del 2021 como parte de su plataforma política para su precandidatura a presidente de la Nación. Explicó que Buenos Aires con su conurbano se convirtió en una “fábrica de fracasos personales, de pobrezas, de pueblos nómades''. 

Foto histórica: el momento viral en que Cristina Kirchner votaba la autonomía de Ciudad de Buenos Aires

Según dijo el ex ministro de agricultura, “el siglo XXI va para el Pacífico, para el Mercosur, los negocios de la Nación están en el Norte Grande.” Una mirada un tanto diferente a la de Alfonsín, que creía “indispensable crecer hacia el sur, hacia el mar y hacia el frío”, sin embargo nace de esta misma idea de descentralizar el poder político y económico del país. 

La balcanización de Buenos Aires 

De la mano de estas propuestas y con el objetivo de facilitar la gestión de la Provincia de Buenos Aires, en diciembre del 2021, se presentó el plan de Esteban Bullrich, Enrique Morad y Jorge Colina para dividir el territorio bonaerense en cinco nuevas provincias. 

Este cambio, en la propuesta de los autores, mejoraría también la representación de los bonaerenses, ya que a pesar de albergar al 40% de la población solo cuenta con el 4% de las bancas en el Senado. Asimismo, la mayoría de los diputados son del conurbano pese a que más de seis millones de bonaerenses viven en el interior de la provincia. 

Reforma bonaerense: surgen los primeros acuerdos entre oficialismo y oposición para gobernar la provincia más difícil

Evidentemente han habido varias propuestas diferentes a lo largo del tiempo sobre cómo proceder frente a la problemática demográfica y política de la PBA y de la CABA. Cada una de ellas con tintes políticos y enfoques propios, aun así ninguna ha logrado un cambio que consiga realmente balancear los distintos pilares de poder dentro de nuestro país.