martes 28 de junio de 2022
ACTUALIDAD EFEMÉRIDES: 3 DE NOVIEMBRE DE 1995

A 26 años de las explosiones en Río Tercero: un símbolo de contrabando, destrucción e impunidad

La serie de estallidos que se desencadenaron en las instalaciones de Fabricaciones Militares no solo afectaron a los vecinos de cuatro barrios cordobeses, junto con sus pertenencias. También expusieron y golpearon de muerte al gobierno de Carlos Saúl Menem.

03-11-2021 01:50

Hace 26 años atrás, el 3 de noviembre de 1995, La ciudad de Río Tercero, ubicada en el centro de la provincia de Córdoba, era seriamente dañada por una serie de explosiones ocurridas en las instalaciones de la planta local de Fabricaciones Militares.

A las 8.55 de aquella mañana, tres detonaciones desencadenaron la tragedia que dejó siete muertos (ajenos a la fábrica militar), más de 300 vecinos heridos y daños millonarios en una parte importante de la ciudad que quedó destruida.

Las dos primeras explosiones se produjeron en la planta de descarga y la tercera, y más importante, tuvo lugar en el depósito de expedición y suministros. De esta forma, miles de proyectiles acumulados en los polvorines de la fábrica se esparcieron.

Explosión Rio Tercero
Un numero reducido de proyectiles sin detonar, que se encontraban almacenados en Fabricaciones Militares.
Explosión Rio Tercero
Miembros de las Fuerzas Armadas sostienen bombas entre sus manos, recogidos en las calles de Río Tercero.

Dichas cargas dispararon contra los barrios de Escuela, Las Violetas, Libertador y Cerino, causando grandes daños. 8 horas después, a las 17, el presidente Carlos Saúl Menem hizo una aparición en la provincia cordobesa a través de una conferencia de prensa.

Menem afirmó que el hecho era producto de "un accidente" y, acto seguido, procedió a descartar cualquier tipo de ataque intencional y/o atentado contra la planta productiva que llegó a integrar el Grupo Metal de la ex-Dirección General de Fabricaciones Militares.

Finalmente, habló de cara a los periodistas que allí se habían acercado y remarcó: "Tienen la obligación de difundir esa palabra". Años después, se supo que el hecho estuvo destinado a encubrir un faltante de material bélico enviado por contrabando a Ecuador y Croacia.

Atentado en Río Tercero: “Es una de las páginas más oscuras en la historia del país”

La investigación judicial por las trágicas detonaciones

Explosión Rio Tercero
El humo brota entre los árboles, producto de los estallidos en los barrios Escuela, Las Violetas, Libertador y Cerino.
Explosión Rio Tercero
Las casas de los ciudadanos cordobeses, destruidas por la onda expansiva de las bombas.

Poco después del desastre, la Justicia comenzó a investigar lo acontecido. La primera de las hipótesis apuntaba a un accidente, ocasionado por un desperfecto en el uso de montacarga. En consecuencia, un tambor con trinitrotolueno o TNT se prendió fuego.

Sin embargo, las pericias técnicas determinaron que el trinitrotolueno no puede estallar por acción de las llamas, ya que ese material sólo puede explotar con el accionar de un detonador. Por ende, debió de ser accionado por una mano humana.

Junto a ello, y a partir del testimonio de lugareños quienes tuvieron la suerte de salir ilesos de las explosiones, se pudo reconstruir que la noche anterior al estrago hubo personas no identificadas que ingresaron en las instalaciones de Fabricaciones Militares.

Explosión Rio Tercero
Integrantes de las FFAA transitan por uno de los barrios afectados por la detonación.
Explosión Rio Tercero
Cuatro hombres examinan la coraza de uno de los proyectiles que formó parte de la explosión.

Dichos personajes habrían ingresado con el objetivo de "acondicionar los elementos iniciadores del fuego, como asimismo disponer los detonadores y reforzadores necesarios para provocar horas más tarde las letales explosiones".

No sería la única prueba de la intencionalidad del hecho. A ello, se suma la direccionalidad de las explosiones, cuyas ondas expansivas se dirigieron al sur y al este, donde se encontraban los empleados y el polo petroquímico de Río Tercero.

Finalmente, uno de los últimos detalles que terminó de confirmar que el ataque fue coordinado recayó en la ausencia de dos importantes figuras. Tanto el director como el subdirector de la fábrica, se ausentaron de la empresa para viajar a Buenos Aires.

Tres testimonios de víctimas que dan cuenta de las cicatrices que perduran en Río Tercero

La trama oculta detrás del "accidente"

Explosión Río Tercero
El presidente Carlos Saúl Menem durante su conferencia de prensa en la ciudad de Río Tercero.
Explosión Rio Tercero
Tres autos, desbordados de polvo y esquirlas, lucen inutilizables tras las explosiones.

Las explosiones fueron el escenario perfecto para encubrir el tráfico de armas. Entre 1991 y 1995, el Gobierno de Menem firmó decretos para vender armas a Panamá y Venezuela, que terminaron en Ecuador y Croacia en operaciones de triangulación.

El armamento de origen argentino vinculado con estos dos países era un grave problema diplomático y político para el gobierno argentino, que había desplegado un contingente militar como fuerza de paz en Croacia, en la guerra que atravesaba la ex Yugoslavia.

Todo ello se vio potenciado también por el papel de Argentina como garante de un acuerdo de paz entre Perú y Ecuador, naciones que a principios de 1995 se enfrentaron en un conflicto armado por una disputa de límites territoriales latinoamericanos.

Explosión Rio Tercero
Postes de luz, bicicletas y vehículos motorizados quedaron zambullidos en el caos.
Explosión Rio Tercero
Un furgoneta con los vidrios rotos yace estacionada cerca del cordón.

En esos años, cañones, obuses y proyectiles eran retirados de las unidades militares para ser llevados a la planta de Río Tercero con el pretexto de ser reparados, pero desde allí eran embarcados en puertos para ser destinados al lugar requerido.

Durante el verano de 1995, los casos de armas argentinas descubiertas en Croacia y Ecuador comenzaron a multiplicarse. En paralelo, los jefes de las unidades del Ejército que tenían material alojado en Río Tercero comenzaron a demandar su reintegro.

Una pericia contable incorporada a la causa determinó que al momento del siniestro, faltaban entre 24 mil y 49 mil municiones en la fábrica donde se encontraban almacenados. Dicha información pudo ser corroborada a partir del inventario.

"Yo solo quería hacer una película sobre las explosiones"

Los condenados por el catastrófico ataque en Río Tercero

Explosión Río Tercero
Los condenados Edberto González de la Vega, Carlos Franke, Jorge Antonio Cornejo Torino y Marcelo Gatto.

Una vez reunidos todos los elementos, el Tribunal Oral Federal Número 2 de Córdoba condenó por estrago doloso seguido de muerte a Edberto González de la Vega, director de Coordinación Empresaria de Fabricaciones Militares, a 13 años de prisión.

A De la vega se sumaron Carlos Franke, director de Producción de Fabricaciones Militares (13 años), Jorge Antonio Cornejo Torino, coronel director de la Fábrica Militar de Río Tercero (13 años) y Marcelo Gatto, jefe de la División Producción Mecánica (10 años).

Menem, quien en en 2018 había resultado absuelto dentro de la causa por contrabando de armas a Ecuador y Croacia, debía enfrentar el debido proceso una vez más partir del 24 de febrero de 2021. Sin embargo, falleció 10 días antes de que eso ocurriera.

JFG / ED