7th de March de 2021
ACTUALIDAD Alerta en el Atlantico Sur
17-12-2020 17:16

El iceberg gigante ya está a 75 km de Georgia del Sur y nadie consulta a la Argentina

La isla está ubicada dentro del borde exterior del margen continental que reclama Argentina ante Naciones Unidas. Podría provocar un daño grave.

17-12-2020 17:16

El inmenso iceberg A68a, que el 9 de diciembre se encontraba a 150 kilómetros de distancia de la Isla Georgia del Sur y a 1.500 kilómetros de las Malvinas, ya se encuentra a menos de 75 kilómetros de la costa de Georgia. 

Se desprendió de la Antártida a mediados de 2017 y desde entonces, estuvo boyando sin rumbo. Estuvo dos años a la deriva por el Mar de Weddell, pero ahora puede apreciarse que se está resquebrajando gracias a las fotos tomadas por la Royal Air Force (RAF).

La voz cantante sobre el estudio y monitoreo del iceberg la tienen los británicos. De hecho, el British Antarctic Survey (BAS) da por hecho que causará estragos en el riquísimo ecosistema marino del Atlántico Sur. 

El BAC investigará el impacto que causará en el agua dulce el derretimiento del hielo en una región que alberga colonias de pingüinos, focas, ballenas y una inmensa fuente de plancton.

Es incluso una de las áreas pesqueras más explotadas del mundo
A fines de enero partirá de las Malvinas el barco de investigación NOC RRS James Cook, que transporta planeadores robóticos submarinos para recolectar muestras en la zona. La embarcación y los investigadores pasarán casi cuatro meses “recolectando mediciones de salinidad, temperatura y clorofila del agua de mar de lados opuestos del iceberg”, detalla Europa Press. También medirán el nivel de plancton en el agua para hacer un estudio oceanográfico comparativo con la vida silvestre en Georgia del Sur y la cercana Isla Bird.
Las aguas del Atlántico Sur que rodean a las Islas Malvinas y Georgias del Sur es uno de los lugares biológicamente más ricos del planeta.

Tiene mayor cantidad de especies marinas descritas que las Islas Galápagos, y es una de las Áreas Marinas Protegidas de mayor superficie del globo.

El lecho marino alberga esponjas, estrellas, gusanos y erizos de mar. “Estas comunidades almacenan grandes cantidades de carbono en sus tejidos corporales y también en los sedimentos que las rodean. Si el iceberg las destruye a su paso, estas especies liberarán de nuevo al agua el carbono almacenado y, potencialmente, a la atmósfera. Sería un impacto negativo adicional", explicó a la prensa Geraint Tarling, ecologista del British Antarctic Survey.
Si el iceberg encalla en la isla –algo probable- representará un riesgo para los pingüinos y focas en temporada de reproducción. Además impedirá que las especias acuáticas ingresen al agua en busca de sus alimentos.

"Sin embargo, no todos los impactos a lo largo de la trayectoria del iceberg son negativos. A su paso arroja enormes cantidades de polvo mineral que fertiliza el plancton oceánico, y esto beneficiará la cadena alimentaria".


Hasta marzo 2016, la Comisión de Limites de la Plataforma Continental (CLPC) había presentado 77 trabajos en organismos de Naciones Unidas para avalar geológica y científicamente la solicitud argentina sobre el lecho marino más allá de las 200 millas (370,4 kilómetros) de nuestra plataforma continental. Esta solicitud a la que cualquier Estado tiene acceso si lo considera justo, se denomina técnicamente "borde exterior del margen continental"
Esta propuesta de delimitación, adicionaría un total de 1.782.000 km2 de plataforma que se extiende más allá de las 200 millas marinas
Hasta la fecha, el organismo sólo examinó 864 puntos fijos de los 6336 presentados para su revisión (14%). No examinó ni calificó los puntos fijos que despiertan controversia (Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur) y los que corresponden a la Antártida. 
De todos modos, la CLPC aceptó la existencia de una “disputa de soberanía” en torno a las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, realidad que el Reino Unido habitualmente simula desconocer. 
Si el territorio está en disputa, no se comprende por qué el relevamiento y las decisiones que se tomen, sólo están en manos británicas.
.

En esta Nota