miércoles 28 de julio de 2021
BLOOMBERG Botsuana
24-03-2021 17:59

Abren la temporada de caza en mayor en la población mundial de elefantes

El país africano había levantado la prohibición de caza, pero por el coronavirus no se había inaugurado la temporada.

24-03-2021 17:59

Botsuana está ofreciendo derechos para cazar a 287 elefantes en medio de un intento del país africano, que tiene la mayor población mundial de estos animales, por infundir nueva vida a una industria de la caza estancada por el brote de Covid-19.

La temporada de caza comenzará el 6 de abril, y también hay a la venta licencias para matar leopardos, cebras y búfalos, según el Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales del país del sur de África. La reanudación de la caza en Botsuana el año pasado, después de que se levantara una prohibición impuesta por el expresidente Ian Khama en 2014, se vio frustrada en gran medida por restricciones asociadas con el coronavirus.

La enfermedad todavía se está propagando en gran parte del mundo, incluido el sur de África, por lo que los operadores del negocio de la caza enfrentarán una dura tarea para maximizar los ingresos. La mayoría de los cazadores que visitan la región provienen tradicionalmente de Estados Unidos, mientras que un número más pequeño viene de España, Europa del Este y Rusia.

Condenan a un cazador furtivo por ejecutar a 500 elefantes

“Clientes internacionales como los que vienen de Estados Unidos pueden ingresar bajo condiciones difíciles, pero varios países de la Unión Europea están en este momento con medidas de confinamiento que impiden viajar a Botsuana”, dijo por teléfono Debbie Peake, portavoz de la Asociación de Productores de Vida Silvestre de Botsuana, entre cuyos miembros se incluyen operadores de caza. “La industria ha implementado los protocolos más estrictos en los campamentos y entre el personal para proteger a los clientes”.

El sucesor de Khama, Mokgweetsi Masisi, levantó la suspensión, enfureciendo a los conservacionistas que dijeron que la medida perjudicaría a la industria de safaris fotográficos, de US$2.000 millones anuales. El Gobierno argumentó que los 130.000 elefantes del país destruían los cultivos y ocasionalmente arrollaban a lugareños y que era necesario mantener su número bajo control.

Los vecinos de Botsuana, entre ellos Sudáfrica y Zimbabue, permiten la caza de elefantes.

PM CP