sábado 25 de junio de 2022
BLOOMBERG Tensión en Europa oriental

La crisis en Ucrania empeoraría la inflación de energía y alimentos

La tensión entorno a Ucrania se está intensificando. La perspectiva de sanciones a Rusia amenaza con aumentar aún más los precios de productos básicos clave para la economía mundial.

22-02-2022 18:47

La tensión entorno a Ucrania se está intensificando. La perspectiva de sanciones a Rusia amenaza con aumentar aún más los precios de productos básicos clave para la economía mundial.

Estados Unidos y sus aliados han advertido que Vladimir Putin podría invadir Ucrania, algo que Moscú ha negado repetidamente.

Los mercados han estado al límite durante semanas, y un conflicto real, o sanciones, podría aumentar aún más los precios de la energía y los alimentos, y empujar a Europa hacia una gran crisis de suministro.

“Las crecientes tensiones geopolíticas amplifican aún más el problema de los productos básicos, dado el impacto de gran alcance de Rusia en los mercados mundiales de materias primas”, dijo JPMorgan Chase & Co. en un informe.

Las sanciones podrían provocar escasez de alimentos y energía, lo que haría que los precios de ambos se dispararan, dijo recientemente Bloomberg Intelligence.

Estas son algunas de las posibles consecuencias para los mercados de las principales materias primas

Impacto al gas

Uno de los mayores impactos hasta ahora ha sido en los mercados de gas de Europa. Las tensiones geopolíticas se han visto amplificadas por los suministros ya limitados de Rusia y las existencias inferiores al promedio, con precios en la región que casi se cuadruplicaron el año pasado.

Un conflicto en toda regla podría interrumpir los volúmenes masivos que Rusia envía a Europa, alrededor de un tercio de los cuales generalmente proviene de Ucrania. Las sanciones podrían afectar el comercio y evitar que el nuevo gasoducto Nord Stream 2 dirija gas ruso hacia Europa.

Todo eso podría tener un gran impacto en el reabastecimiento de inventarios en el verano, lo que también dificultaría el próximo invierno. Los precios podrían aumentar aún más y desestabilizar la economía europea. Rusia también perdería enormes cantidades de ingresos.

Joe Biden dijo que la invasión rusa de Ucrania ya comenzó y anunció sanciones

Alimentos y fertilizantes en riesgo

Una de las peores consecuencias podría ser el aumento de los precios de los alimentos. Ucrania y Rusia son importantes productores de trigo, maíz y aceite de girasol. Los compradores de Asia a África y Medio Oriente estarían sujetos a pan y carne más caros si se interrumpe el suministro. Los costos de los productos básicos alimenticios ya son los más altos en una década.

La participación de Rusia y Ucrania en las exportaciones mundiales ha aumentado, y naciones como Egipto y Turquía dependen de la agricultura de los países del Mar Negro.

Rusia es también uno de los mayores exportadores del mundo de los tres grupos principales de fertilizantes. Cualquier corte en el suministro puede provocar un aumento en los precios de los nutrientes, que ya son altos, lo que afectará la productividad de los cultivos y empeorará la inflación de los alimentos.

La Unión Europea aprobó nuevas sanciones contra Rusia por la crisis de Ucrania

Escasez de metales

Incluso las interrupciones de corta duración podrían tener un impacto enorme en un momento en que los fabricantes ya enfrentan una escasez crítica de metales, desde aluminio hasta zinc. Las consecuencias podrían ser particularmente graves en el mercado del paladio, en el que Rusia representa alrededor del 40% del suministro mundial.

El país es menos dominante en metales básicos, pero sigue siendo uno de los principales proveedores del mundo, y JPMorgan estima que representa entre el 4% y el 6% de la producción mundial de cobre refinado, aluminio y níquel.

Quiénes son los "superricos" rusos que enfrentarán sanciones por Ucrania

Alza del petróleo

Cualquier interrupción en los flujos de petróleo de Rusia, y una baja capacidad de producción en otros países, podría aumentar fácilmente los precios del petróleo. Analistas de JPMorgan probaron la posibilidad de un pico en US$150. Los precios en Londres se acercan a US$100 el barril. 

Alrededor de la mitad de las exportaciones de petróleo y condensado de Rusia se envía a Europa. Las interrupciones podrían causar estragos y obligar a cambiar las rutas comerciales.