7th de March de 2021
BLOOMBERG
05-01-2021 21:52

En EEUU hay menos divorcios y matrimonios durante la pandemia

La cantidad de estadounidenses que se divorciaron se desplomó el año pasado, mientras que la tasa de matrimonios también se redujo abruptamente debido a la cancelación o postergación de miles de bodas, según un nuevo estudio.

Ben Steverman
05-01-2021 21:52

La cantidad de estadounidenses que se divorciaron se desplomó el año pasado, mientras que la tasa de matrimonios también se redujo abruptamente debido a la cancelación o postergación de miles de bodas por la pandemia de coronavirus, según un nuevo estudio.

El primer vistazo de las estadísticas de divorcio y matrimonio de Estados Unidos a la luz del covid-19 proviene del Centro de Investigación Familiar y Demográfica de la Universidad Estatal de Bowling Green, que analizó cinco estados que han publicado cifras mensuales durante gran parte del año pasado.

Los datos contradicen las primeras predicciones de que el covid-19 y el estrés de la cuarentena causarían un aumento en las tasas de divorcio.

En Florida, el estado más grande entre los que se analizaron, el número de matrimonios de marzo a septiembre fue 33% más bajos de lo que los investigadores habrían esperado en base a las tendencias de años anteriores. Por su parte, los divorcios en el estado del sol cayeron en 28%.

Si las tendencias en Florida y otros estados –Arizona, New Hampshire, Missouri y Oregon– se repitieran en todo el país, EE.UU. tendría un “déficit” estimado de 339.917 matrimonios y 191.053 divorcios, según el estudio realizado por Wendy Manning y Krista Payne de Bowling Green. En 2019, se inscribieron alrededor de 2,2 millones matrimonios, y alrededor de 1 millón de divorcios en EE.UU.

La fuerte disminución de los divorcios no significa que las parejas sean necesariamente más felices juntas en el confinamiento, sino que la pandemia puede estar obligando a los cónyuges insatisfechos a permanecer juntos por razones prácticas.

Las tasas de divorcio y matrimonio han ido declinando durante años, a medida que los estadounidenses han cambiado la forma como se enfrentan a la institución del matrimonio. Los jóvenes esperan más tiempo para casarse, y muchas parejas renuncian por completo al matrimonio y eligen vivir juntas sin una boda. Aquellos que se casan tienden a tener un nivel educacional más alto y ser más adinerados, lo que los transforma en un grupo autoseleccionado que también hace más probable que permanezcan juntos.