viernes 02 de diciembre de 2022
BLOOMBERG TRIUNFO DE LULA DA SILVA

El silencio de Bolsonaro tras perder las elecciones mantiene a Brasil en vilo

Tras casi 24 horas de haber sido derrotado en la segunda vuelta electoral de Brasil, el presidente Jair Bolsonaro aún no ha sido visto ni escuchado, lo que mantiene a los votantes adivinando si reconocerá la derrota.

31-10-2022 21:26

Tras casi 24 horas de haber sido derrotado en la segunda vuelta electoral de Brasil, el presidente Jair Bolsonaro aún no ha sido visto ni escuchado, lo que mantiene a los votantes adivinando si concederá la derrota a su viejo enemigo. Luiz Inácio Lula da Silva.

Bolsonaro no hizo ningún comentario público el domingo por la noche después de que el tribunal electoral de Brasil anunció que había perdido las elecciones ante Lula por menos de dos puntos porcentuales, el margen más pequeño para una elección presidencial en la historia moderna del país. La prensa local informó que el mandatario se fue a dormir pasadas las 22 horas y el lunes por la mañana fue trasladado en caravana desde la residencia oficial hasta el palacio de Gobierno en Brasilia.

En la capital de Brasil Crecen las especulaciones sobre los próximos movimientos del presidente, al tiempo que las cadenas de televisión colocan cámaras alrededor de diferentes edificios gubernamentales por si Bolsonaro decide romper su silencio. El presidente se reunió en las últimas horas con su jefe de Gabinete, Ciro Nogueira, y algunos otros ministros y asesores, así como con su hijo mayor, el Senador Flavio Bolsonaro.

Biden llamó y felicitó a Lula mientras Bolsonaro permanece en silencio

En un tuit el lunes por la tarde, Flavio Bolsonaro agradeció a los seguidores de su padre y dijo que no se darían por vencidos con Brasil, sin referirse específicamente al resultado de las elecciones.

Si bien su decisión de no reconocer de inmediato el resultado no es una completa sorpresa dada su larga historia de ataques contra el sistema electoral de Brasil, no se trata tampoco de una señal de que el marco institucional del país esté a punto de descarrilarse. Los jefes del Senado y la Cámara Baja del país aceptaron rápidamente los resultados de las elecciones el domingo por la noche junto con los jueces de la Corte Suprema y algunos de los aliados más cercanos de Bolsonaro.

“Seguirá trabajando normalmente hasta el final de su mandato”, dijo Tarcisio de Freitas, exministro de infraestructura de Bolsonaro que fue elegido gobernador del estado de São Paulo.

Sin embargo, el silencio del presidente podría dañar el proceso de transición. Por ley, el Gobierno de Brasil necesita organizar un proceso formal de traspaso inmediatamente después de la votación, en el que el presidente electo puede nominar a 50 personas para reunirse con funcionarios e intercambiar información del Gobierno. La Administración saliente normalmente se coordina con el equipo del próximo presidente durante los siguientes dos meses para que haya una transición sin problemas cuando el nuevo Gobierno asuma el 1 de enero.

Economía, Amazonía y polarización: los desafíos de Lula da Silva para "arreglar" Brasil

Si Bolsonaro decidiera no aceptar los resultados, detendría “el tradicional proceso de transición de Gobierno que comienza justo después de las elecciones”, escribió en una nota este lunes el analista político con sede en Río de Janeiro Thomas Traumann. “Bolsonaro usará los próximos dos meses para perjudicar a la Administración de Lula desde el día uno”.

Mientras tanto, los activos brasileños han hecho caso omiso en gran medida de las preocupaciones iniciales, con acciones de empresas que se espera que se beneficien de la presidencia de Lula subiendo el lunes después de las elecciones, mientras que el real revirtió pérdidas anteriores para registrar la mayor ganancia entre las principales monedas del mundo.

Los camioneros pro-Bolsonaro han bloqueado algunas carreteras en alrededor de una docena de estados en protesta por la victoria electoral de Lula, según los medios locales.

Si bien una estrategia para tratar de desacreditar las elecciones “es poco probable que produzca un resultado favorable para Bolsonaro, podría servir de táctica para mantener a su base movilizada para oponerse a la futura Administración de Lula”, escribieron analistas de Eurasia Group en un informe.