COLUMNISTAS
a todo o nada

Bronca libertaria

Creen que la situación del país tiene culpables que merecen ser juzgados en la hoguera de la virtualidad.

20230114_milei_wc_inodoro_temes_g
Encajado, Javier Milei. | Pablo Temes

La base social libertaria tiene unas características muy diferentes de otras experiencias políticas de la Argentina. Tanto al radicalismo primero, el peronismo luego y el macrismo recientemente se los podía anclar en términos de clases sociales y vinculados con un territorio, la geografía política. Estas clases se podían traducir en conglomerados electorales.

Fundamentals. La territorialidad fundante de la política argentina se rompe con Javier Milei, que puede perder y ganar en todos los lugares y de esta forma solo gobernar el territorio nacional, sin gobernadores ni intendentes. Hoy por hoy ni siquiera tiene un territorio madre como el peronismo conserva en la provincia de Buenos Aires o el macrismo en CABA.

En este último distrito Milei salió tercero con apenas el 20%. También su escueto número de diputados y senadores nacionales es un obstáculo para encarar un proyecto que se plantea como refundacional como la ley Bases. Apenas una semana antes había enviado el famoso DNU N° 70 que está en vigencia, con excepción de su materia laboral, y que en los aspectos simbólicos para el Gobierno es más importante que las demás reformas. Esta posibilidad de gobernar con decretos muestra una falta de solidez institucional que obviamente excede a Milei y que arranca en la ambigüedad de la Constitución Nacional y que fue aprovechada por todos los gobiernos de la democracia.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Las características de la base social de LLA difícilmente se puedan definir sociológicamente, excepto por el hecho de tener una media de edad menor que el electorado en general. Este espacio ha encontrado su medio de expresión en internet, en las redes sociales y en ciertos canales de streaming, muchos de estos creados especialmente para transmitir las ideas de la nueva derecha y forjar cierta identidad. Desde el nacimiento de internet, el surgimiento de la web 2.0 en 2004, que permite la interacción y creación de contenido, y la popularización de los smartphones diez años más tarde, se ha venido planteando desde foros académicos que el espacio de la virtualidad se volvería óptimo para el “ciberactivismo” como se llamaba en aquella época.

Primer mes de gobierno libertario

Reversos. La paradoja de la historia es que las ideas de derecha han colonizado las redes sociales en el mundo y en Argentina han sido un motor fundamental para el ascenso de Javier Milei. Sin embargo, acá hay un detalle a resaltar, a partir de la crisis del gobierno de Cristina Kirchner con los sectores agrarios en 2008 los economistas liberales tomaron las pantallas de la televisión para plantear, palabras más palabras menos, que todos los males de la Argentina residían en el déficit fiscal, la mayor de las veces usando la pobre analogía del Estado con un hogar que solo puede gastar lo que gana. En esta batalla de discursos liberales, Milei se destacó por sus diferenciales estéticos, su vehemencia discursiva, diferenciales de énfasis, planteos radicales y frases claves que facilitaron la transferencia al formato de las redes sociales que necesita de videos cortos y efectistas.

Muchos simpatizantes libertarios descargan a diario su enojo en las redes sociales y quienes se desplazan en forma anónima lo suelen hacer en forma agresiva, muchas veces con comentarios con connotaciones sexuales, sus blancos favoritos entre otros: el peronismo, la izquierda, las feministas, y aún la gente mayor: los famosos viejos meados. El mar subterráneo de comentaristas tiene un bajo nivel de organización, pero sí traducen algunas líneas políticas en consignas como “no hay plata”, “no la ven”, o la última “no hay tiempo”.

Difícilmente se pueda trasladar estos comportamientos al trato personal, pero este modo de expresión debe explicarse de algún modo. Sin dudas las frustraciones se han ido acumulando en la última década y la percepción de desencanto ha ido generando una bronca difícilmente visible. Así consideran que la situación del país tiene culpables que merecen ser juzgados en la hoguera de la virtualidad. También hay algo más profundo, buena parte de estos sectores desconfían en la democracia. Lejos de los valores y el espíritu que se supone instauró el sistema abierto en 1983, aquí se cree que solo generó una casta estatal, y de donde deducen que la solución es el mercado sin Estado. En este sentido, si se siguen los cientos de comentarios en el chat de la transmisión por YouTube del plenario de comisiones sobre la ley ómnibus, se podía leer que muchos creen que el presidente Milei, por haber sacado el 55% de los votos, tiene prerrogativas de aplicar sus políticas sin tanto diálogo.

El mercado por la ventana

Arreglar el desacuerdo. ¿Existe una alternativa posible para el modelo de división de poderes y representación legislativa construida en forma escalonada en el tiempo que hoy ofrece la liberal CN? Curiosamente Alberto Fernández en una de las tantas y poco trascendentes entrevistas que dio antes de marcharse a Madrid planteó que él eliminaría las elecciones intermedias. Esto significaría que un presidente que ganara con más del 50% podría gobernar sin más restricciones que su voluntad y la capacidad para conseguir la lealtad de sus legisladores.

Ni Milei fue tan lejos con su propia versión de reforma electoral en la ley Bases que propone eliminar el sistema de primarias y dividir el país en tantas secciones electorales como diputados se elijan para que en cada sección se seleccione solo un candidato a diputado titular y un suplente. Se entiende que solo la mitad del electorado votaría diputados en cada elección de medio término. La justificación de este cambio se basa en la idea que el votante pueda conocer en forma directa a los candidatos de su circunscripción. Este cambio causó perplejidad entre los diputados de los partidos minoritarios, ya que este sistema suele terminar generando partidos dominantes, y curiosamente terminó generando respuestas bastante parecidas entre los representantes del Frente de Izquierda y del partido de gobierno La Libertad Avanza.

Es difícil pensar que la Deep Grieta se solucione sin grandes acuerdos políticos, hoy completamente fuera de toda agenda.

*Sociólogo.