Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 06 de diciembre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / opinion
domingo 23 diciembre, 2018

Lavagna: el cisne negro de Macri y CFK

.

por Gustavo González

PRESIDENTE DE TRANSICION. Así ven a Lavagna: de los K al neoperonismo. Foto: TEMES
domingo 23 diciembre, 2018

Imagínense por un momento que Cristina no existiera. Muchos creen que esa sería una gran noticia para todos. ¿Lo sería para el oficialismo?

Sin Cristina en escena, los grandes protagonistas de la campaña serían el Gobierno y su gestión: el nivel de crecimiento de los cuatro años de Macri y los índices de inflación, de pobreza y de endeudamiento que dejó. Macri ya no podría confrontar con una mujer con alto rechazo público, sino que debería hacerlo con los mejores o peores resultados de su propia administración.

Sin Cristina, también aparecería con naturalidad un candidato opositor con más chances de convencer al electorado de que la gestión de Cambiemos no funcionó.

Duda. Lo cierto es que Cristina existe y que hasta ahora se descuenta que será candidata. La lógica es que alguien con su ambición de poder y con un piso electoral en torno al 30% no podría no presentarse.

Sin embargo, el dato de las últimas horas es que el germen de la duda habría penetrado en el cristinismo. Quizá porque ven que el techo de Cristina parece difícil de perforar, o porque aun en el peor momento de Macri su piso sigue alto. O porque volvió a tomar fuerza la idea de un “candidato de síntesis” como Roberto Lavagna.

Sin actividad pública y sin ser candidato, sorprende cómo lo ven las encuestas.

Quien habla conoce desde hace años a la ex presidenta: “La duda es razonable. Está claro que presentarse y ganar sería lo mejor. El problema es presentarse y volver a perder. Sería nuestra tercera derrota al hilo y nos quedarían cuatro largos años por delante de persecución judicial con un macrismo envalentonado con un nuevo triunfo”.

Al menos como hipótesis, el cristinismo evalúa una tercera alternativa: no presentarse a cambio de negociar listas y puestos en un futuro gobierno para apoyar a un candidato peronista no K que sume a otras fuerzas opositoras. Creen (desean creer) que un compañero peronista podría interceder ante los jueces para "convencerlos" del daño institucional de encarcelar a una ex mandataria democrática.

Estos kirchneristas que dicen saber cómo piensa Cristina, pero aclaran que no hablan por ella, afirman que ese es el mensaje que envió al declarar que iba a hacer “lo que sea mejor para ganar en 2019”: “Tiene claro que las condiciones económicas de un tercer mandato no serían buenas para asumir con la mitad de la sociedad en contra y con los medios operando para voltearla”.

Pronostican una salida traumática de la crisis y que se vienen años de acumulación capitalista, más que de reparto peronista. Y hablan del “renunciamiento” de su jefa, al estilo Evita, como un mal menor: “Lo otro sería ser una Maduro 2 para ir a una guerra final con media sociedad, las corporaciones y los medios. No lo hará”. Insisten en que será ella quien decida y que será, como siempre, a última hora. Y si las cuentas la dan ganadora, no habrá nada que la detenga.

Ya no dice que no competirá. Dice que lo hará si "el país lo requiriera". Como candidato de unidad.

Encuestas. La hipótesis del "renunciamiento patriótico" es el plan B, y es allí donde la figura de Lavagna cobra más fuerza. Ya sin ella como adversaria electoral, el debate se centraría en la gestión Macri. Y un candidato como Lavagna atizaría el recuerdo de su éxito como ministro de Economía.

La opción Lavagna fue puesta en juego este año por Duhalde. Lo reiteró esta semana tras revelar contactos con Cristina y afirmar que ella no se presentará. Esa opción se analiza cada vez más en un círculo rojo y un mercado que ve con terror el efecto económico de un cristinismo recargado. También entre los peronistas inquietos porque ningún candidato no K despega en las encuestas.

A Lavagna le va mejor. Un reciente sondeo de D’Alessio/IROL lo muestra como el político con más imagen positiva (50%) y el que menor rechazo genera (30%). Un estudio de la Universidad de San Andrés señala a Macri como el candidato con mayor intención de voto, sumando un 41% entre quienes están seguros de votarlo y quienes podrían llegar a hacerlo. Lavagna aparece segundo con un 32%. Cristina está tercera con 28%.

Opinaia lo mide segundo en imagen positiva: 47%, 4 puntos debajo de María Eugenia Vidal, pero 8 y 9 puntos más que CFK y Macri, respectivamente. La última encuesta de Poliarquía lo posiciona primero cuando pregunta qué peronista no K sería más competitivo: con 32%, casi duplica a quien está segundo.

Pero son solo encuestas hechas con mucha antelación.

Lo significativo es la relevancia con que aparece alguien sin actividad pública, ni siquiera candidato. Si esos sondeos proyectaran el futuro, Lavagna sería, por lo imprevisto, el cisne negro de Taleb para Macri y Cristina.

¿Qué dice Lavagna? Pichetto es uno de los que están convencidos de que Lavagna sería un excelente candidato: “Roberto es un activo fundamental de Alternativa Federal; clave, diría. Sería un gran candidato, sin duda”.

El senador habla con Lavagna y conoce bien a Cristina. Le parece difícil que ella vaya a dar un paso al costado, aunque interpreta que el cristinismo sabe que una nueva derrota sería muy negativa para ella también desde lo judicial. Si Cristina no se presentara, Pichetto está seguro de que "el peronismo tendría muchas más posibilidades de ganar".

En el peronismo no K advierten que en una negociación no aceptarían a ningún camporista en las listas ni en lugares claves de un eventual gobierno. Pero mencionan a viejos kirchneristas como Ginés González, Jorge Taiana o Rafael Bielsa, como ejemplos de nombres potables para cualquier sector. Y se imaginan a Lavagna como un mandatario de cuatro años, “ideal para una transición entre el kirchnerismo y el nuevo peronismo”.

Hace dos semanas, el ex ministro recibió a Uñac. El gobernador de San Juan navega entre el peronismo anti K y el K. Salió de la casa diciendo: “Tiene todas las condiciones para ser presidente. Con él compartimos la imperiosa necesidad de conformar un gobierno de unidad nacional”.

Lavagna estuvo con el radicalismo, el peronismo y el kirchnerismo. Es un poco liberal y un poco proteccionista. Le ven como un candidato amigable desde diferentes corrientes.

¿Qué dice él? Seis meses atrás, rechazaba dejar su vida de retirado. Hoy en cambio acepta que revisaría esa decisión si "el país lo requiriera", que traducido significa “si la situación económica se complica aún más y el peronismo se une detrás suyo”. Piensa también en radicales disidentes y hasta en peronistas de Cambiemos. Y en ese escenario imaginario, no le desagradaría presidir un país en el que Vidal y Rodríguez Larreta sigan donde están.

Pero por ahora se resiste a ser el candidato de un solo sector y jugar en marzo como alternativa a Macri y Cristina.

Mientras duda, el posible regreso K azuza el riesgo país por encima de los 800 puntos. En plena campaña podría superar los 1.000. Eso representaría otro año perdido. Y otro año perdido será más crisis, más inflación y más pobreza.

Puede ser que si esa pesadilla se hace realidad, las chances de Lavagna crezcan (también las de Cristina).

Pero si Lavagna hace honor a su promesa de actuar “si el país lo requiriera”, quizá debería evaluar que presentarse de cualquier forma, con chances de ganar o de perder pero restándole expectativas a Cristina, podría por sí mismo acotar ese peligro.

Aunque en el camino termine beneficiando a Macri.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4835

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.