miércoles 29 de junio de 2022
CóRDOBA GENERACION ZOE

Leonardo Cositorto a su equipo: "Si no quieren invitar gente serán artífices de la caída"

El creador del holding Generación ZOE, la organización investigada por estafa piramidal, admitió que la empresa solo factura el 10% de lo que hacía y que se caerá si no ingresa más gente. Ya está imputado.

13-02-2022 00:50

“Hay gente que crea empresas para robar dinero e irse pero hay otra que crea empresas con las ganas de que la empresa crezca y la empresa llega hasta donde llega y después se cae. Eso no significa que la persona se enriquezca, yo conozco un montón de traders, de empresarios o emprendedores multinivel que nunca tuvieron un peso o lo malgastaron. Esto lo traigo para que sepamos que este tipo de empresas se suelen caer. La empresa nuestra no se cayó, obviamente quedó golpeada, sobre todo en Argentina”.

Visiblemente afectado por la actualidad de su “empresa”, cansado, con tono afectado y con ojos vidriosos, el creador de Generación ZOE, una organización que ya está siendo investigada supuesta estafa y por haberse diseñado bajo un sistema piramidal concebida con el esquema Ponzi, habló durante casi una hora a la línea gerencial de su equipo.

Desde un hotel en Colombia, donde asegura estar de gira de presentaciones para captar fondos, Cositorto dio a sus “líderes”, unos 1.000 miembros de los niveles altos y medios en la pirámide de la organización, un resumen de la situación de la empresa: reconoció que el flujo de caja de ZOE está a un 10% de lo que debería facturar, básicamente porque no ingresan nuevos miembros a la red y porque las ventas no están al nivel que deberían estar para soportar una estructura como la que se gestó. Afirma que la empresa está siendo atacada desde hace 35 días en redes, en los medios y por entidades y otras empresas. Allí mencionó a Ualá, Mercado Libre y a la plataforma de compra y venta de criptos Binary que supuestamente le habría bloqueado desde el año pasado 611 bitcoin. Y finalmente arengó al equipo. O al menos eso intentó. Afirmó que sabe que hay gente nerviosa queriendo cobrar y salir de la organización y que si no venden ni invitan gente ellos serán “artífices de que la empresa se caiga, de la profecía auto cumplida”.

Dinero inmovilizado. Para justificar la demora en los pagos –miles de pagos- que la empresa no está pudiendo hacer Cositorto detalló que la explicación es que las oficinas no están vendiendo todo lo que deberían, producto de los ataques que recibe la organización: “las oficinas hace 35 días vienen produciendo menos porque es muy fuerte el ataque, no está alcanzando para sostener un flujo de venta. Ayer mande US$ 53 mil, ahora estoy mandando otros US$ 50mil, lo mandamos como apoyo a Argentina, pero ese apoyo también lo necesita Chile o Bolivia. Estados Unidos y Venezuela fueron los primeros golpeados y empieza a haber bloqueos de las cuentas. El dinero queda inmovilizado hasta que uno justifica los depósitos. Hay que sumarle a la asfixia de no poder sacar el dinero el contexto de ventas bajas. Una oficina facturaba US$30 mil y son 20 oficinas, hablamos de una facturación de US$600 mil por día. Esa caja no está. Están entrando 50, 60, 80 mil dólares, una caja muy pequeña al lado de la estructura que tenemos diseñada”.

Show me the bitcoins. Según Cositorto la flaqueza de las ventas se recrudece porque una plataforma de criptomonedas habría bloqueado cuentas. Además, no lograron respaldo con las minas de oro que la empresa asegura tener: “Nos había ido muy bien con el trading se acumularon 611 bitcoin. Y Binary no lo pagó. Cuando Binary no paga empezamos a hacer las denuncias y ellos buscan borrar toda la operación. Son 611 bitcoin que en el momento del pico, a US$60 mil, eran 36 millones. Nos las jugamos muy fuerte con las minas para tener los certificados para que los bancos asistan financieramente con 100, US$150 millones y no ocurrió dado que el primer certificado, de US$54 millones no tenía todavía la potencia que necesitábamos”.

Y reclamó: “Lo que estamos facturando es muy poco al lado de la producción que necesitaríamos. No tenemos otra manera que sostenerlo entre toda la comunidad. Aquellas personas que lo pueden sostener son las personas que buscaremos premiar y las que no son las que tendremos que depurar y quitar de la organización. La organización no va a desaparecer, pero no podemos estar facturando en Colombia  y Perú y mandar todo para sostener Argentina porque ya lo hicimos y les hemos generado ahora una demora a Colombia y Perú.

Más tensión y sin Ferrari. Cositorto también reconoció que hay personas que pusieron plata en su organización y que están nerviosas ante la demora de los pagos: “los agresivos, amenazadores, prepotentes me pueden llamar a mí, se les va pagando como se les va pagando. Yo no ando en un Ferrari. Andaba. La vendí. Ando en una camioneta 2015, una linda camioneta porque hay que tener una imagen después de tanto supuesto crecimiento, pero no andamos gastando la plata en estupideces. Tenemos que depurar, si lo miramos espiritualmente Dios va a usar esta crisis. En las crisis se crece. Los que no están alineados, los que no son leales y no entienden lo que es una comunidad se van a correr y van a las oficinas a ver si se pueden llevar una computadora. De estos infelices hay varios”.  

“Acá hay 1000 personas, si las 1000 personas traemos una persona en una semana el flujo financiero del cash flow más todo lo que movemos haría poner en movimiento a la empresa en Argentina. 1000 x 1000 es un millón de dólares y un millón ayuda. Pero lo que empiezan a hacer análisis y se hacen los expertos de mercados ya hubieron creado la empresa ustedes y se hubieran hecho millonarios ustedes”, disparó.

Mentes simples. La charla de Cositorto al equipo se dio algunas horas antes de que el fiscal federal Eduardo Taiano lo imputara luego de una denuncia de un ciudadano en el Ministerio Público Fiscal de CABA, en la que se acusa a Generación Zoe de estafa y defraudación. Pero Cositorto afirmó que no le tiene miedo ni a los mafiosos ni a la Justicia: “los que se quieran retirar avisan y cobrarán en un plan de pagos entre febrero, marzo abril. Y los que están dispuestos a apoyar y sostener, mejor todavía. No estar en Argentina no es bueno, pero estar en Argentina es peor. No estoy en Argentina porque desde acá podemos pensar de una manera diferente. Me tiene sin cuidado, yo no tengo miedo, ni a los mafiosos con revolver arriba de la mesa, No me tiembla ni un dedo, ni un juez, absolutamente nada. Acá no vengan a resolver nada porque es muy complejo para que mentes con soluciones simples quieran sacar un problema que es como la Argentina no la resolvés porque la Argentina está hecha mierda y nosotros trabajamos en el contexto de la Argentina, con un dólar que es un barrilete, con un gobierno que es un barrilete y una Justicia que no existe”.

Para la arenga final dejó un mensaje fuerte: “Entiendo que están cansados de atender a la gente, que no les gusta la prepotencia. Una cosa es un peruano más educado, y otra cosa es un argentino, más prepotente, más arrogante, que quiere sacar todo y son personajes que ni sabemos de dónde trajeron el dinero.

Acá la pregunta es, ¿cuál es tu compromiso? ¿A qué te querés comprometer?, ¿Cuánta gente estas dispuesta a invitar? Si vos no querés invitar porque tenés miedo que la empresa se caiga ustedes serán también los artífices de la profecía auto cumplida, la cumplen ustedes mismos”.

“La ZOE Cash está bajita porque decidí no hacer nada”

En poco más de un mes, la criptomoneda que Generación ZOE creó perdió casi todo su valor y está cada vez más lejos de la cotización prometida para mediados de este año: US$ 55 dólares. Los fundamentos para explicar cómo tenían la certeza de esa cotización en ascenso nunca se expusieron. Lo cierto es que la ZOE Cash cotizaba a US$ 0,31 dólares el 6 de enero de este año y ayer, 12 de febrero estaba a US$ 0,04%, es decir que había perdido el 85% de su valor. Cositorto también tiene una explicación para esa caída, muy conveniente: “La ZOE Cash esta bajita porque yo decidí no hacer nada. No le voy a meter fondos. Los otros días vendieron 4 millones 300 mil monedas y eso lo venden los peces gordos de la empresa. Entonces, si cada vez que nosotros subimos la moneda los que tienen moneda la salen a reventar dejemos que la revienten toda y en el momento que estemos financieramente acomodados empezaremos a comprar para beneficiar a los que tienen la moneda”.