jueves 07 de julio de 2022
CóRDOBA HACEMOS POR CÓRDOBA

El PJ ya mide los candidatos en la Ciudad para acompañar la candidatura provincial de Llaryora

“La clave será la gestión”, responden en el entorno del intendente. Ya hay números con Vigo, Siciliano, Passerini o Rodio postulados al Palacio 6 de Julio. Cuáles son las obras emblema piensan en el peronismo capitalino.

29-05-2022 00:59

“Con dos gestiones que están entre el 60 y el 70% de aprobación, ¿por qué la gente iría por un cambio?”. Esa es la frase que repiten como un mantra en la mesa chica del intendente Martín Llaryora y es el mismo razonamiento que tiene el resto del peronismo provincial. Todo encolumnado en la sucesión del gobernador Juan Schiaretti y en asegurar, además, la continuidad del peronismo en la provincia. 
 Bajo estas certezas en los últimos días el PJ encargó una serie de sondeos para comenzar a medir candidatos a la intendencia que sucedan a Llaryora. Todo, con la certeza de que en los números a nivel individual están lejos del radical Rodrigo de Loredo –si es que el diputado fuese el candidato a la intendencia de JxC-, pero fundamentalmente reconociendo que aún no se subieron los pilotos a la escudería Hacemos por Córdoba. 

“Tenemos un sello que es una escudería fuerte y un piloto principal que, se sabe, será Llaryora. Ahora hay que buscar al que le vaya ‘barriendo’ la pista”, reconoció el viernes a PERFIL CORDOBA un importante funcionario provincial. La figura, se hizo sobre el esquema provincial y pensando en algún emergente dentro del espacio para que la candidatura de Llaryora tenga más sustento dentro del PJ. 
Sin embargo, el sábado por la mañana, un dirigente de la capital utilizó la misma metáfora de la Fórmula Uno para aplicar al candidato a la intendencia que pueda asegurar el 1-2 en Provincia y Ciudad. 

A probarse el traje. Los cuatro de la capital cordobesa que ya pasaron por el sastre para medirse el traje de candidatos a la intendencia son la senadora Alejandra Vigo, el viceintendente Daniel Passerini, el secretario de Gobierno, Miguel Siciliano; y el de Transporte, Marcelo Rodio. Lo que resta, es ver a quién le queda mejor la prenda. 

Y acá la tarea fue encargada a una consultora que trabaja habitualmente con el peronismo provincial, a la que se solicitó un mapeo de cuatro escenarios distintos (por los cuatro candidatos), aunque siempre con los mismos probables rivales. Donde el dato sobresaliente es que hay un sector del peronismo que considera que, con fechas pegadas, JxC va a jugar su pleno: Luis Juez candidato a gobernador y De Loredo a la Ciudad. Pero, además, también ven fórmula del FdT con Gabriela Estévez y Olga Riutort, a Provincia y Capital, respectivamente. 

Atención, no fue medido el villamariense Martín Gill, y de acuerdo con lo que sostuvo un dirigente a este diario “se sigue buscando un acuerdo”. La otra apostilla está en Riutort, ya que creen, insistirá por la intendencia. 

A los números.  Según la encuesta, Llaryora gobernador y Passerini intendente arroja una intención de votos de 39,6% frente a un 27,6% que registrarían Juez-De Loredo y poco más de un 7% para el FdT. 

En tanto, si Vigo fuese la candidata, los números quedarían en 38% frente a 28,6% de JxC; si la opción es Siciliano, 37,4% ante 29,6%; y si el elegido es Rodio, 35,2% contra los 27,2% del juecismo y el radicalismo.  

“Esto demuestra que, lo que está arrastrando, es la gestión y no el nombre”, admitió un integrante de la mesa chica de Llaryora. A lo que sumó el razonamiento y las dudas en torno a “un cambio”. Algo con lo que también coinciden otros dirigentes del PJ que no forman parte del llaryorismo. “No hay desgaste de la marca Hacemos. Al contrario. Y la gente no vota igual en una Legislativa que en una por cargos ejecutivos”, sostuvo un importante funcionario provincial en la semana. 

Obras y rivales. La capital cordobesa resulta clave para ganar la elección provincial. Córdoba y Gran Córdoba serán trascendentales en una elección cerrada y el llaryorismo puro lo sabe. Por esto, no es raro que apuntalen a obras emblema en la ciudad y a seguir aceitando el ente metropolitano, la herramienta institucional que ya le da a Llaryora un roce con los intendentes del Gran Córdoba. 

Lo primero es clave. En el PJ buscan obras que emulen lo ocurrido con Circunvalación para Schiaretti en el 2019. Y hoy, esa apuesta es el Parque Sarmiento. Por el gran pulmón verde de la ciudad y la recuperación de las plazas históricas, pasará gran parte del relato llaryorista a partir del segundo semestre. 

Por lo que aseguran que es ésa, la parte de la gestión que genera dudas a quién se perfile en la oposición.
“¿Por qué la gente votaría al intendente para gobernador y en la ciudad a un candidato de otro partido? Esas son las cosas que le generan dudas al radicalismo: una cosa es medir desde lo individual y otra es creer que con eso se puede modificar el proceso de elección de los vecinos”, fue el comentario que salió en los últimos días de uno de los principales despachos del Palacio 6 de Julio. 

Claro está que, para que la estrategia resulte favorable al llaryorismo, antes deberá evaluar cómo sale de los conflictos sindicales que hoy generan malestar en la gente –Suoem y la tensa calma de UTA-, los riesgos de la gestión, el respaldo de los pares del PJ y los pivoteos nacionales de Schiaretti. Que esta semana se juega en el Congreso una doble fecha con Boleta única y Boleto federal. Lo primero está frío; lo segundo, más cerca. 
 

En esta Nota