Perfil
CóRDOBA
INVESTIGACIÓN

Escándalo en Bouwer: presos tomaron rehenes y exigieron dinero y drogas a cambio de su liberación

Tres presos en la cárcel secuestraron a otros dos internos. Las detenciones de los secuestradores ocurrieron recientemente, aunque el incidente tuvo lugar en 2022.

Cárcel de Bouwer
BOUWER. El 16 de septiembre del año pasado Moreno ingresó al complejo carcelario. El certificado médico no acusó inconvenientes para continuar detenido. | Cedoc Perfil

El complejo carcelario de Bouwer, ya conocido por diversos escándalos de corrupción penitenciaria, vuelve a ser noticia tras un violento episodio en el que tres reclusos secuestraron a otros dos internos para exigir dinero y drogas a sus familiares.

El caso de secuestro extorsivo está siendo investigado por el fiscal federal N.º 3, Maximiliano Hairabedián, en colaboración con el Departamento Antisecuestro de la Dirección de Delitos Complejos de la Policía.

Escándalo en Bouwer: detienen a dos oficiales que intentaron ingresar drogas a la cárcel

"Lo que tiene raro este hecho es que tanto autores como víctimas están presos", precisó Hairabedián en diálogo esta mañana con la prensa. 

El secuestro ocurrió dentro de un pabellón de la cárcel de Bouwer, donde tres presos llevaron a sus víctimas a una celda sin cámaras de seguridad. Armados con cuchillos, los secuestradores realizaron una videoconferencia con los familiares de los rehenes, exigiendo una suma no especificada de dinero y drogas para su liberación.

Los secuestradores exigieron a los familiares de las víctimas que transfirieran dinero a personas fuera de la prisión. Aunque el dinero entregado fue menor al solicitado, el intercambio se llevó a cabo en el centro de Córdoba.

El incidente ocurrió en 2022, pero las detenciones se produjeron en la madrugada de este viernes. La demora se debió, en parte, a la reticencia de las víctimas a identificar a sus secuestradores por temor a represalias.

Causa toma del Pabellón Argentina de la UNC: sobreseyeron por prescripción a los 17 estudiantes

"Hubo una demora en comunicar el hecho y segundo que los presos, por razones obvias, nunca quisieron decir con nombre y apellido quienes fueron los presos que los redujeron", indicó Hairabedián. 

El uso de grabaciones de cámaras de seguridad y los testimonios de personal penitenciario permitieron identificar a los autores del secuestro.

"Se toma conocimiento del hecho porque los abogados de las víctimas hicieron una presentación en la Justicia Provincial pidiendo que los cambien de pabellón porque estaban sufriendo una serie de amenazas a su integridad por parte de otros presos", agregó el fiscal. 

El instructor también solicitó órdenes de allanamientos en barrio Márques Anexo, donde fueron detenidas otras dos personas vinculadas a la maniobra.