26th de February de 2021
CóRDOBA El humor al poder
29-09-2019 00:49

Rapidez y furia en la campaña

Lic. Clementi Rosso - Sommelier de la política
29-09-2019 00:49

En esta semana arrancaron las campañas proselitistas en los medios de comunicación, pero la gente está tan anestesiada con la inflación, el dólar y la pérdida del poder adquisitivo del salario, que prefiere ver videos de Youtube sobre cómo hacer pajaritos de papel, antes que atender la propaganda política. Para colmo, con tal de poder decir más cosas en menos tiempo, se acelera la voz de los locutores y llega un momento en que no se entiende nada. El problema es que tampoco se distingue si están sugiriendo un número de lista para votar, un número de teléfono para pedir un delivery o un número de CBU para donarle plata a la cruzada ambientalista de Greta Thunberg.

Hacemos por Córdoba reincide en pedir el corte, con la misma insistencia con que lo hacen los conductores de programas que deben cederle lugar a una tanda cargada de espacios destinados a los partidos. “Yo corto para Juan”, dice el eslogan del oficialismo provincial, que debería ser remedado por los postulantes presidenciales para conquistar la simpatía de los cordobeses en el otro tramo de la boleta. “Yo reperfilo para Juan”, podría ser el lema local de quienes impulsan la reelección de Mauricio Macri, en tanto que desde el Frente de Todos se podría promover el voto a Alberto Fernández con la consigna: “Yo coparticipo para Juan”.

Fernández estuvo de visita el jueves pasado con el objetivo de disertar ante empresarios en la Fundación Mediterránea, donde se cuidó muy bien de no hablar del “Gringo” cuando aludía al gobernador. Sus asesores temían que alguno de los asistentes pudiera confundirse y pensar que el aspirante a presidente estaba mencionando al “Mingo”, lo que hubiera desatado lágrimas de nostalgia en parte del auditorio. De todas maneras, el momento emotivo llegó cuando Alberto puso a Uruguay como ejemplo de renegociación de la deuda, algo que llevó a que algunos titulares de pymes recordaran con los ojos húmedos aquellas épocas en que podían veranear en Punta del Este.

Si bien Schiaretti no se hizo presente en el lugar, la asistencia de funcionarios peronistas cordobeses de primera línea fue tan abrumadora, que más que un acto parecía una reunión de gabinete. Las expectativas que despierta el probable triunfo de la fórmula F-F son enormes, al punto que se ha incrementado el valor de los alquileres en la ciudad de Buenos Aires, ante la avalancha de consultas telefónicas de dirigentes locales que aspiran a formar parte de un hipotético plantel de gobierno del Frente de Todos. 

Se habla incluso de que Alberto decretaría la incorporación de un Ministerio Cordobés, ejercido de manera rotativa, que se ocuparía de asuntos como el precio del fernet, las giras de Paulo Londra o la designación de los árbitros para los partidos de Talleres, Belgrano e Instituto. “Les escuché comentar que sería la única forma de ubicar a todos los que creen que merecen un puesto”, me chimentó un policía que hizo adicionales como custodio de Fernández. Se trata, sin duda, de una fuente confiable, que se parece mucho a la ubicada en el medio del Paseo Sobremonte: es redondo, está muy sucio y a veces se le escapa un chorro.

Y aunque, por lo bajo, la dirigencia del PRO en la provincia asume con resignación que será muy difícil revertir los resultados de las PASO, el propio Mauricio Macri anunció que su campaña del “Sí, se puede” recalará el martes en localidades del interior cordobés. La recorrida empezará por Tránsito, sobre cuyo gentilicio consultó el presidente para saber cómo dirigirse a los ciudadanos. Todavía no se sabe si les dirá “transitivos”, “transitados” o “transitorios”, como tampoco se conoce si en Santiago Temple tratará a sus seguidores de “santiagueños” o de “templarios”.

Lo más probable es que, para no errarle, englobe a la multitud bajo un “argentinas y argentinos”, aunque así estaría dejando afuera a cuatro tibetanos y dos congoleños que habitan en la región y que se han manifestado partidarios de la coalición oficialista.

En esta Nota