lunes 08 de agosto de 2022
CóRDOBA HACEMOS POR CÓRDOBA

Se adelantaron los tiempos en un PJ que busca sortear su primera gran crisis por la herencia

El cambio generacional en el peronismo cordobés vivió su primera tensión de cara a la transición. La reconfiguración con miras al 2023, el factor Passerini para calmar los ánimos y la charla pendiente entre Schiaretti y Llaryora.

03-07-2022 01:00

El peronismo cordobés empezó a lamerse las heridas de la primera gran tensión que se vivió por el cambio generacional. La primera pelea por la herencia PJ estuvo apalancada por la crisis del Municipio en torno a los gastos que activaron a una oposición aletargada pidiendo explicaciones y apostando a la extensión del tema en agenda; y los coletazos que se produjeron en El Panal, por motivos que no están vinculados de manera directa con esto, sino con la proyección del intendente Martín Llaryora como candidato a la gobernación. 

O, mejor dicho, por los tiempos, la manera y los comandos que marcan esa proyección. Cuestiones con las que no coinciden en el entorno del gobernador Juan Schiaretti y que esta semana lo hicieron saber con la salida de funcionarios. Enojo que, además, ya habían hecho trascender en la mesa chica del mandatario provincial cuando comenzaron a surgir las ‘juntas promotoras’, la herramienta que encontraron en el llaryorismo para iniciar las recorridas por el interior sin la presencia de su líder. 

En su momento, cuando las juntas promotoras hicieron su escala en Río Cuarto, PERFIL CORDOBA adelantó que esto no había gustado en el entorno del gobernador; por lo que lo hicieron saber y fue parte de lo que se habló en la semana en la mesa chica de Schiaretti. Con uno de los enojados por aquella escala en el sur provincial, en una reunión presencial en el Centro Cívico en la semana. 

La otra cuestión que también adelantó este diario era la notable molestia que había generado en el entorno de la senadora Alejandra Vigo la exposición de funcionarios municipales buscando posicionamiento como sucesores de Llaryora en la ciudad. Tras aquella fuerte discusión que trascendió más allá de las paredes del Palacio 6 de Julio, una persona muy cercana a Vigo parafraseó al ultrakirchnerista Andrés ‘Cuervo’ Larroque y mandó un mensaje: “el gobierno, es nuestro”

Haciendo referencia a funcionarios y territorio; dos temas centrales en las discusiones de varios despachos esta semana. 

La territorialidad, eterna tensión entre Llaryora y Vigo. Ambos lo niegan en público, pero buena parte de las discusiones en las segundas líneas y en el entorno tanto del intendente como de la senadora, pasa por el peso específico en la ciudad. Y eso fue lo primero que evaluó la mesa chica del intendente cuando algunos empezaron a pedir la cabeza de Siciliano post Ulises Bueno. 

“Miguel es el secretario con mayor planta dentro del Municipio y es el que le da a Martín el contrapeso con Vigo a la hora de pensar en territorio. Una salida de Siciliano sería la sentencia o la puerta a una crisis aún más grave”, reconoció a PERFIL CORDOBA sobre el final de la semana un funcionario muy escuchado en varios despachos. 

De todas maneras, esto no quita con lo que coinciden varios en el Palacio 6 de Julio: “no habrá salida, sí freezer. Incluso, el propio Siciliano sabe que vienen semanas de muy bajo perfil. Fue lo convenido. 

Desde el entorno de Vigo van a insistir con los correctivos. Y el primero fuerte ocurrió el pasado viernes por la tarde en el hotel del ACA. Allí se juntaron todos los dirigentes del PJ Capital, con Vigo a la cabeza y coinciden algunos presentes que hubo fricciones para definir los lugares en la foto de familia. 

El viceintendente Daniel Passerini quedó como presidente alterno del PJ en la ciudad y en la foto al lado de Vigo, con el viguismo bendiciendo el gesto. En la última fila, favorecido por su altura y tras algunas caras de descontento por parte de los encargados de decirle su lugar en el cuadro, Siciliano. 

El otro problema, ‘las juntas’. Llaryora, a diferencia de sus adversarios 2023, no puede descuidar la gestión para hacer escalas en el interior. Donde debe mejorar los números. Por eso, fue más común ver a intendentes peronistas del interior que viajan a la capital cordobesa con la excusa de firmar un convenio. “Vienen, firmamos, los peinamos para la foto y vuelven a casa”, sintetizó un funcionario. 

Sin embargo, en paralelo con esto desde hace algunas semanas comenzaron las juntas promotoras coordinadas por el llaryorismo para iniciar el desembarco en el interior, pero aún sin su hombre. Y esas son las recorridas que alteraron a la Vieja Guardia y lo hicieron saber en varias oportunidades.

“Acá hay dirigentes que construimos un espacio, lo sostuvimos y lo ampliamos en más de 20 años y no se nos consultan varias cosas”, se quejó en la semana un veterano dirigente del peronismo y de diálogo habitual con Schiaretti. 

Este descontento se plasmó en conversaciones de esta semana y sobre todo en gestos a otros funcionarios sub-45 como al vicegobernador Manuel Calvo y a la diputada Natalia de la Sota. 

El primero, dicen que se corrió de la competencia; mientras que la hija del exgobernador disputa la herencia y su ‘ismo’ con los que ya juegan en las filas de Llaryora como los dirigentes de La Militante. Y esa discusión, sobre quién se queda con el delasotismo, es de las tantas que aún no fue saldada.  

La parte llena del vaso la graficó un funcionario de alto perfil en la semana: “lo mejor es que todo esto haya pasado ahora. En diciembre, el panorama hubiera sido otro”. 

 

20220703-llaryora-amcham

 

Llaryora respaldó a Siciliano y defendió “las inversiones”
Desde Estados Unidos, y en el último tramo de la gira con AmCham, el intendente Martín Llaryora se refirió a la situación por los gastos y el fallido show de Ulises Bueno. “Pasé de la tristeza al enojo porque es mucho el esfuerzo que hicimos los cordobeses como equipo para ir poniendo a la ciudad cada día mejor”, dijo a Cadena 3 este sábado y defendió: “son inversiones. Cuando hacemos un evento o cuando lo hacen los privados y los ayudamos, pensamos en la gente que viene a un hotel, va a un restaurant y toma un taxi”.

Además, habló de un cambio en los mecanismos para los eventos, con participación “de otros sectores” y dijo que “los funcionarios ya dieron todas las explicaciones”. 

20220703-passerini-pj


Passerini, el que adelantó varios casilleros de cara al 2023
“Era el funcionario necesario para este momento de tensión. Conciliador, habló con todos, estuvo en contacto permanente con Martín (Llaryora), habló con Miguel (Siciliano) para lo del Concejo y se movió casi como un intendente”. La definición la hizo una persona que conoce y mucho al viceintendente que esta semana quedó a cargo del Ejecutivo, en los días más complejos que le tocó vivir a la gestión de Llaryora. 

Habló con todos, aunque dicen que es de los que piensa que “no se puede dilapidar el capital político de dos años en semanas”. “Aparte de eso, actuó bien, no jugó a la interna, a la ‘chiquita’”, coincidió un concejal. 

El viernes quedó con el cargo de presidente alterno del PJ Capital, en una figura casi de componedor entre el llaryorismo y el viguismo. Y posicionado para lo que viene, aventajando a Siciliano y a Marcelo Rodio, el secretario de Transporte que también mantuvo el perfil en la semana y quiere sostenerse en la pelea. 
 

 

En esta Nota