1st de March de 2021
ECONOMIA Panorama
10-12-2020 14:04

Anticipan que la aceleración de la deuda puede generar graves problemas en 2021

Diversos especialistas sostienen que con un déficit fiscal sumamente elevado y con una deuda que se está colocando al 38-40%, el problema inflacionario se agravará inexorablemente.

10-12-2020 14:04

La aceleración en las colocaciones de deuda que lleva adelante el Ministerio de Economía podría generar en el transcurso del próximo año graves consecuencias en la inflación y una mayor demanda de dólares, en función de la gran concentración de vencimientos que se va a empezar a observar a partir del segundo trimestre del año, sumado al arrastre de un déficit fiscal que en principio se calculó en el 4,5 por ciento del PBI.

Algunos analistas subrayaron que si bien se ha cambiado el perfil de la deuda, concentrándose desde principios de este año en emisiones en moneda nacional, el problema que se está presentando en los últimos dos meses es que el costo de colocación ha trepado al 38-40 por ciento anual, lo cual sumado a un déficit fiscal muy elevado, hace que la concentración de vencimientos para el próximo año sea un motivo de creciente preocupación en los mercados, por más que la nueva deuda sea en pesos.

El Gobierno llevó adelante, después de una árdua negociación que duró siete meses, una exitosa reestructuración de la deuda privada en dólares bajo ley local y extranjera, obteniendo un 99 por ciento de adhesión, pero sin embargo, los efectos positivos de ese logro se fueron diluyendo  y hoy se observa un riesgo país por encima de 1.400 puntos básicos y una aceleración importante del nuevo endeudamiento.

Según economistas se necesitan reglas claras, un programa con el FMI y confianza

 

Sobre esta situación, Fausto Spotorno, economista jefe de la consultora Orlando Ferreres, puntualizó que “la deuda siempre es un problema en la Argentina, derivada de un déficit fiscal sin freno”.

“El déficit público se puede cubrir con emisión monetaria o con deuda. La deuda puede ser externa o interna. El problema que tenemos ahora es que internamente no hay mercado financiero grande como para financiar semejante nivel de déficit que muestran las cuentas del Estado”, recalcó Spotorno.

El economista puntualizó que “todo el mercado financiero tiene cerca del 20 del PBI, lo cual es muy chico, ya que la mayoría de los países poseen un plaza financiera mayor al 50 por ciento del Producto.

“Lo que sucede es que el mercado financiero es chico porque se rompió muchas veces el propio mercado. En el '75, '80, '81, '89, 2001, y a partir de ahí todo fue populismo. Más 70 años de inflación. Esto ya está saltando por inflación. Si bien se puede decir que la ventaja de colocar en pesos es que puede forzar a los bancos, a las compañías de seguros a invertir en moneda nacional, eso también gran desconfianza y allí es donde todo el mundo se vuelca después hacia el dólar”, comentó el economista.

Spotorno se mostró muy contundente al sostener que “ no existe política de desendeudamiento. Para algunos es más sano emitir en la propia moneda, siempre que se tenga un mercado para colocar. Nosotros tenemos 70 años de inflación que destrozaron el sistema financiero local y creo que lamentablemente por un mucho tiempo no vamos a tener mercado financiero”.

Sin ser tendencia, registran una mejora leve sobre las expectativas de empleo

 

Por su parte, Christian Buteler, consultor y analista del mercado resaltó que “el ritmo de endeudamiento que se está llevando va a provocar problemas graves”.

“Sin dudas es una situación preocupante porque a lo que se está endeudando el Estado hoy, más el déficit actual y lo que se proyectó para el próximo año, a lo que hay que sumarle el nivel de tasa que se están pagando, sin dudas vamos a tener problemas en poco tiempo”, sentenció Buteler.

El Estado se está endeudando a una tasa del 38- 40 por ciento anual, y con plazos muy cortos, no más allá de un año. No es lo mismo tomar a cinco o diez años, que a seis o 12 meses, la deuda va a ser insostenible en el corto plazo y por lo tanto se están dando una señal que se va a neceistar una alta inflación para que la deuda sea licuada por el costo de vida”, remarcó Buteler.

El especialista consideró que con un proyección de una inflación del 40 anual es imposible pretender pagar una tasa menor y estimó que es urgente “trabajar sobre el gasto público, el aparato estatal, para bajar compromisos fijos y necesidad de financiación y tambien para tener mayor margen para poder pagar”.

“Bajando el gasto va a bajar el déficit y allí se podría aumentar el plazo de endeudamiento y se podría, a su vez, conseguir una reducción en la tasa. Hoy el mercado está dando señales claras,  y por eso le está pidiendo más tasa para prestarle al Estado. Por eso es que las últimas licitaciones de bonos quizás no llegaron a tener la amplitud que se esperaba”, expresó Buteler.

El consultor machacó que “a estas tasas y con esos plazos, el esquema es insostenible”.

Por su parte, María Castiglioni, economista y consultora coincidió con sus colegas y remarcó que “el problema de fondo sigue siendo el elevado déficit fiscal, que creció para atender la pandemia, pero también había aumentado antes del Covid”.

“Lo que va a provocar este tipo de endeudamiento es incremento inflacionario, ya que es factible que parte de los vencimientos y del déficit acumulado se cubran con mayor emisión monetaria, lo cual impacta de lleno sobre el costo de vida”, agregó la economista.

LR