miércoles 10 de agosto de 2022
ECONOMIA PAGO DE LA DEUDA

Carlos Melconian: "El acuerdo con el FMI está hecho entre el hambre y las ganas de comer"

El expresidente del Banco Nación señaló que la alianza gobernante está resquebrajada y deberá recomponerse. "El Gobierno ha entrado en el síndrome de durar y llegar", afirmó.

08-02-2022 15:52

El economista y ex presidente del Banco Nación, Carlos Melconian manifestó que, luego de la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque en Diputados, “el oficialismo desde lo político, es una alianza resquebrajada en términos de lo que ha pasado con la presidencia del bloque y con las tres personas que comandaron la alianza”, afirmó.

El economista agregó que la alianza gobernante “debiera recomponerse en algún momento”. En la misma línea, diagnosticó que “el Gobierno ha entrado en el síndrome de durar y llegar”. 

Acuerdo con el FMI: quiénes son los diputados K que pueden entorpecer las negociaciones

Para Melconian, el rebote del nivel de actividad ha sido "muy productivo" para recuperar la caída de la pandemia, pero señaló que la economía argentina tiende a reiterar “su tradicional desbalance y estanflación”. 

"O sea, el punto que cierra el circuito de mediano plazo, es que este es un Gobierno que no va a romper con la estanflación ni va a estabilizar la macroeconomía. Por ende, frente a esa situación es imposible sin la macro estable, empezar a resolver problemas", vaticinó el expresidente del Banco Nación. Y agregó: "Este es un país que va a cumplir 12 años de estanflación".

Corto plazo

Para el economista, el Gobierno no va a romper con la estanflación ni va a estabilizar la macroeconomía, aunque descartó la posibilidad de una hiperinflación o un Rodrigazo. “Lo único que no es evitable es convivir con una tasa de inflación muy alta, socia del ajuste”, ponderó.

Por último, Melconian sostuvo que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) está hecho “entre el hambre y las ganas de comer”. “Es para no empeorar lo que ya está mal. Es mejor tenerlo que no tenerlo, pero está hecho entre el hambre y las ganas de comer”, concluyó.