sábado 10 de diciembre de 2022
ECONOMIA tEXTILES

La indumentaria pasó de ser una necesidad a convertirse en un lujo

El Gobierno lanzó un acuerdo con los fabricantes de ropa para mantener los precios hasta el 1° de diciembre. Fue la reacción oficial a un dato que viene escalando desde hace meses: ya no solo alimentos y bebidas está sistemáticamente por encima de la media mensual de inflación, sino que este rubro trepó a casi 10% en las últimas tres mediciones del Indec. Los precios complican la nueva temporada y hay preocupación empresarial por la caída en las ventas.

25-09-2022 00:22

La inflación es uno de los problemas que persiguen a la Argentina desde hace años, atravesando a todos los sectores productivos. Esto es lo que ocurre en el sector de vestimenta y calzado, que tiene un incremento del 109% interanual, por arriba del promedio inflacionario general.  

El sector de vestimenta y calzado, según el Indec, cuenta con una inflación interanual del 109%, convirtiéndose en el primer sector en superar la barrera de los tres dígitos y posicionándose 30 puntos por encima del promedio inflacionario general, que alcanzó un 78,5%. En lo que va del año este sector acumuló 71,9%, el más elevado en el sector en más de cuatro años. A pesar del sale en productos de invierno, durante el mes de agosto la ropa se volvió a establecer como el rubro con más inflación, con un alza del 9,9%.

Indumentaria 20220925
REBAJAS. Las ofertas serían la única opción para las familias. FOTO: Agencia NA

 

Estos aumentos llevaron a un descenso significativo del consumo. Según sostiene Luciano Galfione, presidente de la Fundación ProTejer, “la demanda ha mermado claramente producto de estas circunstancias, hay una gran incertidumbre, precios muy volátiles y es lógico que el consumidor espere y que no convalide los ajustes”. Además habló sobre las condiciones actuales y las expectativas a futuro. “El sector está invirtiendo fuertemente, así que estimamos que en el mediano plazo esta situación se va a ir revirtiendo. Es verdad que el problema lo tenemos hoy y lo asumimos, pero es producto de un montón de cosas a su vez”.

En concordancia con lo dicho por Galfione, según el índice de ventas minoristas publicado por la Confederación Argentina de Mediana Empresa (CAME), en agosto las ventas del sector indumentaria descendieron un 15,9% interanual y un 3,7% en comparación mensual, convirtiéndose en el rubro de mayor retracción, con el cuarto mes consecutivo en que las ventas caen. Mientras que el consumo de calzado y marroquinería disminuyó un 5,1% anual y 2,7% mensual.

Distintos son los motivos que se adjudican a esta alza interanual en las prendas de vestir. Los empresarios del sector sostienen que gran parte de estos incrementos se deben a gastos que inciden de la compra de insumos y materias primas tanto nacionales como internacionales. “Lo que aumentaron los insumos es un delirio. Los fabricantes de tela de jean desde principio de año establecieron de base un aumento del 5% o 6% mensual”, sostuvo Sandra Surta, dueña de una reconocida empresa de indumentaria, y agregó: “Antes también se importaba esta tela, pero con las complicaciones para ingresar productos ya no. En Argentina solo hay dos fábricas que producen este material, por lo que fijan sus precios como quieren, siendo casi monopólicas”.

En lo que va de 2022 el sector acumuló casi 72% de suba el más alto en 4 años

Otro problema surge debido al freno a las importaciones y la falta de divisas. Galfione opinó sobre esto: “Parte de este incremento se debe al problema de la restricción a los insumos y a las importaciones en general, eso repercute fuertemente en los precios por la escasez de oferta y el aumento de lo importado producto de las restricciones al acceso de divisas. Las importaciones hay que financiarlas a 180 días de nacionalizadas, eso representa al menos un costo directo del 35% en dólares y eso va directo al precio en caso de un producto final”.

En el período enero-julio, como indica el informe de importaciones de prendas de vestir de la Cámara Industrial Argentina de Indumentaria (CIAI), se pudo notar un incremento del 50,3% de dólares con respecto al mismo plazo del año anterior. Pero esto lo justifican en base a que el piso de 2021 era muy bajo y de ahí que el incremento interanual sea elevado. Comparando el plazo de 2022 con el del mismo periodo de 2019 se puede observar que, aun con el alza de este año, las importaciones en dólares siguen estando un 21,4% por debajo del periodo prepandemia. “La suba de las tasas de interés y la última disposición del Banco Central de la República Argentina (BCRA) –el cepo a las importaciones– directamente interrumpen el flujo de abastecimiento de aquellos insumos de producción donde no se cuenta con producción nacional. Esto redundará en una mayor escasez, con su consecuente impacto inflacionario”, sostienen en el informe.

Con el recambio de temporada los empresarios esperan que en septiembre continúe con un alto porcentaje inflacionario debido a los nuevos productos que llegan a los comercios. Para tratar de revertir esta tendencia el pasado jueves el gobierno nacional firmó un acuerdo junto con sesenta grandes marcas donde se establece el congelamiento de precios hasta el 1° de diciembre y luego un ajuste al dólar oficial en los seis meses siguientes. Aunque el acuerdo se estableció entre las marcas y el Gobierno, la Secretaría de Comercio citó previamente a representantes del sector textil de la CIAI, de la Fundación ProTejer y de la Federación de Industrias Textiles Argentina (FITA) para la definición de la propuesta.

“La intención era hacer un acuerdo de precios por lo menos por unos meses o tener una previsión para el corto plazo. En principio solamente están involucradas algunas marcas, las premium, como una señal al mercado de que estamos ocupándonos del tema”, mencionó el presidente de la Fundación ProTejer y agregó: “Cuánto va a repercutir en el IPC no lo sé. En mi opinión personal y no como funcionario de la Fundación, creo que va a ser poco porque el sector está muy atomizado y las ‘marcas premium’ solo representan una porción chica. Para mí hay que hacer un acuerdo un poco más amplio pero eso lleva tiempo porque es muy difícil controlarlo, además de que el sector textil es tan amplio que cada parte tiene una lógica completamente distinta”.