sábado 10 de diciembre de 2022
ECONOMIA Informe

Bancarización, neobancos y la demanda de los jóvenes

En Argentina, cerca de la mitad de la población está banderizada, pero el 21% de esas personas dijo que su banco principal es un neobanco y el producto que más se utiliza es la tarjeta de crédito.

11-11-2022 15:28

En la región, los países con mayor porcentaje de adultos no bancarizados suelen demandar más productos financieros que sus pares que sí lo están. Un informe titulado ¿Qué productos y servicios utilizan los más jóvenes?, reveló que en los países con mayor población bancarizada los jóvenes tienden a utilizar menos productos y servicios en comparación con sus contrapartes menos bancarizados.  

Muchas de esas personas usan neobancos, que se caracterizan por no tener presencia física y tienden a realizar más ventas cruzadas de productos que sus pares tradicionales. 

Por ejemplo, en la Argentina, cerca de la mitad de la población está bancarizada, pero el 21% de esas personas bancarizadas dijo que su banco principal era un neobanco. En el país, el promedio de productos usados por una persona fue de 3.06 y, en este caso, el 43% de los encuestados afirmó que el producto que más emplea son las tarjetas de crédito. Los datos son de un informe ejecutado por Mambu que consultó a 1.250 latinoamericanos entre 18 y 35 años.

Cómo funciona Benker, el “neobanco” construido con tecnología blockchain

“Si bien es correcto que según el estudio comisionado por Mambu, el 43% de los argentinos encuestados utiliza tarjetas de crédito, la realidad es que hay otros productos que tienen demanda entre los argentinos. Los tres principales servicios para Argentina son las transferencias P2P (persona a persona), el pago de facturas y la recepción de nómina”, comenzó explicando Paula Neira, directora de ventas para la región de MCA (Multi-Country Account) en Latinoamérica de Mambu.

“Además, otros productos utilizados incluyen tarjetas de débito (85%), cuentas de ahorro (64%) y billeteras digitales (35%). Según los usuarios de banca digital sigan evolucionando la demanda por servicios más avanzados aumentará y las instituciones financieras deben estar listas para poder tener productos listos para salir al mercado lo antes posible”, agregó. 

El 67 por ciento de los jóvenes en Argentina usa bancos tradicionales

La tarjeta de débito fue el producto más demandado, aunque factores como las tasas de bancarización y la popularidad de los neobancos a nivel país podrían condicionar la demanda.

De hecho, la demanda de billeteras digitales fue alta en Argentina (35%) y Colombia (31%).

¿Qué porcentaje de la población está bancarizada en Argentina?

Casi la mitad de la población en Argentina está bancarizada, solo el 21% de ellos dijo que su banco principal es un neobanco. Hay varias razones por las cuales los bancos tradicionales retienen actualmente la mayoría de los clientes, entre ellas, el estar todavía interesados en recibir servicio presencial en una sucursal o el hecho de que un empleador use ese tipo de bancos para hacer los depósitos de nómina”, explicó Neira. 

“Esto indica que el tema no está relacionado con el nivel de confianza per se. De hecho, muchas de estas empresas digitales tienen más sistemas y protocolos de seguridad que otras instituciones. El cambio siempre toma tiempo y, ya que muchos argentinos utilizan los bancos que sus amigos y familiares le han recomendado es de esperarse que a medida que las generaciones más jóvenes se sientan cómodos con los neobancos es probable que su popularidad aumente”, agregó. 

Los ciudadanos de los países más bancarizados solicitaron principalmente cuentas de ahorro y tarjetas de débito, los de los países que menos lo están, querían esos productos y otros más, como cuentas corrientes, billeteras digitales, cuentas de crédito y de depósito en sus carteras financieras. 

¿Qué papel juega la alta inflación y la crisis económica en las decisiones relacionadas con la utilización de la banca?

“La situación económica actual es un desafío para todos en la región. Históricamente en momentos como este la financiación y la banca a menudo se vuelven más complejas según aumentan las tasas de interés para controlar la inflación. Es en estos momentos cuando las instituciones financieras, ya sean tradicionales o disruptivas pueden demostrar su valor reevaluando sus productos y servicios para tratar de ayudar a una población que actualmente está sintiendo la presión económica”, concluyó Neira.

SE

En esta Nota