ECONOMIA
EL PAQUETE DEL GOBIERNO

Los números del Rodrigazo: semejanzas y diferencias con el ajuste de junio de 1975

El presidente Javier Milei habló en su discurso del 'Rodrigazo' como ejemplo de la situación que podría enfrentar la Argentina en el corto plazo si no se avanza con las medidas que anunció Luis Caputo. La mención a una inflación de tres dígitos, a un BCRA en estado crítico, y a un descontrolado déficit fiscal, la explicación para tomar medidas que se parecen a las de hace casi medio siglo.

Luis Caputo durante el anuncio de las medidas económicas
Luis Caputo durante el anuncio de las medidas económicas | NA

“Como consecuencia de la situación en que se halla la Hacienda del País, el plan elaborado no es sólo un plan para una situación de emergencia: es la única salida posible para una situación dramática de riesgo creciente”. El discurso suena muy actual, pero fueron palabras pronunciadas el 30 de junio de 1975 por Celestino Rodrigo, entonces ministro de Economía de María Estela Martínez de Perón.

Antes de anunciar las medidas que se conocieron como “Rodrigazo” -citado por el presidente Javier Milei durante su asunción como ejemplo de la realidad que a corto plazo podría atravesar Argentina de seguir las cosas como están-, el ministro Rodrigo se tomó varios minutos para explicar la “lamentable” situación en la que se encontraba el país: un Banco Central cuyo estado “no podía ser más crítico”; una inflación que corría al ritmo del 100% anual; precios fuera de la realidad, regulados “en una oficina llamada Secretaría de Comercio”; y un déficit fiscal de 17.900 millones de pesos que “generaba tal emisión monetaria que significaba un nuevo aliento para la inflación desenfrenada”, explicaba.

Casi medio siglo después, durante el anuncio de las diez primeras medidas económicas que tomó el actual Gobierno, el titular de la misma cartera, Luis Caputo, detalló el contexto en el que, según sus palabras, se hará “lo opuesto a lo que se hizo siempre”: un déficit fiscal que supera los 5,5 puntos del PBI; un Banco Central con una hoja de balance absolutamente “deteriorada y sin dólares en sus activos”; una emisión monetaria en estos cuatro años de más de 20 puntos de producto que ha hecho que la inflación navegue al 300% anual; y precios reprimidos en energía, en tarifas, y en el dólar, que se están pagando entre la mitad y la quinta parte de su valor real.

Según los últimos datos oficiales, Argentina cuenta con un déficit primario de $330.338,2 millones y una inflación interanual de 160,9%. “El origen de ese problema siempre ha sido fiscal”, agregó el titular de la cartera de Economía en referencia al segundo punto.

Rodrigo había mencionado las reservas, la inflación y el déficit fiscal


Después de la introducción, el ministro Rodrigo anunció las medidas correspondientes para intentar solucionar la crisis: saneamiento del sector público a través de una política de austeridad en el gasto y una política realista de tarifas para los servicios públicos; precios realistas en todos los sectores económicos; política flexible en materia de tipo de cambio; saneamiento del sector público a través de una política de austeridad en el gasto; y una reorientación de las pautas de consumo, comprimiendo el consumo excesivo y suntuario de los “privilegiados”.

En su discurso, remarcó que “al superar la inflación el ritmo de 100% anual, parece que la única posibilidad que existía era tratar de restringir el crédito a la actividad privada, ya que no era posible limitar el déficit monstruoso que acumulaba el sector público”.

En la práctica, el Rodrigazo se tradujo, según el propio Milei explicó, en una multiplicación por seis en las tasas de inflación. Algo que, afirmó, en las actuales condiciones argentinas implicaría una multiplicación por doce.

Desde ese momento no solamente aumentó la inflación: el dólar se devaluó 100%, se incrementó el precio de las naftas y de las tarifas de energía y servicios públicos.

A 48 años de esos anuncios, Caputo explicó los diez puntos que, de ahora en más, o por lo menos por un tiempo, regirán el destino económico del país. Entre ellos la reducción de los subsidios a energía y transporte, y el sinceramiento del tipo de cambio oficial (que en la práctica derivó en una devaluación superior al 50%).

Según el vocero presidencial, Manuel Adorni, la quita de subsidios será efectiva a partir del 1 de enero. Pero, a pocas horas de conocerse las medidas y aún sin datos concretos sobre su implementación, los precios de distintos productos, entre ellos la nafta, empezaron a dar las primeras señales de un gran salto hacia el “sinceramiento”.

"Es la única salida posible para una situación dramática de riesgo creciente"

“Es preferible decir una verdad incómoda que una mentira confortable”, explicó Caputo en su primer mensaje a la población y parafraseando al presidente Javier Milei.

“Siempre he tenido presente el lema de que la única verdad es la realidad”, argumentó Celestino Rodrigo citando a Juan Domingo Perón en su primer mensaje como miembro del Gobierno en 1975.

Celestino Rodrigo
Si bien en ese entonces aún no había datos oficiales de pobreza, la realidad de 2023, que sí cuenta con esos números, es complicada: según el Indec, durante el primer semestre de este año alcanzó al 40,1% de la población. Pero, de acuerdo con un estudio más reciente del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, esta cifra asciende al 44,7%. Mientras tanto, el 9,6% está en la indigencia.

La institución agregó además que la pobreza podría escalar al 49% si se eliminaran los planes sociales. El Gobierno anunció que duplicará la Asignación Universal por Hijo y aumentará un 50% el monto de la Tarjeta Alimentar.

Según afirmaron comercios minoristas a PERFIL, los precios de los alimentos ya crecieron una cifra similar solamente durante esta semana.