ECONOMIA
IMPORTACIONES

Se agravó la crisis por la falta de dólares y hay fábricas que extienden vacaciones

Volkswagen y General Motors atrasarán un mes el reinicio por deudas comerciales. A los despidos en pymes, se sumó la incertidumbre de las grandes industrias. El BOPREAL afrontará un nuevo test, pero no llega a saldar el stock y los proveedores mundiales paralizaron las entregas.

Así le fue a la industria automotriz nacional en septiembre
Producción nacional de automóviles. | GM

La crisis desatada por la falta de dólares se mantiene como la principal preocupación de la actividad industrial, que dejó las advertencias y comenzó a profundizar medidas para evitar que la sangría de empleos, ya una realidad en las pymes, les pegue a las empresas grandes. Dos de las poderosas automotrices extenderán el período de vacaciones por falta de insumos para poder reiniciar la actividad productiva. Esa situación se está multiplicando en diversas fábricas, que no sólo integran la cadena de autopartes, sino que afecta a todo el universo fabril.

Fuentes del sector automotriz confirmaron a PERFIL que General Motors Argentina y Volkswagen patearán por dos semanas, al menos, el reinicio de sus actividades en Rosario y General Pacheco, respectivamente, por la crisis de los insumos importados. Los fabricantes de autos están en el universo de las industrias más integradas mundialmente, lo que las expone con mayor virulencia a la crisis de la falta de dólares. Y, si bien tienen un esquema de comercio exterior superavitario, sus proveedores locales sufren con la imposibilidad de hacerle frente a la falta de importaciones.

El Gobierno retomó las negociaciones para sellar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

“Debido al tema de público conocimiento de deuda acumulada con proveedores del exterior, se retrasará el reinicio de la producción algunas semanas, y durante ese período se realizarán acciones de retrabajos de piezas y ajustes en los procesos productivos lo que permitirá reducir circulante de unidades”, señaló a PERFIL una fuente de una de las empresas afectadas. Esa decisión dejó de lado, por ahora, especulaciones de reducción de personal, uno de los temores de SMATA, el sindicato del sector automotriz que participará del paro general del miércoles próximo, convocado por la CGT en contra del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) y le ley Ómnibus del gobierno nacional.

CGT

Plantas paradas y un reinicio incierto

Volkswagen y GM tenían planificado retornar a las operaciones el último lunes de enero, pero a diez días de la fecha establecida advirtieron del corrimiento. El caso de la empresa de capitales alemanes, la idea es que a fin de febrero o en la primera semana de marzo se reinicie “normalmente” la producción en 2 turnos, según pudo saber este medio. La firma estadounidense, sin embargo, no tiene previsiones concretas, sino que está “analizando la fecha más viable para retomar la producción”. Podrían ser dos semanas o, bien, copiar a VW y volver recién en marzo.

En ambos casos, el talón de Aquiles está sobre los proveedores locales, que dependen de las importaciones de insumos. Aunque las propias terminales sufren la falta de dólares, porque las casas matrices no tienen disponibilidad total para absorber las dificultades que tienen las fábricas locales en el pago al exterior. Sucede que la crisis está agravada por la imposibilidad de girar dividendos, que golpea a las multinacionales hace varios años.

Empresas proyectan fuerte caída de la actividad y comienzan una sangría en el empleo

La semana pasada, tal como anticipó PERFIL, la empresa Toyota decidió jugar fuerte en el mercado y adjudicó una gran cantidad de bonos BOPREAL, que el Estado argentino puso a disposición de las fábricas para pagar las importaciones. El visto bueno llegó desde Japón, pero está en estudio el éxito de la operación. Lo que esperan es que los proveedores acepten el financiamiento obligado y se mantenga el flujo abierto, mientras se busca resolver el stock.

Planta de Toyota en Zárate
Planta de Toyota en Zárate.

La industria sigue en alerta por las importaciones

“El flujo estaría funcionando y el bono es una opción real que estamos evaluando, aún sin definición, pero bajo análisis”, le dijo a PERFIL una fuente automotriz. En coincidencia, desde otra terminal confirmaron que “las áreas técnicas de la empresa aún siguen analizando este instrumento”. “A los proveedores no les resuelve la urgencia ya que se paga en 2027”, advirtió otro representante de las multinacionales que dominan la producción automotriz en la Argentina.

Hoy el Gobierno afronta un nuevo test para el BOPREAL, que había tenido dos pasos en falso desde su lanzamiento, con licitaciones que no llegaron a los USD200 millones, pero que se recuperó la semana pasada con los casi USD1.200 millones que pudo adjudicar, especialmente gracias a la intervención señalada por Toyota. Según fuentes empresarias y del mercado, el bono podría tener otro éxito, luego de nuevos beneficios que incorporó el Gobierno en la última semana.

Un círculo rojo multisectorial se reunió para fomentar el diálogo ante la crisis económica

“Yo calculo que esta licitación puede ser más grande que la última. Esto le empieza a servir a las empresas que tienen muchas importaciones todos los meses, ya que pueden mantener el flujo y pagarlo en cuatro veces, 25 por mes. En esta semana ya se empezó a pagar el primer cuarto de las importaciones que entraron a partir del 13 de diciembre del año pasado”, señaló un integrante de la Unión Industrial Argentina (UIA). Las fábricas que no tienen un volumen fuerte en el comercio exterior, esquivarán el BOPREAL y seguirán atados al CCL, según confiaron las fuentes consultadas.

La problemática sigue estando en el tope de las preocupaciones, no sólo en la UIA, sino también entre las pymes. Días atrás, una encuesta de Industriales Pymes Argentinos (UIA) reveló que casi el 80% de las pequeñas y medianas empresas manufactureras verán afectada negativamente su producción por la falta de insumos. “Calculá que, si no pagas parte de la deuda vieja, no te mandan nada. Uno al no tener más crédito, le tenés que bajar la deuda de alguna forma. Y de lo que bajaste, te mandan una parte”, alertó un empresario fabril.

 

AM/ff