sábado 01 de octubre de 2022
INTERNACIONAL Asamblea General de la ONU

En la ONU, Bolsonaro se dice pacifista y defiende el diálogo entre Rusia y Ucrania

En el marco de la 77° Asamblea de Naciones Unidas realizada en Nueva York, el presidente de Brasil repasó los méritos de su gobierno a menos de un mes de las elecciones presidenciales en su país. Se presentó como un líder "pacifista" ante los 193 estados nacionales presentes.

20-09-2022 18:29

Jair Bolsonaro no pudo contener su genio. Y contra toda recomendación de la diplomacia de su país, optó por utilizar el estrado que ofrecía la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York para alabar en tono de campaña los resultados de su gobierno. Por tratarse de semejante escenario mundial, incluyó frases referidas a la posición de su gobierno, que le insumieron 5 de los 20 minutos que duró la totalidad de su exposición. 

Insistió, en ese sentido, en la propuesta de gobiernos precedentes de Brasil que apunta a una reforma del Consejo de Seguridad. Y se definió como un pacifista que apuesta a la resolución de los conflictos mundiales a través “del diálogo”. Y se pronunció en forma neutra con relación al conflicto Rusia-Ucrania. Dijo primero que el Mundo había logrado construir “las Naciones Unidas en medio de los escombros de la Segunda Guerra Mundial; nos motivaba en aquel momento la necesidad de evitar que se repitiese el ciclo de destrucción que marcó la primera mitad del siglo XX”; para luego advertir que “el conflicto de Ucrania sirve de alerta, pues es esencial una reforma de la ONU para encontrarnos con la paz mundial”.

Jair Bolsonaro en la ONU 20220920
Jair Bolsonaro en la ONU - FOTO: AFP

Jair Bolsonaro en la ONU 20220920

 

Más específicamente, al referirse a la guerra que conmueve no sólo a Europa, argumentó que “delante del conflicto en sí Brasil se ha guiado por los principios del derecho internacional, que están consagrados también en nuestra Constitución. Defendemos el cese inmediato del fuego, la protección a civiles no combatientes, la preservación de la infraestructura, y la preservación de los canales del diálogo entre las partes en conflicto. Esos son los primeros pasos para alcanzar una solución que sea duradera y sustentable”.

Bolsonaro improvisó un mitín electoral en Londres antes de ir al funeral de Isabel II

Su posición sobre el medio ambiente divergió, sin embargo, de la realidad que sufre la selva amazónica, en los 5 millones de quilómetros cuadrados que pertenecen a Brasil. Sobre el tema cuestionó la veracidad de los medios de su país y del mundo sobre el proceso de devastación del Amazonas. Y sostuvo que su gobierno era una “referencia para el mundo” en materia de uso de energías renovables. Postuló que “dos tercios del territorio brasileño permanece con la vegetación nativa, que se encuentra exactamente en el mismo estado que estaba cuando Brasil fue descubierto”. Lo cierto es que un documento del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) reveló, recientemente, que en agosto último fueron derribados 1.600 kilómetros cuadrados de selva, es decir, 81% más que en el mismo mes de 2021.

Jair Bolsonaro en la ONU 20220920
Jair Bolsonaro en la ONU.

 

El jefe de Estado fue el primero en hablar esta mañana ante las delegaciones de los 193 estados nacionales miembros de la ONU. Allí apareció acompañado por su esposa Michelle, por el canciller Carlos França y por el ministro jefe de la Casa Civil, Ciro Nogueira. Lo que no pudo evitar, en su investidura presidencial, fue rescatar lo que juzga grandes hechos de sus cuatro años de mandato: "Hoy un litro de combustible cuesta 0,9 dólares y el precio de la energía cayó 15%”. Aclaró, por las dudas, que “las rebaja en las tarifas energéticas no ocurrieron por un control de precios o cualquier otro tipo de intervención estatal. Fue el resultado de una política de racionalización de impuestos implementada con el apoyo del Congreso”. 

La estrategia del gobernante brasileño, con sus declaraciones sobre la situación de su país y sus críticas al principal adversario en las elecciones del 2 de octubre próximo, en un escenario mundial como es la asamblea anual de la ONU, fue sentida por muchas de las representaciones diplomáticas como “fuera de lugar”. Así lo repercutieron los principales medios televisivos del país.