domingo 02 de octubre de 2022
PERIODISMO PURO Entrevista

Henrique Meirelles: “Si Bolsonaro pierde la elección, seguirá siendo un político relevante”

El economista brasileño, presidente del Banco Central de Brasil durante el gobierno de Lula y ministro de Hacienda durante el período de Michel Temer, hace su análisis sobre las próximas elecciones presidenciales luego del debate público de los candidatos, y sobre los desafíos que tendrá por delante la próxima administración, sea de Lula o de Bolsonaro, no solo por la situación económica, sino también por la parlamentaria.

16-09-2022 23:55

—Recientemente se publicó la “Carta a los brasileños”, firmada por empresarios, economistas y juristas, intelectuales y artistas. ¿Cree que la democracia corre peligro en Brasil? ¿Y qué piensa específicamente sobre esta carta?

—La “Carta a los brasileños” de hecho fue una carta importante, relevante, en la medida que coloca muy claramente el pulso de la elección. La mayoría de la clase empresarial, analistas, líderes de asociaciones, de personas que tienen representación en la sociedad, diciendo claramente que la democracia es fundamental para el país. No solo para el crecimiento, el liberalismo y la realidad económica, para la creación de empleo y generación de ingresos, sino también como un valor. Incluso hice mi propia declaración, entre otras cosas, en defensa de la democracia, cité una frase de Winston Churchill que tiene varias versiones, pero una versión que me gusta porque es muy enfática y suena más directamente a lo que quiero decir, representa, en sentido estricto, en portugués, que dice que la democracia es el peor de todos los regímenes, con excepción de todos los demás. Porque los regímenes autoritarios son más programáticos, más definidos. Por lo tanto, la carta es muy importante en este sentido. El hecho de que fuera necesaria, dice, en cierto modo, que hay personas relevantes, actores políticos que defienden eso, e incluso había un grupo de empresarios que discutían en un intercambio de mensajes electrónicos, personas y empresarios que apoyan al presidente, estaban defendiendo abiertamente que en caso de que el presidente pierda las elecciones, debería haber un golpe de Estado para establecer un régimen antidemocrático. Esto generó mucha controversia, porque el Supremo Tribunal Federal, a través de uno de los ministros, está liderando el proceso, en el que se encuentra el subprocurador general de Justicia, investigando hasta qué punto estas personas realmente estaban conspirando contra la democracia o no. Ahora bien, no cabe duda de que no solo fue polémico. Los partidarios del presidente Bolsonaro suelen situar esta, digamos, alianza entre los poderes y atacan mucho el proceso electoral, que está muy fortalecido en Brasil desde la Constitución de 1988. Y hay, de hecho, el establecimiento de urnas de votación electrónica auditadas no solo para controlar, pero el propio presidente lo cuestionó. La sociedad se manifestó, y el presidente ha dicho que respetará cualquier resultado de las urnas, sea el que sea, lo que es muy importante. Entonces la carta es realmente importante en momentos donde hay un grupo muy numeroso de personas que juzgaban que la democracia corría algún riesgo y es muy importante que la sociedad, a través de la mayoría de sus representantes, lo dejara muy claro.

Henrique Meirelles 20220916
ELECCIONES EN BRASIL. “Hay muchas diferencias en los resultados de las encuestas sobre las elecciones en todo el país”. (FOTO: AFP)

—¿Cómo analiza el hecho de que Fiesp, la corporación empresarial más importante de América Latina, haya firmado la Carta y retirado el apoyo para la reelección de Jair Bolsonaro?

—Hay dos cosas ahí. Primero, hubo un cambio de dirección del lado de la industria. Antes de eso, en 2018, Paulo Skaf apoyó enérgicamente al presidente, es un bolsonarista convencido, llegó al final de su mandato y lo reemplazó un empresario muy fuerte, muy exitoso aquí en Brasil, que era hijo del vicepresidente en el gobierno de Lula de 2003 a 2011, que es José Alencar. Así que fue un cambio de posición importante porque una parte fue influenciada por el cambio de rumbo político de la Federación de Industrias y otra parte muy importante para la democracia, etc. Lo que hizo que la Federación de Industrias juzgara necesario posicionarse, incluso con una serie muy grande de asociaciones de clase empresarial que también lo hizo. Entonces, fue una posición fuerte, que creo que fue importante, quizás decisiva, en el proceso de que el país está mejor.

“Bolsonaro ha cuestionado mucho el resultado de las urnas electrónicas”

—Si Jair Bolsonaro mantiene su discurso frente al sistema de voto electrónico y no reconoce el resultado de las elecciones en caso de que sea adverso, ¿cree que es una amenaza para la democracia brasileña?

—Entiendo que sí, porque ha cuestionado mucho el resultado de las urnas electrónicas, tratando de retroceder, queriendo hacer una boleta impresa, que es algo que ya no existe en Brasil, que hace mucho que se superó. Lo que se hizo, incluida la creación de una comisión, de hecho, por parte del Tribunal Superior Electoral, que es el encargado de fiscalizar las elecciones. Y esta comisión tiene varias otras instituciones presentes allí, incluidas las Fuerzas Armadas. Entonces lo que no se sabe es hasta qué punto el presidente hizo esa evaluación, si en realidad lo hizo pensando en hacer algo con esta elección, o, era un movimiento, digamos, de presión, de promoción política, de movilización, de su base electoral, que es muy fanática, muy unida a su alrededor. Una de las cosas que hace es precisamente movilizar su base política. Ya estoy en una etapa de mi vida, donde no me dedico mucho a estas alturas a juzgar lo que hay dentro de la cabeza de los demás, cuál es la intención. No juzgo, observo lo que quería exactamente con eso, si realmente tenía la intención de intentarlo o no, o si simplemente estaba movilizando a su base. Entonces no sé. Creo que es un poco una pérdida de tiempo tratar de juzgar. Lo importante es que ya empiezan a demostrar que han aceptado el resultado de las elecciones y eso es muy importante, a pesar de mantener un tono muy belicoso.

“No sé hasta qué punto influirá Geraldo Alckmin en la política económica de Lula”

—Una de las cosas que más se le critican a Jair Bolsonaro es su manejo de la pandemia. ¿Cree que si no hubiera habido pandemia Bolsonaro estaría en mejores condiciones para disputar la segunda presidencia?

—Creo que sí. Él tomó una posición que no fue la única aquí en Brasil. Seguí varios países de Europa y Estados Unidos inclusive, con mucha gente y movimientos negacionistas, esto pasó y pasa en otros lados, personas que se niegan a vacunarse. Si el presidente Jair Bolsonaro se vacunó o no, no lo sabremos, porque esto fue declarado por el gobierno como un documento que no puede publicarse durante cien años, es secreto, no se va a saber. El hecho concreto es que argumentó al inicio de la pandemia, a través de un video, cuando la pandemia crecía mucho y la economía caía, él argumentó que no se debían tomar medidas para proteger a la población contra la pandemia. Principalmente en el tema de restricciones de funcionamiento, por ejemplo, áreas de mucha congestión de personas, empresas que también generan un gran movimiento de personas. Y él mismo hizo una marcha muy concurrida. En ese momento estaba convencido de que era políticamente positivo, porque la población también estaba muy preocupada por el desempleo y los ingresos. Lo ha dicho él mismo varias veces en declaraciones a la prensa, hizo responsable a la economía de San Pablo y, de paso, le fue muy bien ese año en comparación con Brasil, sectores de la economía brasileña, en su conjunto, cayó un 4,1%. San Pablo, que es casi el 40% de la producción de la economía brasileña creció un 0,3%, de las pocas regiones del mundo que creció, y que este año cayó a tres y medio. Porque San Pablo creció. Ahora, lo qué está causando la crisis económica no son las restricciones, ni el posicionamiento de las empresas, ni la protección de la población. Lo que está provocando la crisis económica es la pandemia y la crisis sanitaria, lo que hace que las empresas tomen medidas por su cuenta. La gente vive con miedo, un gran número de personas murieron. Así que todo esto es algo que tenemos que tener en cuenta. Y lo dije claro, que el problema es la pandemia, es lo que provoca la crisis económica, no las medidas de protección. El gobierno de San Pablo fue una de las pocas regiones del mundo que crecieron porque adoptó medidas de protección muy concretas, pero luego firmó protocolos operativos de funcionamiento con sectores empresariales, de las regiones, para la apertura gradual pero con seguridad, esto es bueno. Por ejemplo, ciertas regiones o ciertos segmentos, el caso de los shoppings que abrieron inicialmente, se firmó un protocolo entre el sector de compras y el gobierno de San Pablo, después se extendió a otros estados, donde se definió el número de personas por metro cuadrado, cuáles eran los procedimientos de ingreso, distribución de alcohol en gel, el uso de la máscara y todo eso en ese momento, que fue fundamental. Esto permitió la recuperación muy fuerte, muy positiva de la economía, y esa actitud de promover la aglomeración, de mercados, creo que realmente, al final del proceso provocó electoralmente, sí evidentemente esa base suya lo apoya bajo cualquier circunstancia, pero el hecho es que esto desde el punto de vista electoral, al final del proceso, principalmente por la clara manifestación de algunas regiones de Brasil, y aquellos sectores que se tomaron en serio la protección de la población, no solo evitaron muchas muertes y contagios, sino que al final crecieron más y eso generó más empleos, más ingresos. Entonces es muy importante, yo creo que sí.

Henrique Meirelles 20220916
LA ECONOMÍA BRASILEÑA. “Brasil ha caído mucho solo por cuestiones fiscales exclusivamente, tanto que no nos pudimos recuperar”.

—Si Bolsonaro pierde las elecciones en octubre, ¿seguirá existiendo un “bolsonarismo”, sobrevivirá la figura de Bolsonaro más que a una única presidencia?

—Creo que sí. Tiene una base de apoyo fuerte y minoritaria, pero muy arraigada, donde él mantiene una acción muy enfocada a esta base electoral. Y no hay duda de que creo que si pierde la elección, seguirá siendo un político relevante en el país, con gran influencia. Un ejemplo de eso es el propio Donald Trump en Estados Unidos, sigue siendo un factor muy importante. Tanto es así que hoy en día es muy difícil siquiera visualizar el tradicionalísimo Partido Republicano, siempre ha tenido una presencia fuerte y equilibrada en la política estadounidense. Ahora, se complicó un poco allí por este tema, que él llevó documentos del gobierno a su casa de Mar-a-Lago, donde según el FBI tendría documentos que no debería haber sacado de la Casa Blanca, son documentos confidenciales, que comprometen la seguridad estadounidense. Ahora, esto todavía no está claro. Hubo una orden de allanamiento y todos los documentos ahora están siendo investigados por los organismos norteamericanos. Creo que estará conmocionado y debilitado, por eso encuentro que es un fenómeno psicológico interesante, porque no es muy preciso qué quiso ganar Donald Trump con eso, quedándose con documentos de seguridad estadounidense. Creo que hasta fue una resistencia psicológica a dejar de ser presidente del país. Solo un psicólogo podría tratar de entender esto. Ahora, el hecho concreto, si se confirma que pretende actuar y producir algún tipo de amenaza a la seguridad, me parece que son cuadros de resistencia emocional, dejar de ser el presidente americano, tener esa sensación de poder. De todos modos, lo de Trump es una situación específica de él, que se está debilitando, aparentemente un poco. En un primer momento, su base más radical apoyó y combatió la entrada del FBI en la casa de Trump. Esperaremos y veremos. Pero si miramos la política estadounidense hasta ahora, incluso si existe esta historia, no hay duda de que Trump ha continuado como un factor importantísimo, es el líder indiscutible del Partido Republicano. El balance aquí en Brasil es diferente, tenemos un sistema político diferente, no es un sistema bipartidista. Así que el hecho es que esta situación no estará tan polarizada como lo estaba allí. Pero, en fin, desde el punto de vista de los partidos, la base no es un sistema dual, a pesar de estar polarizado aquí desde el punto de vista de los dos candidatos principales. Pero el hecho es que continuará de todos modos, en mi opinión, siendo un político relevante, influyente en el país.

 “San Pablo fue de las pocas regiones del mundo que crecieron durante la pandemia”

—Henrique, ¿qué piensa de la alianza entre Lula y Alckmin, histórico nombre de la centroderecha brasileña conservadora? ¿Cree que hay una alquimia entre ellos dos, que la fórmula de ellos dos suma?

—Creo que en realidad fue una actitud políticamente inteligente de Lula. Alckmin fue gobernador de San Pablo más de una vez y es el lugar donde perdió Lula. El PT perdió las elecciones. El mismo Lula nunca fue muy fuerte, incluso cuando ganó, mientras que desde su punto de vista, fue una actitud políticamente inteligente y desde el punto de vista del objetivo también porque le permite tener una posición relevante. Ahora bien, ¿qué significará esto realmente en términos de la política económica del gobierno de Lula? No sabemos. Esa es otra historia. No sé hasta qué punto influirá Geraldo Alckmin en la política económica de Lula, eso no está claro, pues no se sabe.

—Fernando Henrique Cardoso ya ha admitido apoyar a Lula frente a Bolsonaro. ¿Ve esto como un gesto por la democracia?

—Creo que sí. Primero, sí hacia la democracia y también porque hubo una evolución natural, una vuelta al ciclo de la historia. Es decir, cuando se fundaron el PSDB y el PT, eran partidos muy cercanos ideológicamente, tuvieron cercanía ideológica y doctrinaria durante varios años, en su etapa de formación. Luego las elecciones de 1994, 1998, después de 2002, se distanciaron principalmente por la forma agresiva en que se colocó Lula, cuando, después de haber perdido la elección para presidente de la república tres veces, 89, 94, 98 y después de perder la elección en 2002, incluso apoyó a todos aquellos que para él habían dejado la herencia maldita. Y aquí había un gran malestar, no solo de la gente de Lula, sino también de los partidos PSDB y PT. Pero el hecho es que ahora creo que eso está superado, forma parte de la historia. Por eso creo que es importante dar apoyo indiscutible a la candidatura de Lula.

“Después de casi cuatro años de gobierno, ya existe un sentimiento anti-Bolsonaro”

—¿Existe una polarización de la política donde se juega más un éxito para el antipetismo o un antibolsonarismo y todo el mundo vota contra?

—De hecho existe y es lo que vive el país hoy. Participé en el gobierno, buena parte del proceso de gobierno del PT. El primer gobierno, el primer mandato del presidente Lula fue muy exitoso, el segundo mandato también. En mi opinión, no tan bien conducido como el primero, pero salió bien. El hecho concreto es que el crecimiento medio de Brasil con Lula fue de alrededor de cuatro por ciento, creó empleo y cerca de unos 30 a 40 millones de brasileños salieron de la pobreza, fue un buen gobierno y fui presidente del Banco Central de Brasil durante todo el período, actuando con independencia, manteniendo la inflación abierta, aumentó bastante el crédito. Pero el hecho es que solo cuando hubo, digamos, el tercer gobierno del PT, el candidato elegido por el pueblo, la presidenta Dilma, empieza a ir muy mal. Creía y cree mucho en el gasto público descontrolado, en promover el desarrollo a través del gasto público, y también era muy intervencionista en la economía. Todos estos factores fueron los que hicieron caer paulatinamente su gobierno, aumentó el desempleo. No se notaban aún los efectos porque venía con la inercia de los gobiernos de Lula, pero ya en 2014, Brasil entró en una recesión fuertísima. Yo, por ejemplo, fui invitado por el expresidente Michel Temer. Cuando asumió como presidente, él era vicepresidente de Dilma, después del impeachment cuando Michel Temer asumió, me invitó a ocupar el Ministerio de Hacienda. Acepté y la situación era realmente impresionante. Desde junio de 2015 hasta mayo de 2016 cuando asumí el cargo, en ese período de 12 meses, la economía brasileña cayó un 5,2%. Cuando volvió a crecer y hubo un crecimiento medio, 2016 fue 3,6 puntos negativos. Ahora Brasil ha caído mucho solo por cuestiones fiscales, exclusivamente, tanto que aún no nos pudimos recuperar. Esa es una parte de la cuestión, la otra parte del tema que creo que tuvo más impacto incluso, fue el Petrolão. Fue todo el tema de la malversación de los recursos de Petrobras. Hubo una situación de mucha opinión pública, incluso judicial, cuando la Justicia del país realizó la llamada Operación Lava Jato, que se hizo muy famosa y me desveló a mí y a muchos, incluso a un gran costo para los empresarios que estaban condenados, detenidos y confesaron en un proceso llamado Delacao Premiada, donde denunciaron y confesaron muchas otras personas, porque después eso trae algo de alivio a su sentencia. Y eso creó todo este fuerte sentimiento anti-PT, que fue muy favorable a Bolsonaro, eso y que lo acuchillaron, terminó en un hospital víctima, sin poder asistir a la mayoría de los debates, y con eso pudo capitalizar para sí gran parte de ese sentimiento de revuelta y buena acción contra el PT, no solo por el tema de la recesión, desempleo, etc. Todo eso, junto con todo este tema, es su razón de existir. Ahora, después de casi cuatro años de gobierno de Bolsonaro, ya existe también un sentimiento anti-Bolsonaro. Entonces tenemos sentimientos anti-Lula y anti-Bolsonaro. Todo él, la posición de él en relación con la pandemia, y también una serie de otras cosas, el tema de la lucha contra las urnas electrónicas, el combate contra las instituciones. Entonces, lo que sucede hoy es una situación muy polarizada, desde el PT surgió un sentimiento anti- Bolsonaro. Por otro lado, hay un sentimiento pro-PT y pro-Bolsonaro, pro-Lula. Ambos tienen el voto en contra, pero también voto a favor de los que todavía disfrutan del tema. Hay muchos a los que les gusta el estilo de acciones y glorias de Lula, y su apoyo incondicional. Por tanto, no cabe duda de que la elección está polarizada. El debate que se ha producido en los últimos días, donde el nuevo factor es la candidata Simone Tebet, fue aparentemente, según la valoración general, y mi valoración también, considerada la mejor participante del debate, mejor que Lula, mejor que Bolsonaro. Está también la otra candidata, la senadora Soraya Thronicke, que ahora también lo ha hecho muy bien. A pesar de eso, creo que esto le dará prestigio y fuerza política en el futuro y puede pasar a la segunda ronda y derrotar, ya sea a Lula o a Bolsonaro. Creo que lo más probable es que tengamos la segunda vuelta todavía polarizada entre los dos, pero es un factor nuevo y relevante. Me impresionó muy bien la irrupción, sobre todo en el debate que se dio. Las personas están bien informadas de una parte de la población, aunque creo que, viéndolo desde el punto de vista de hoy, la polarización todavía provoca.

Henrique Meirelles 20220916
LA INFLACIÓN MUNDIAL Y LA GUERRA EN UCRANIA. “Hay un escenario mundial que plantea una perspectiva aún más difícil para 2023 para el mundo, en particular para los países latinoamericanos”.

—Las consultoras coinciden con la venta de Lula sobre Bolsonaro en las encuestas. ¿Lula se impondrá contra Bolsonaro?

—Lula es el favorito, no hay duda, pero creo que la elección va a ser dura. Creo que la diferencia dependerá mucho de los institutos de investigación, porque las encuestas arrojan resultados muy diferentes. Hay varias encuestas, hay encuestas que entrevistan a gente en la calle, hay encuestas hechas en las casas de las personas, y hay encuestas que se hacen por teléfono. Entonces, hay muchas diferencias en los resultados de las encuestas sobre las elecciones en todo el país. El dato impresionante y cuestionable es la diferencia que se va achicando lentamente. Pero ciertamente todavía conserva favorito a Lula, sigue siendo el ganador más probable, pero no creo que Bolsonaro haya perdido las elecciones, no. Creo que esta elección está disputada. Incluso va quedando claro que la dirección de la campaña de Lula por el PT ve que han comenzado a tomar más en serio la hipótesis del matrimonio de Bolsonaro, que creo que está repartiendo dinero a la población de Brasil y el Auxilio Brasil para que sea posible para camioneros, camioneros con bajos ingresos. Perder todo esto generará un problema económico fiscal. Pero el hecho es que tiene influencia. Las encuestas no son concluyentes. ¿Cuánto habrá realmente de cambio o consolidación de votos a causa de esto? Hay demasiada controversia. Algunos datos muestran esta diferencia y creo que aún tendremos unas semanas de muchas emociones.

—¿Qué le espera al gobierno que gane las elecciones en octubre, cuál es el escenario económico que deberá enfrentar?

—Sea quien sea el presidente elegido en 2022 y que asuma en 2023, ya sea Lula o Bolsonaro, cualquiera de los dos, se enfrentará a una situación difícil por los altísimos gastos. También hay otro movimiento paralelo importante en Brasil, que es el tema del fortalecimiento del Congreso de Brasil. Hoy es más fuerte que en décadas pasadas, desde el punto de vista de la asignación de presupuesto, de recursos, incluso del llamado presupuesto secreto, en el que los parlamentarios asignan recursos alternadamente cada año, y no se puede hacer el seguimiento por determinados sectores, son las llamadas enmiendas parlamentarias, y no se divulga, eso no es transparente, es una novedad, y es testimonio de la fortaleza del Congreso, particularmente del frente de libertarios. Entonces, sea quien sea el candidato para enfrentar esta situación, no solo el esfuerzo fiscal, es una situación institucional con el Congreso con mucho poder, eso es nuevo. Siempre hemos tenido lo que se llamó presidencialismo de coalición. Puede ser que lo tenga en cuenta el Congreso. Ahora, creo que el Congreso tiene mayor poder real, financiero. Y eso sumado a un congreso con presupuesto secreto, el aumento del gasto y toda una serie de medidas tomadas, ya sea por el Congreso, o por las medidas tomadas por el gobierno de Bolsonaro, encaminadas a aumentar sus posibilidades de reelección, dentro de la idea que Brasil está pasando una crisis económica. Yo, personalmente, tengo una idea clara sobre esto. Creo que era necesario, sí, ayudar a la población, mirando que no pase hambre en Brasil. Ahora creo que la solución a esto es hacer programas sociales, pero generar recursos para financiar los programas sociales para reducir los gastos. Creo que una reforma administrativa bien hecha, como por ejemplo en el estado de San Pablo, pueda generar muchos recursos que puedan ser destinados a programas sociales, de infraestructura, etc. En San Pablo, por ejemplo, hicimos esto. El estado, que tenía problemas financieros en 2019, cuando asumió el control, se hicieron algunos cambios en la administración, recortando beneficios y recortando gastos, cerrando empresas estatales en varios rubros y al mismo tiempo, también recortando beneficios. Eso justificaba más. Todo esto generó un flujo de caja del gobierno. Creo que esto se puede hacer en Brasil, es un instrumento para el gobierno que se comprometa con esto.

—Usted está a favor de la provatización de Petrobrás en Brasil. ¿Por qué cree que sería necesaria la privatización y primero dividirla en pequeñas empresas?

—En primer lugar, creo que es necesario privatizar, porque la experiencia muestra no solo en Brasil, sino también en varios países, que las empresas privadas son más eficientes, pero no solo en la provisión de servicios, de costo y asignación de recursos, etc.; mientras haya competencia, el monopolio privado es peor que el monopolio estatal o la empresa privada que domine el mercado. Por eso, creo que es muy importante y absolutamente necesario que se haga una división en varias compañías y luego se privaticen estas empresas, como se hizo hace un siglo en los Estados Unidos, con Standard Oil, estas empresas para competir, no para constituir un monopolio privado.

—A usted se lo conoce como la persona que reactivó la economía brasileña, ahora se enfrentan a una alta inflación, tasas de interés básica elevándose. ¿Cómo ve este panorama, qué medidas aconsejaría usted para el nuevo gobierno?

—El hecho es que Brasil está en condiciones de enfrentar estos problemas. Hacer primero la reforma administrativa, como decía, es fundamental. En segundo lugar, hacer una reforma tributaria para simplificar el proceso, no para aumentar la recaudación, sino para simplificar los trámites. Uno de los mayores obstáculos para el escaso crecimiento de Brasil en la actualidad es precisamente el tema de la complejidad tributaria. Brasil enfrenta una situación de gran complejidad tributaria y esto, de hecho, los estudios ya lo han demostrado muy claramente. Por lo tanto, una reforma administrativa para generar recursos para programas sociales e inversión en infraestructura, y una reforma tributaria para aumentar la productividad de la economía brasileña, creo que hoy son absolutamente fundamentales y Brasil podría empezar a crecer con seguridad en los próximos años.

—Mauro Rochlin, de la Fundación Getulio Vargas, dijo: “Si Brasil consigue alcanzar un crecimiento del PBI de 1% y una inflación inferior a un 10%, podemos concluir que 2022 será un año positivo y podrá ser celebrado”. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?, ¿sería este el mejor escenario a esperar?

—Se hicieron unas rebajas fuertes en el precio de los combustibles, producto de maniobras que tienen que ver principalmente con impuestos, entonces el Estado con el Congreso tomando decisiones que impactan en la recaudación del Estado, la renta del gasóleo, la deflación, todo. Pero creo que eso no es estructural, el precio de los productos en general es muy alto, la expectativa de inflación es alta y todo eso es un escenario difícil para Brasil. Encuentro que el crecimiento parece uniforme en todas las áreas, el crecimiento de Brasil será un poco más del 1%. El año 2023 será más desafiante. Estaremos allí con los efectos de la fuerte subida de tipos de interés en Brasil, puede ser que empezó mucho por la alta inflación. Posiblemente tengamos un curso más bajo que el 1% en 2023. Puede que no sea mucho más alto, acercándose a dos. Pero creo que está muy impulsado por todas estas medidas fiscales. Por lo tanto, es una situación difícil y desafiante para el próximo presidente, sea quien sea, Bolsonaro o Lula.

—Al inicio del conflicto entre Ucrania y Rusia el presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto, dijo que la guerra podía generar impactos positivos para Brasil, en especial en los sectores de minería y agropecuario. ¿Cómo se imagina usted que podría afectar a la economía brasileña en el largo plazo si la guerra se extiende?

—No hay duda de que el precio de las materias primas suben, esto facilita un poco la balanza comercial brasileña, en la medida que Brasil es un importante exportador de productos básicos. Por otro lado, esto no beneficia completamente a Brasil porque, debido a la incertidumbre fiscal, todavía tenemos el real depreciado frente al dólar, lo que llevó a que el tipo de cambio del dólar valiera un poco más de hace 5 o 6 años, cuando en una situación como esta, de subida de precios de los productos básicos y Brasil como principal exportador de materias primas en el pasado, vimos caer el dólar frente al real, una apreciación del real en ese momento de boom de commodities. Luego empezó a bajar el precio de materias primas. Teniendo en cuenta que estamos hablando de precios relativos, mucho más en ese entonces que hoy, el dólar y el real, el valor del dólar fue cayendo, llegó a 1,56 en el acumulado central, dejando dólares a Brasil. Otro factor importante para la economía brasileña. Pero el hecho concreto es que las cosas están mucho mejor. Pero un aumento en los precios de las materias primas puede beneficiar a un país exportador de materias primas.

—El escenario mundial para 2023 es de recesión para la mayoría de los países, ¿cómo se imagina ese futuro?, ¿cómo cree que afectará este futuro a América Latina, especialmente a Brasil y Argentina?

—Creo que tiene un efecto global negativo, porque la demanda mundial caerá. Como estamos hablando de productos básicos, los precios son muy altos a nivel internacional. Primero, por una desorganización de las cadenas globales de producción por la pandemia, en general. En segundo lugar, por el aumento del consumo en varios países tras la pandemia, por ejemplo en Estados Unidos. Más el aumento de las tasas de interés, el Banco Central norteamericano tardó un poco más en subirlas. Llevemos la posibilidad de algo a Brasil y a otros países y luchemos contra los bancos centrales de manera organizada. No cabe duda de que los países latinoamericanos, en el escenario mundial negativo, con tasas de interés altas, todo esto influye en la economía de todo el mundo y hasta parece estacionario, se encarece y cae la demanda mundial. Hay un escenario mundial que plantea una perspectiva aún más difícil para 2023 para el mundo, en particular para los países latinoamericanos.

—La última pregunta, ¿cómo ve la situación económica en Argentina y cómo cree que una crisis en Argentina o una recuperación en Argentina podría afectar la economía de Brasil?

—No soy un gran experto en la economía argentina. He estado siguiendo a mis colegas cuando estaba en el banco de Boston, tenía una presencia grande en Argentina, y seguía mucho la economía argentina. Después cuando estaba en el Banco Central, también debido a una muy buena cooperación con el Banco Central de Argentina, y acompañé bastante la crisis de 2002 y la salida del dólar. Pero el problema de fondo es el tema de la deuda en dólares. Todas las negociaciones son en esta área, lo que dificulta la situación económica interna. Entonces, espero que las cosas mejoren, pero es una solución difícil, porque estamos en una coyuntura mundial complicada para un país endeudado, especialmente con un escenario donde el Banco Central estadounidense está subiendo las tasas de interés, lo que puede hacer más difícil todo eso. Pero no sigo el día a día de la economía argentina, como lo hice en otros períodos. Espero que todo salga bien, que todo mejore. Pero es una situación desafiante, especialmente con el tema de la deuda externa.

 

Producción: Sol Muñoz y Sol Bacigalupo.