3rd de March de 2021
INTERNACIONAL ITALIA
15-05-2020 16:28

Apuesta ética y solidaridad

Entre expectativas y temores cómo los italianos se preparan para mayores aperturas a partir del lunes 18. Testimonios de comerciantes.

15-05-2020 16:28

La primera etapa de convivencia con el Covid-19 está finalizando en Italia y el país se prepara a mayores aperturas a partir del lunes próximo, con propuestas “a medida” de cada Región coordinadas entre el gobierno central y las autoridades locales, un apuesta riesgosa que implica responsabilidad social y  control sanitario. Algunas situaciones poco adecuadas, en particular en la zona de los canales milaneses y en parques romanos encendieron luces rojas en los primeros días de reapertura, pero las conductas de fueron ajustando a las normas sin que el coronavirus demostrara mayor malignidad de la prevista.

Las conductas de fueron ajustando a las normas sin que el coronavirus demostrara mayor malignidad de la prevista

Cuatro millones y medio de personas volvieron a sus lugares de trabajo, el transporte público funcionó según las indicaciones y las familias residentes en una misma Región (equivalente a Provincia en Argentina) pudieron reunirse.

Superada esta primera prueba, el gobierno del premier Giuseppe Conte adelantó el comienzo de la siguiente fase, siguiendo los reclamos territoriales. Bares y restorantes podrán ofrecer servicios de mesa a partir del lunes 18 y las peluquerías tratarán de satisfacer a una clientela que esperaba la varita mágica de la mano experta en cortes, tinturas y alisados.

Las visitas incluirán, además de parientes cercanos, a amigos que vivan en la misma Región. O sea aperitivo, cafecito, almuerzo o cena demostrarán otra vez la calidez latina y la satisfación de comunicarse sin recurrir a internet. Con rigurosa distancia social, claro está. Nada es sencillo, por supuesto, pues las medidas exigen inversiones en los comercios que no todos pueden afrontar a pesar del paquete de ayudas anunciado por el premier.

Inversiones que no se verán compensadas, sostienen muchos empresarios, debido a la fuerte merma de clientes, sea por miedo, sea por la ausencia de turismo, sea por la limitación de mesas para respetar el metraje entre una y otra. Pero “algo es algo” y “mejor poco que nada”. Algunos renuncian a la apertura en estas condiciones y otros, en cambio, apuestan al futuro.

Coronavirus: nació un bebé infectado en Italia y su mamá también dio positivo

Entre los que se arremangan y avanzan con esperanzas y esfuerzos figura un empresario argentino, Juan Francisco Montanari (68), que nació y pasó los primeros doce años de vida en Buenos Aires.

Sus padres habían emigrado a la Argentina después de la Segunda Guerra Mundial, y mientras “la mamma” cocinaba para la familia las deliciosas empanadas de Doña Petrona C. de Gandulfo, receta que aún hoy, a los 96 años, recuerda y prepara en casa para los amigos, “il babbo” se dedicó a la vida empresarial. La familia regresó a Milán, Gianni se recibió de ingeniero y como su padre, su pasión se volcó en empresas de distinto tipo, entre ellas un hotel boutique con Spa y terraza climatizada y un pequeño y elegante bistró a dos pasos de los Foros Imperiales.

A esos emprendimientos les faltaba el “toque” que los turistas identifican con Italia: la pizza. La pandemia interrumpió las obras en un local contiguo al hotel y el bistró pero Gianni no se detuvo y el 4 de mayo, el primer día de apertura limitada, abrió sus puertas la “Pizzeria della Madonna”, en la única modalidad posible, comprar para llevar a casa o comer en la calle.

Quienes hasta ahora han usado el take away y el delivery de la “Pizzeria della Madonna”, llamada así por la via della Madonna dei Monti, la calle en que está ubicada, elogian su calidad sin retaceos. Ahora el desafío de Gianni es la nueva fase de aperturas pervista para el 18 “aunque este viernes 15 en Roma todavía no están claras las reglas para abrir los locales”, lamenta el empresario. “Nuestro bistró  Humus abrirá el lunes. Cuatro metros entre una mesa y otra y dos metros entre cliente y cliente. Tendremos solo cuatro o cinco mesas, o sea seis menos que antes”, explica Gianni. Agrega que “el hotel Argileto seguirá cerrado. El Spa abrirá el lunes pero solo para masajes corporales. La estética del rostro no se podrá hacer por seguridad. Y la pizzería continuará atendiendo con delivery y take away. Si el gobierno, como anunció, nos permite poner mesitas en la calle lo haremos”.

Después de dos meses y medio sin facturado, este empresario decidió “hacer turnos de empleados, no dejar sin trabajo a ninguno del equipo que teníamos armado. Es un equipo muy joven, salvo el chef Fabio Baldassarre y yo, todos tienen menos de 25 años de edad, el pizzero tiene 22. "Ganaremos todos un poco menos, pero todos ganaremos. Es una decisión que nos parece justa, ética”, se entusiasma Montanari.

El norte de Italia, apodada la “locomotora” industrial del país, ha sido y sigue siendo el foco de la epidemia Coronavirus

Piensa sostener la propuesta con “la confianza de los clientes en nosotros y de nosotros en los clientes, del que viene y del que ofrece. Quien pueda venir a comer acá estará aportando a una responsabilidad social”. Montanari apuesta asimismo a la compra de productos en “las pequeñas granjas más cercanas a Roma, ‘la campagna amica’, que están sufriendo muchísimo a causa de la pandemia”.

Más adelante, la pizzeria incluirá las “empanadas della mamma”, cuyos secretos argentinos enseñará la madre de Gianni al chef  abruzzese Baldasserre.

El norte de Italia, apodada la “locomotora” industrial del país, ha sido y sigue siendo el foco de la epidemia Coronavirus. El crecimiento exponencial de los contagios y la cantidad de fallecimientos enlutó en particular la Región Lombardía y hasta ahora las cifras y curvas de la zona son las más afectadas del país.

En ese contexto, nació “Abrazo Argentino”, una red de Solidaridad Psicológica para Emergencia Sanitaria Covid-19, integrada por tres Asociaciones Sin Fines de Lucro, “Kairos Onlus, Proficua y 24 Marzo Onlus”, explica la doctora Rosa Maria Cusmai, argentina radicada en Italia desde hace décadas. “Abrazo, que tiene el patrocinio del Consulado Argentino con sede el Milán, nació para dar respuesta a los graves problemas psicológicos y sociales causados por la emergencia sanitaria vinculada al Covid19. Nos dirigimos a argentinos y latinoamericanos en dificultad psicológica, socioambiental y económica presentes en el norte del país”.

“Los llamados al Consulado Argentino de Milán desbordaban la capacidad operativa”, relata Jorge Ithurburu, fundador de 24 Marzo.it, y hace notar que “como voluntarios coordinados por la cónsul Daniela Jaite intentamos dar auxilio a los compatriotas varados en Italia. Esto dio origen a Abrazo Argentino”.

Los llamados al Consulado Argentino de Milán desbordaban la capacidad operativa

“El grupo –explica la doctora Cusmai- busca acuerdos de colaboración entre quien propone un caso y establecer prioriades con la persona en dificultad , elaborar un diagnóstico y cuáles son las competencias técnicas para etenderlo. Con el consenso de la persona interesada se procede a un enfoque multidisciplinario. El equipo da sostén psicológico y médico. Proponemos programas de sostén de necesidades básicas. Asimismo contamos con Asesoramiento Jurídico para quienes lo requieran”.

Stréss, angustia, miedos, ataques de pánico. Son numerosas las reacciones frente a una situación inesperada, que involucra la salud, el trabajo, la familia. “La panemia es un acontecimiento externo a la persona, fuera de su voluntad, que interrumpe bruscamente sus proyectos. El aislamiento impide las relaciones con el grupo y la continuidad del trabajo, la organización del tiempo libre, el deporte”. dice Cusmai, que estudió en la Universidad de La Plata, se doctoró en la Universidad La Sapienza de Roma y que en Abrazo Argentino es Coordinadora y Supervisor Clínico del Equipo e Psicólogos.

“Trabajando en red la pandemia no tendrá espacio para ejercer su función destructiva y de muerte”, finaliza esperanzada la especialista.

En tanto, desde el lunes 18 habrá misas en las iglesias; los tribunales retoman los procesos pero postergan las causas menos urgentes a setiembre, es decir, después del verano boreal; los atletas entrenan y las playas aguardan al turismo interno ya que, si los indicadores se mantienen en descenso, desde el 3 de junio caerá el muro que por ahora separa las Regiones.

En esta Nota