INTERNACIONAL
Guerra en Medio Oriente

El relato de una víctima del festival de música en Israel: "A veces me siento culpable por haber sobrevivido"

La imagen de Vlada Patapov, de 25 años, corriendo para salvar su vida del ataque de los terroristas se volvió viral en las redes sociales, donde la apodaron "la mujer de rojo".

Vlada Patapov, de 25 años, fue visto en imágenes huyendo del festival Nova el 7 de octubre 20231207
Vlada Patapov, de 25 años, fue visto en imágenes huyendo del festival Nova el 7 de octubre. | Twitter @MailOnline @OliLondonTV

"A veces me siento culpable de haber sobrevivido y de que otros no lo lograron", relató Vlada Patapov, de 25 años, al medio británico Daily Mail. La joven es una de las sobrevivientes del festival de música Supernova, donde Hamás realizó su ataque el pasado 7 de octubre. Patapov fue apodada "la mujer en rojo" ya que se viralizó en redes sociales un video en la cual se la ve huyendo de los combatientes del grupo de terrorista.

Patapov, de origen ucraniano, contó que ella no quería ir al festival, sino que fue "algo de último minuto". "Matan [su pareja] compró unas entradas y fuimos con una amiga, pero tenía el presentimiento de que algo no estaba bien cuando nos fuimos en la tarde del viernes", explicó. En ese sentido, expresó que Romi, su hija de un año, "estaba muy callada, ella es usualmente ruidosa corriendo por todos lados con sus juguetes, pero ese día estaba quieta, y estoy segura ahora de que ella sabía que algo terrible iba a pasar".

"Vi cómo combatientes de Hamás le pegaban y la violaban": el relato de un sobreviviente del festival de música en Israel

Luego de que llegaron al lugar, los tres acamparon y pasaron la noche hablando. "Recuerdo que el ambiente era muy extraño, la gente se divertía y bailaba, pero para mí no había energía y no bailé tanto como suelo hacer cuando voy a estos festivales. Eran alrededor de las 3 de la madrugada y me acosté en la colchoneta para dormir", detalló.

Sin embargo, su sueño se vio interrumpido tres horas después, cuando a las 6:30 de la mañana la despertó una aplicación de alarma antiaérea en su teléfono. "En ese momento pensé que era extraño tener un festival tan cerca de la frontera con Gaza y que los cohetes cayeran de vez en cuando, pero pensé que los organizadores debían pensar que era seguro o no lo celebrarían", explicó.

Tras la notificación de su celular, la mujer buscó a su pareja y a su amiga, pero inmediatamente escuchó disparos. "Era ruidoso y muy cerca de nosotros. Por unos segundos no supe lo que estaba pasando y luego Matan simplemente gritó que teníamos que correr hacia el auto", afirmó. "Los misiles comenzaron a llegar y el lugar se volvió loco, el locutor dijo que todos debían evacuar y la gente empezó a correr hacia sus autos", añadió.

"Creo que al principio la gente pensó que era sólo uno de esos ataques rutinarios con cohetes desde Gaza y no fue hasta más tarde, cuando miramos nuestros teléfonos, que nos dimos cuenta de que era una invasión y que estos terroristas querían matarnos. Pero no entiendo por qué, incluso ahora, era sólo un festival de música, era pacífico, la gente bailaba y vinieron y asesinaron a gente, a algunos de mis amigos, ¿y para qué?", manifestó.

Vlada Patapov, de 25 años, fue visto en imágenes huyendo del festival Nova el 7 de octubre 20231207
Vlada Patapov, de 25 años, se volvió una de las caras visibles del ataque al festival de música Supernova.

Cuando los tres llegaron al vehículo, aceleraron hacia la salida, pero su camino estaba bloqueado por otros automóviles. "Todos tocaban la bocina, yo estaba en el asiento del pasajero y Matan conducía con Mai detrás", detalló. Acto seguido, vieron a un hombre delante de ellos "vestido con uniforme militar". "Pensamos que era un soldado israelí y que estaríamos bien, entonces un tipo que estaba unos autos delante se bajó y el soldado, que ahora sé que era un terrorista, le disparó", contó.

A raíz de eso, los tres se agacharon y "las balas empezaron a impactar en los coches que nos rodeaban", aunque no los alcanzaron. "Matan logró hacernos retroceder para intentar salir por el otro lado. Era simplemente un caos, había coches abandonados por todas partes y logramos llegar a un refugio junto a la carretera, donde un policía nos gritó que siguiéramos conduciendo hacia el este si queríamos seguir con vida", indicó.

Y agregó: "Matan siguió conduciendo, pero no llegamos muy lejos y luego vimos terroristas en autos, bicicletas y camiones que se dirigían hacia nosotros disparando, así que intentamos cruzar el campo pero nos quedamos atascados, así que todos salimos y comenzamos a correr para salvar nuestras vidas".

festival
Más de mil personas fueron asesinadas durante el ataque al festival de música Supernova.

En ese momento, la mujer se separó de su pareja, siendo que durante casi 24 horas no volvió a verlo y desconocía su paradero. Sin embargo, se mantuvo junto a su amiga, con quien empezaron a correr hasta llegar a unos árboles, mientras ambas lloraban. "No sabíamos qué hacer ni adónde ir y lo único en lo que podía pensar era en Romi. Seguí viendo su cara y dije que alguien tiene que sobrevivir por ella", afirmó.

"Entonces Mai y yo comenzamos a correr de nuevo, y fue entonces cuando me ven en el video entrar al auto de mi ángel, un hombre llamado Yosef Ben Avu, él se detuvo y nos dijo que subiéramos y lo hicimos, todo el tiempo mientras filmábamos lo que estaba pasando", continuó. En el vehículo, un Kia Picanto, había ocho pasajeros, "todos uno encima del otro". "Llamé a Matan y le dije que estaba bien y él dijo que a él también lo habían recogido y que estaba a salvo", añadió la joven.

De esa manera, ambas lograron llegar a salvo a una base militar en Tze'elim, mientras que Matan fue a una a 20 minutos en Orim. "Todo había durado tres horas pero pasó tan rápido La parte más larga fue esperar en la base antes de que me pudieran recoger e ir a casa a ver a Romi, y le di el abrazo más grande que jamás haya tenido", relató. "Lo que me pasó sólo duró tal vez 18 horas, pero para muchos el dolor aún continúa y pienso en los rehenes que aún están en Gaza. No debemos olvidarlos", concluyó la mujer.

MB / Gi