INTERNACIONAL
Guerra en Medio Oriente

"Vi cómo combatientes de Hamás le pegaban y la violaban": el relato de un sobreviviente del festival de música en Israel

Yoni Saadon, de 39 años, habló sobre los crímenes sexuales cometidos por el grupo terrorista en el festival de música Supernova durante el ataque del 7 de octubre.

festival
Ataque de Hamas a Israel: muchos de los extranjeros desaparecidos se encontraban en un festival de música electrónica en el desierto del sur de Israel, en el que decenas fueron masacrados. | AFP

"Vi a esta hermosa mujer con cara de ángel y a ocho o diez de los combatientes [de Hamás] golpeándola y violándola", relató Yoni Saadon, de 39 años, al medio británico The Sunday Times. El joven es uno de los sobrevivientes del festival de música Supernova, donde el grupo terrorista realizó su ataque el pasado 7 de octubre. En diálogo con la prensa, describió los crímenes sexuales cometidos por los integrantes del grupo islamista.

Según contó, se encontraba en el festival de música cuando los militantes de Hamás irrumpieron el evento y abrieron fuego contra los presentes. Sin embargo, logró salvarse luego de esconderse debajo de un escenario. Junto a él se encontraba una mujer, quien fue descubierta y asesinada por los terroristas.

Terminó la tregua entre Israel y Hamas: liberaron más rehenes sobre el final y volvió la guerra

"Cayó al suelo con un disparo en la cabeza, puse su cuerpo sobre mí y me unté con su sangre para que pareciera que yo también estaba muerto", explicó Saadon. "Nunca olvidaré su cara. Todas las noches me despierto, le pido disculpas y le digo: 'Lo siento'", agregó.

Una hora luego de mantenerse escondido, el hombre asomó la cabeza para buscar una vía de escape, pero vio a una de las "hermosas mujeres con cara de ángel" gritando y suplicando que los miembros de Hamás la asesinen. Saadon describió que la joven estaba siendo "golpeada y violada" por "ocho o diez combatientes" de Hamás. "Ella estaba gritando: '¡Basta, de todos modos voy a morir por lo que estás haciendo, solo mátame!'. Cuando terminaron se reían y el último le disparó en la cabeza", afirmó.

Y agregó: "Ella se defendía, no permitía que la desnudaran. La arrojaron al suelo y uno de los terroristas tomó una pala y la decapitó, y su cabeza rodó por el suelo. También veo esa cabeza".

En ese momento, continuó, pensó en que se podría haber tratado de cualquiera de sus cuatro hijas o su hermana: "Seguí pensando que podría haber sido una de mis hijas o mi hermana; le había comprado un boleto pero en el último momento no pudo venir".

Sumado a esto, mientras se mantenía escondido entre unos arbustos, vio cómo otros dos combatientes de Hamás atrapaban a una mujer, a la cual obligaron a tirarse al suelo luego de que se negara a ser desvestida. La joven fue capturada y, a pesar de defenderse, la golpearon con una pala y la decapitaron. Al respecto, el sobreviviente aseguró recordar la manera en que la cabeza de la mujer rodaba en el suelo.

La historia de Saadon fue contada en el marco de un grupo de apoyo para supervivientes del festival en Sitria, casi dos meses después del ataque. Tres veces por semana, los supervivientes de todo Israel se reúnen con los padres de quienes se encontraban entre los masacrados.

 

"La investigación más importante de nuestra historia": Israel investiga denuncias de agresiones sexuales cometidas por Hamás

La policía israelí anunció a mediados de noviembre que investiga violaciones, mutilaciones y otras denuncias de violencia sexual contra mujeres cometidas por comandos de Hamás que atacaron el sur del país el 7 de octubre, en causas que se anuncian largas y delicadas. Según especialistas en Derecho consultados por la AFP, los ataques podrían constituir crímenes de guerra, en virtud de la definición recogida en el estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI), que incluye la violación.

David Katz, uno de los jefes de la unidad de la policía criminal Lahav 443, anunció que se estudian "varios casos" de agresiones sexuales. "No tenemos víctimas vivas que hayan dicho 'hemos sido violadas', pero tenemos múltiples testigos de varios casos", precisó. Además, se están recabando pistas médicas a través de sobrevivientes, imágenes de cámaras de vigilancia e informaciones conseguidas durante los interrogatorios de combatientes palestinos detenidos tras el asalto.

Hamas asegura que el bebé argentino Kfir Bibas, su hermano y su mamá murieron en el cautiverio

"Esta investigación [...] es la más importante de nuestra historia", consideró el comisionado de la policía de Israel, Yaakov Shabtai. La policía presentó a la prensa internacional varios de los documentos en los que se ha basado para abrir la investigación, que durará "varios meses", según Katz.

En una foto tomada en la fiesta rave del kibutz Reim (sur), blanco de los ataques, se ve a una mujer con la parte inferior del cuerpo sin ropa, tumbada boca arriba, con las piernas abiertas y con quemaduras en la cintura y en las extremidades. En otra imagen aparece una mujer desnuda y abierta de piernas; mientras que algunas piezas incluyen a "niñas cuyas pelvis estaban rotas por haber sido violadas tanto".

festival
Más de mil personas fueron asesinadas durante el ataque al festival de música Supernova.

La policía también difundió el testimonio grabado de una superviviente de la matanza en la fiesta rave. La joven, "S.", cuenta que vio cómo varios hombres violaban a una mujer. "La tenían agarrada por el pelo. Un hombre le disparó en la cabeza mientras la violaba", afirmó.

"La gran mayoría de las víctimas de violación y de otras agresiones sexuales del 7 de octubre, como mutilaciones genitales, fueron asesinadas y nunca podrán dar testimonio", afirmó Cochav Elkayam Levy, presidenta de una comisión parlamentaria que investiga los crímenes cometidos contra las mujeres el 7 de octubre.

Se rompió la tregua entre Israel y Hamas y volvieron los bombardeos a la Franja

Dean Elsdunne, portavoz de la policía israelí, indicó que se realizaron exámenes forenses en "la zona de combate", en "cuerpos que se recuperaron" y que se llevaron a la base militar de Shura, en el centro de Israel. "Reunimos pistas visuales, pruebas de ADN, tomamos fotos detalladas de los cuerpos", precisó. Pero de los 1.200 cuerpos identificados, "cientos" se encontraban en muy mal estado, según la policía.

En el centro de identificación de cadáveres de Shura, el doctor Alon Oz, encargado de los cuerpos de "cientos de soldados" que figuran también entre las víctimas del 7 de octubre, dijo a la AFP que vio "mujeres quemadas con las manos y los pies atados".  "Vi [heridas de] disparos en las partes íntimas [...] una cabeza y miembros amputados", dijo, y agregó que algunos soldados varones también fueron objeto de mutilaciones. Según una persona encargada de limpiar los cadáveres, que pidió ser identificada como Sherry, varios miembros del equipo vieron "piernas y pelvis rotas".

festival

Tras volar el puesto fronterizo de Erez, entre Israel y la Franja de Gaza, los combatientes de Hamás llegaron rápidamente a una base militar israelí dedicada a la vigilancia de la frontera, tarea de la que, en general, se encargan mujeres soldado. Varias de ellas fueron secuestradas allí, según contaron supervivientes. Una no tardó en aparecer en un video divulgado por Hamás, en un vehículo, con heridas en los tobillos y la parte trasera del pantalón manchada de sangre.

Por su parte, la líder de la investigación, Shelly Harush, aseguró que "ahora está claro que los crímenes sexuales eran parte de la planificación y el propósito era aterrorizar y humillar a la gente". En sintonía con sus declaraciones, Haim Outmezgine, comandante de una unidad especial de Zaka que recogió los restos de los cuerpos, afirmó que "estaba claro que estaban tratando de sembrar todo el horror que pudieran: matar, quemar vivos, violar... parecía que su misión era violar a tantos como fuera posible".

mb / ds