INTERNACIONAL
Vaticano

Papa Francisco: “En la Iglesia hay espacio para todos”

La frase del Pontífice fue realizada durante la Jornada Mundial Juvenil realizada en Lisboa. L´Osservatore Romano en lengua española permite revivirlo de forma completa a través de un recorrido oficial.

Papa Francisco en Portugal
Papa Francisco en Portugal | Agencia AFP

“En la iglesia hay espacio para todos”, esta sentencia del Papa Francisco, que encabeza este nuevo ejemplar del L´Osservatore Romano en lengua española, se ha transformado en una especie de lema de su participación en la Jornada Mundial de la Juventud en Portugal.

La frase fue pronunciada en su homilía del miércoles 2 de agosto, al clero presente en el “Monasterio de Jerónimos”, que como es habitual se transcribe en forma completa con esta edición. El Papa Bergoglio expresó alrededor de esa definición de apertura eclesial y misionera: “Vayan a los confines y traigan a todos, todos, todos, todos: sanos, enfermos, chicos y grandes, buenos y pecadores. Todos". Que la Iglesia no sea una aduana para seleccionar a quienes entran y no. Todos, cada uno con su vida a cuestas, con sus pecados, pero como está, delante de Dios, como está, delante de la vida... Todos. Todos. No pongamos aduanas en la Iglesia. Todos.” En la misma homilía citando al gran poeta portugués Pessoa expresó “Uno de vuestros poetas escribió: «Para llegar al infinito, y creo que se puede llegar allí, es preciso que tengamos un puerto, uno sólo, firme, y partir de él hacia lo Indefinido» (F. Pessoa, Livro do Desassossego, Lisboa 1998, 247). ¡Soñamos la Iglesia portuguesa como un "puerto seguro" para quienes afrontan las travesías, los naufragios y las tormentas de la vida!”

Este nuevo ejemplar en lengua española del periódico vaticano ocupa ocho de sus diez páginas para cubrir las Jornada Mundial de la Juventud en Lisboa. En la mañana del miércoles 2 de agosto, el Papa Francisco dirigió su primer discurso ante el jefe del Estado portugués y las autoridades nacionales, de la sociedad civil y el cuerpo diplomático.

La histórica visita del Papa Francisco a Lisboa: con llamados a la paz y al fin de la guerra

En el mismo, que se publica en forma oficial, Francisco expresó entre otras consideraciones de tono geopolítico europeas “Sabemos que los grandes problemas de hoy en día son globales, pero a menudo experimentamos nuestra insuficiencia a la hora de responder a ellos, precisamente porque cuando nos enfrentamos a problemas comunes el mundo está dividido, o al menos no lo suficientemente cohesionado, incapaz de crear un único frente contra lo que nos perjudica a todos. Parece que las injusticias planetarias, las guerras, las crisis climáticas y migratorias corren más rápido que la capacidad, y a menudo la voluntad, de afrontar juntos estos retos”.

Luego, prosiguió con su visión pacificadora del viejo continente y expresó: “Porque el mundo necesita a Europa, a la verdadera Europa; necesita de su papel de constructora de puentes y de paz en su parte oriental, en el Mediterráneo, en África y en Oriente Medio. De ese modo, Europa podrá aportar, dentro del escenario internacional, su originalidad específica, esbozada en el siglo pasado cuando, desde el crisol de los conflictos mundiales, encendió la chispa de la reconciliación, haciendo posible el sueño de construir el mañana con el enemigo de ayer, de abrir caminos de diálogo, itinerarios de inclusión, desarrollando una diplomacia de paz que apague los conflictos y alivie las tensiones, capaz de captar los más tenues signos de distensión y de leer entre las líneas más torcidas. En el océano de la historia, estamos navegando en circunstancias críticas y tempestuosas, y percibimos la falta de rumbos valientes hacia la paz. Mirando con cariño sincero a Europa, en el espíritu de diálogo que la caracteriza, nos saldría espontáneo preguntarle: ¿hacia dónde navegas, si no ofreces procesos de paz, caminos creativos para poner fin a la guerra en Ucrania y a tantos conflictos que ensangrientan el mundo? Sueño con una Europa, corazón de Occidente, que utilice su ingenio para apagar focos de guerra y encender luces de esperanza; una Europa que sepa reencontrar su alma joven, soñando con la grandeza del conjunto y yendo más allá de las necesidades de lo inmediato; una Europa que incluya a los pueblos y a las personas con su propia cultura, sin perseguir teorías ni colonizaciones ideológicas”.

El Papa Francisco y su visita a la Argentina: "Puedo confirmar que está en programa"

En la mañana del jueves 3 de agosto, según informó la oficina de prensa de la Santa Sede, antes de dejar la nunciatura apostólica de Lisboa, su residencia en tierra portuguesa, el Pontífice acogió un grupo de 15 jóvenes peregrinos de Ucrania, acompañados por Denys Kolada, consultor para el Diálogo con las organizaciones religiosas en el Gobierno ucraniano. Después de haber escuchado sus conmovedoras historias, el Papa dirigió a los jóvenes algunas palabras, manifestando su cercanía, “dolorosa y de oración”. Para concluir el encuentro, que duró unos 30 minutos, el Pontífice y los jóvenes – que presentaron algunos regalos – recitaron juntos el Padre Nuestro, con el pensamiento dirigido a la martirizada Ucrania.

Esos mismos pensamientos sobre Ucrania y también sobre el drama de la trata de personas estuvieron presentes en las palabras el Papa Francisco luego del habitual Ángelus dominical que se publica en forma completa con esta edición. El Santo Padre expresó desde la ventana del Estudio privado del Palacio apostólico vaticano que “Hoy celebramos dos Jornadas Mundiales convocadas por la ONU: el Día de la Amistad y el Día contra la Trata de Seres Humanos. El primero promueve la amistad entre pueblos y culturas; el segundo combate el delito que convierte a las personas en mercancía. La trata es una terrible realidad que afecta a demasiadas personas: niños, mujeres, nietos, trabajadores... tantas personas explotadas. Todos ellos viven en condiciones inhumanas y sufren la indiferencia y el rechazo de la sociedad. Hay tanta trata en el mundo de hoy. Dios bendiga a los que se comprometen para luchar contra la trata. No dejemos de rezar por la atormentada Ucrania, donde la guerra destruye todo, incluso el trigo. Esto es una grave ofensa a Dios, pues el trigo es Su don para alimentar a la humanidad; y el clamor de millones de hermanos y hermanas que padecen hambre se eleva al Cielo. Hago un llamamiento a mis hermanos, las autoridades de la Federación Rusa, para que se restablezca la iniciativa del Mar Negro y el trigo sea transportado con seguridad.