miércoles 07 de diciembre de 2022
INTERNACIONAL GUERRA EN EUROPA

Un exmilitar ruso denunció las "mentiras" de la propaganda de Vladimir Putin

Gleb Irisov, exteniente de la Fuerza Aérea, se refirió a la falta de libertad de expresión en una Rusia donde el discurso oficial está blindado. "Putin usa las agencias estatales como su propio mecanismo de propaganda", señaló.

21-10-2022 19:02

Un exmilitar de Rusia rompió el silencio y reveló detalles de las "mentiras de la propaganda de Vladimir Putinpara sostener ideológicamente la guerra en Ucrania y "engañar" al pueblo ruso.

Desde el inicio del conflicto bélico el pasado 24 de febrero, el presidente ruso mantuvo un hermetismo respecto a las verdaderas razones que lo llevaron a invadir Ucrania e incluso promulgó leyes para evitar las protestas de la ciudadanía respecto a ese frente bélico. Además, Putin tomó el control de las agencias estatales para digitar el discurso oficial, en especial respecto al sensible tema de las fuertes bajas que ha sufrido el ejército ruso, con el fin de evitar que esos datos dañen la moral de las tropas.

En ese contexto, Gleb Irisov, un exteniente de la Fuerza Aérea de Rusia y periodista (actualmente refugiado en Estados Unidos) denunció la falta de garantías y de libertad de expresión en el gigante euroasiático, algo que se vio reforzado luego del anuncio que oficializó la "operación militar" en Ucrania.

"La libertad de prensa fue cancelada inmediatamente el 24 de febrero. La instrucción del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de la oficina del presidente es que usaran las agencias estatales como su propio mecanismo de propaganda", aseguró Irisov, en una entrevista con CNN.

2110_captura_glebirisov_g
El exteniente ruso, Gleb Irisov, se mudó junto a su familia a Estados Unidos poco después del inicio de la guerra. Crédito: captura.

Los rusos que huyeron de la “bestia loca” que gobierna en Moscú

Después de renunciar al cargo de teniente, Irisov trabajó como periodista en la agencia de noticias estatal rusa TASS. Cuando comenzó la invasión, aseguró haber recibido información que "destapaba la verdad" sobre el secretismo del estado ruso bajo el mando de Putin, como la gran cantidad de bajas militares, que sumaron 498 muertos en apenas 8 días.

"Comencé a recibir mensajes de fuentes que estaban teniendo muchas bajas muchísimas, las cifras eran enormes", aseveró el hombre. Anteriormente había peleado en la guerra de Siria, a partir de la que renunció a su cargo militar por la "repulsión" que sintió por la participación rusa en ese conflicto. Esto lo llevó finalmente a dedicarse al periodismo para "informar acerca del mal estado" de las fuerzas armadas rusas.

"Si realmente querés expresar tu opinión, necesitas estar en un lugar seguro", dijo Irisov desde Estados Unidos, donde vive con su familia. Allí se refirió a la "corrupción desenfrenada" y al "caudillismo de guerra" presuntamente perpetrado por el régimen ruso. "El propio Putin y sus amigos usan estos sistemas militares en su favor, lavaron toneladas de dinero", cerró.

 

Vladimir Putin publicó un video disparando un rifle con los civiles movilizados

 La escalada bélica de Vladimir Putin acelera el colapso demográfico de Rusia

En un nuevo intento de propaganda de su gobierno, el presidente ruso Vladímir Putin visitó un polígono militar donde se entrenan civiles movilizados para combatir en Ucrania, en el marco de la contraofensiva ucraniana que desafía la posición de Rusia en el este.

Con gafas y casco protector, el jefe de estado se tiró al suelo efectuó disparos con un fusil de francotirador semiautomático de calibre 7,62 milímetros para probarlo, según las imágenes difundidas por la televisión pública que fueron celebradas por miles de internautas prorrusos.

Además, el líder del Kremlin inspeccionó la coordinación de las unidades de combate y preparación de los reservistas movilizados en el polígono de la región de Riazán del Distrito Militar Occidental, a unos 200 kilómetros al sureste de Moscú.

Cabe destacar que el pasadol21 de septiembre, Putin anunció la movilización de 300.000 reservistas para ser enviados a Ucrania, de los que algo más de 200.000 ya se integraron en las filas del Ejército, en medio de denuncias de que algunos solo reciben pocos días de entrenamiento antes de tener que combatir en el frente.