INTERNACIONAL
L'OBSSERVATORE ROMANO

"Un mar de lágrimas": el papa Francisco rezó por la tragedia migratoria en las costas europeas

El sumo pontífice dedicó gran parte de la semana a visibilizar las "tragedias y dramas del mundo", según consta en la última edición del semanario distribuido por el Vaticano.

Papa Francisco
Papa Francisco | Agencia Afp

El papa Francisco dedicó gran parte de la primera semana de marzo a orar por la tragedia migratoria ocurrida en Italia en el que murieron 62 migrantes que huían de la guerra y de la violencia. Tal como acostumbra, el sumo pontífice se hizo eco de “los dramas del mundo”, algo que quedó reflejado en la última versión en español de L’Osservatore Romano, el semanario del Vaticano encargado de difundir la actividad papal.

En la portada del diario del 3 de marzo se refleja esta pulsión de Francisco por no mirar al costado sobre la realidad internacional en favor de los vulnerables. En este caso con una impactante foto que acompaña el título "Un mar de lágrimas", en referencia a la más reciente tragedia migratoria en las costas europeas del Mediterráneo. 

“Al menos 68 inmigrantes, entre ellos un gran número de niños, fallecieron la madrugada del domingo 26 de febrero al naufragar a pocos metros de las costas de Calabria, en el sur de Italia, la embarcación en la que viajaban para tratar de llegar a Europa y que había partido de Turquía”, reza la portada del semanario.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite
Papa Francisco
La portada de la última edición en español de L'Obsservatore Romano, el semanario papal editado en el Vaticano.

En tanto, el obispo de Roma destacó su “dolor” por lo ocurrido en la costa de Calabria, Italia, donde llegaron los restos de la embarcación que trasladaba ilegalmente a unos 150 inmigrantes provenientes de Afganistán, Irán y Pakistán, de los cuales solo 80 lograron sobrevivir. “Rezo por cada uno de ellos, por los desaparecidos y por los migrantes supervivientes. Doy las gracias a cuantos los han socorrido y a quienes los están acogiendo”, dijo el Pontífice.

Desde la ventana de su estudio privado, con esta temática el Papa inauguró la última oración mariana de cada miércoles ante 20 mil fieles y simpatizantes congregados en la plaza de San Pedro. En esa ocasión, el Pontífice comentó el Evangelio del primer domingo de Cuaresma relacionado a las tentaciones de Jesús en el desierto tentado por el diablo (cfr. Mt 4,1-11).

Francisco llamó a los Gobiernos a reconocer "a los pueblos indígenas de todo el mundo"

En ese sentido, Francisco destacó que si bien Jesús vino al mundo para fomentar la unidad, algo que él mismo pregona de cara al mundo, el diablo, por el contrario, busca “dividir a Jesús del Padre y apartarlo de su misión de unidad para nosotros”.

Después del Ángelus, además de recordar el drama de los migrantes, el Papa lanzó un llamamiento por la paz en Tierra Santa, Burkina Faso y Ucrania y por los pueblos sirios y turcos golpeados por el terremoto. Finalmente saludó a los presentes, entre los cuales exponentes de la Asociación italiana de donantes de órganos y participantes de la Jornada de las enfermedades raras, en el tradicional encuentro que se celebró el 28 de febrero.

La visita del Papa a Hungría

El semanario además publicó el programa de viaje de Francisco a Hungría, una visita cuestionada por varios actores internacionales debido a las críticas que pesan contra su primer ministro Viktor Orban, como la falta de condena al régimen de Vladimir Putin y las críticas a la asistencia militar a Ucrania por parte de Occidente.

En tanto, el semanario confirmó que el papa Francisco viajará a Budapest entre el 28 y el 30 de abril. “Aceptando la invitación de las autoridades civiles y eclesiales, el Papa Francisco realizará un viaje apostólico a Hungría del 28 al 30 de abril de 2023, visitando la ciudad de Budapest”, indica.

El Papa Francisco recorta beneficios a los cardenales y administradores de la Santa Sede

Para el Pontífice se trata de un regreso a la capital húngara, donde ya había viajado el 12 de septiembre de 2021 para celebrar la Misa de clausura del 52 Congreso Eucarístico Internacional en la Plaza de los Héroes. En ese momento se reunió con el primer ministro y presidenta húngaros y los obispos, entre otros. Esta vez se ha organizado un programa con las características de un viaje internacional, el 41º del pontificado, el segundo de este 2023. En los tres días que pasará en Budapest, el Papa pronunciará cinco discursos y una homilía, seguidos del rezo del Regina Caeli.

Papa Francisco

Otros pasajes de L’Obsservatore Romano

En otro apartado del semanario se lee que el sumo pontífice destacó la tensión entre lo real y lo virtual en la era de la globalización y la hiperconectividad. “La tecnología no puede suplantar el contacto humano, lo virtual no puede sustituir lo real y tampoco las redes sociales en el ámbito social”, alertó. 

Así lo afirmó en el discurso dirigido a los miembros de la Pontificia Academia para la vida recibidos en audiencia la mañana del lunes 20 de febrero, en la Sala del Consistorio, con ocasión de la 28ª asamblea general que se celebró en el Vaticano desde ese día hasta el miércoles 22 sobre el tema «Convergir en la persona. Tecnologías emergentes por el bien común".

Pese al cansancio, Francisco dijo que los papas "son vitalicios" y no hay que renunciar "por moda"

Por último, el semanario resaltó el compromiso de Francisco con la situación que se vive en Ucrania luego de que se cumpliera un año del inicio de la invasión. "La guerra destruye a todos", aseveró. 

"Cuando Dios hizo al hombre, dijo que tomara la tierra, la hiciera crecer, la embelleciera. El espíritu de la guerra es lo contrario: destruir, destruir, no dejarla crecer, destruir a todos, hombres mujeres, niños, ancianos, a todos. Hoy se cumple un año de esta guerra. Miremos a Ucrania, recemos por Ucrania y abramos nuestros corazones al dolor. No nos avergoncemos de sufrir y llorar, porque una guerra es destrucción, una guerra siempre nos empequeñece. Que Dios nos haga comprender esto", cerró.