MODO FONTEVECCHIA
REPRESIÓN EN EL CONGRESO

Fotógrafos atacados en Congreso denuncian que los reprimieron para impedir las imágenes

Los trabajadores de prensa señalaron que se buscó evitar la cobertura de los hechos y que el gas con el que los reprimieron quemaba la piel. “No tiene nada que ver con el gas que se usa siempre”, aseguraron.

Incidentes en el Congreso 20240202
Ley Ómnibus | Incidentes en el Congreso | Ernesto Pages

Fotógrafos reprimidos por las fuerzas de seguridad mientras hacían su trabajo en el Congreso relataron los hechos que vivieron en la última manifestación en contra de la ley ómnibus. Víctor Carrera, Néstor Grassi y Paula Acunzo, contaron cómo fue la represión policial contra los trabajadores de prensa. “Yo creo que la orden que tienen es evitar que hagamos imágenes”, aseguró uno de los fotógrafos en Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

Néstor Grassi es fotógrafo de la Editorial Perfil, Victor Carreira es reportero gráfico de Télam, y Paula Acunzo es reportera gráfica y corresponsal freelancer.

¿Creían que la policía sabía que eran fotógrafos y disparó igual?

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

PA: Creo que sí, sabían que éramos periodistas, porque todos estábamos claramente identificados, teníamos credenciales, cascos o equipamiento que nos identificaba del resto de los manifestantes.

VC: Coincido con Paula, yo estaba con una remera blanca con letras grandes atrás que decía “prensa”. El disparo lo recibí en la pantorrilla derecha, en la parte de atrás, o sea que estaba claramente visible. Además de tener la cámara tenía unas gafas protectoras y un casco, así que creo que estaba claramente identificado como periodista.

NG: Yo no estaba identificado porque venía de una nota que había hecho para espectáculos en Calle Corrientes y me acerque para ver qué estaba pasando. No había participado de las dos anteriores porque había estado con otras notas, pero acá me coincidía el horario y fui.

La policía sabe cuándo sos periodista, cuando no y cuando te tiene que tirar un escudo o gas encima.

En mi caso tiraron gas no directamente hacia mi, en principio, pero después sí. Tengo fotos de eso.

Como siempre, los fotógrafos nos cubrimos la cara con la cámara y al mismo tiempo hacemos fotos, yo por lo menos pienso que soy invulnerable porque tengo la cámara delante de la cámara, y después tiraban al bulto de los periodistas.

El disparo lo recibí, cuando estaba cargando la PNA, en el estómago y en el brazo recibí un rozón, que me dolió bastante hasta que llegue a casa, pero éramos un grupo delante de la PNA que estaba cargando sobre un grupo de manifestantes con fuego de fondo, tengo las fotos, y tiraron al bulto donde éramos todos fotógrafos. Estaba Sergio Piamonte, creo haber visto fotos de Rodrigo Abd en la misma situación.

Yo creo que la orden que tienen es evitar que hagamos imágenes.

Más de 20 periodistas y trabajadores de prensa heridos durante la represión frente al Congreso

Hay un llamado de Bullrich a distintas organizaciones de periodismo convocando para abordar un protocolo de identificación de los periodistas para que no vuelvan a suceder estos hechos, ¿qué piensan de ese llamado?

PA: Más allá de que me parece un buen gesto que se acerque a cualquier asociación que nos pueda representar, me parece que estábamos claramente identificados. Casi me parece una cuestión media burlona, porque decir de buscar un protocolo con el que podamos trabajar cuando la libertad de expresión es un derecho que debería estar garantizado acá y en todas partes del mundo, entonces que nos digan que tengamos que tener elementos con los que trabajamos cotidianamente, es un sinsentido.

En mi caso tenía antiparra, chaleco y tres credenciales, no una, me estaba moviendo con mis compañeros. Entonces, a nivel personal me parece que quiere justificar algo que es injustificable. No tiene asidero, alguna justificación por la cual se nos está golpeando, maltratando, tirando gases.

Yo a la mañana había cubierto en lo de Pettovello, también me tiraron gas, y ese gas me generó una reacción química en el brazo o algo, pero me quemó como si me hubiera quemado con el horno. Además, a la tarde recibí también un balazo en la pierna derecha. Estaba arriba de la plaza y con compañeros, entonces me parece, más allá de que el gesto podría parecer de buena voluntad, una justificación para seguir manteniendo esta situación de violencia hacia la prensa. 

VC: A riesgo de ser redundante sobre lo que dijo Paula, coincido totalmente con ella. Me parece que habla del desconocimiento de parte de ella ministra.

Soy reportero gráfico hace 17 años, he cubierto muchas marchas y enfrentamientos con la policía, y nunca vi algo así. Los reporteros nos solemos ubicar en un lugar seguro, en un lateral cuando hay represión, fuera de la línea de fuego, y esta vez el fuego fue a mansalva, no había un frente claro, la policía empezó a tirar de la nada a los periodistas que estábamos en la esquina. Yo por ejemplo estaba en Entre Ríos e Hipólito Yrigoyen, la verdad éramos pocas personas, el tráfico estaba habilitado, no había un motivo claro por el cual la policía reprimiera.

Además, estábamos perfectamente identificados. Yo el día anterior había estado cubriendo también, había ido sin identificación ese día porque no sabía qué nota me iba a tocar, y en el momento también me gasearon, me ardían bastante los brazos, y por ese mismo motivo pensé que al día siguiente probablemente me tocaría cubrir lo mismo, me llevé identificación, protección, y ocurrió esto.

Natalia de la Sota: “La Ley Ómnibus propone una ley de la selva”

NG: Creo que no tengo más experiencia que los compañeros porque los últimos años me he dedicado más que nada al retrato en espectáculos. En esto, ¿no? Sí tengo más experiencia en general en fotografía. 

En 2001 estuve en el Congreso, porque estaba trabajando para Gente, y no fue para nada así. El grado de violencia de esto y la cara de los policías. Cuando Bullrich dice que nos tenemos que identificar mejor, ¿qué será con una diana en el pecho y la espalda para que nos puedan apuntar?

La ministra Bullrich en el gobierno de Macri había planteado un corralito desde donde los fotógrafos y los periodistas pudieran hacer sus notas sin correr peligro. Ahora compara estas manifestaciones, y el trabajo de los fotógrafos con el trabajo de los fotógrafos de guerra. Me parece que la ministra vive en una realidad paralela. Esto no tiene nada que ver con el trabajo de un reportero de guerra, es cubrir una manifestación en una urbe, sea esta, Rosario o cualquiera, no tiene nada que ver con el trabajo que hace un reportero de guerra.

Cuando llegué a la zona me encontré con un montón de gente con cascos, lentes, protectores y dije esta gente debe haber estado ayer y antes de ayer y esto es complicado. Y al ratito me di cuenta de lo complicado que estaba.

Día 54: Una ley sin demasiada base

Alejandro Gomel: Aparentemente es un gas distinto, más fuerte, que daña la piel. ¿Pudieron averiguar de qué se trata este gas?

PA: Yo la verdad que desconozco el componente químico, pero si te puedo decir que yo cubrí Chile y para mí esto es mucho peor, porque a mí me quemó. Nos ha pasado que el gas muchas veces lo hemos recibido, pero este no es que con leche o a la hora se te va, no, te genera una quemadura química que no tenes forma de detener. Pasaron cuatro horas y seguía teniendo el brazo todo rojo, consulté, me puse Platsul y ahí empezó a bajar, pero me quedo como quemadura.

VC: El día que más sufrí el gas fue el miércoles. Cuando vi que gasearon me cubrí con la cámara y lo que más me ardían eran los antebrazos. Ese mismo día cuando llegué a mi casa me di una ducha, y se ve que lo que tenía en el pelo me empezó a bajar por el cuerpo y me empezó a arder todo.

De hecho, un colega con el que comparto la cámara, al día siguiente me dijo que le ardía el cuello a él por usar la correa, que se ve estaba impregnada con ese gas. O sea que el efecto perdura durante varias horas e incluso días.

Nunca me había pasado, si obviamente había respirado gas lacrimógeno en otras manifestaciones y no tenía el mismo efecto.

NG: Yo tuve la cara ardía por tres días, con la sensación de que me había quemado con el sol, no tan grave como lo que cuentan Paula y Victor, pero con la sensación de haberme quemado con el sol, en los brazos, la cara y la parte de arriba e la cabeza. Y safe porque como uso lentes, me quedaron manchados del gas.

Evidentemente no es el que se usa siempre. Alguien encontró que se vende a $180 mil la botella, o sea que no hay plata pero para comprar gas hay plata, y aparentemente en una habitación cerrada es absolutamente letal.

El otro día hablaron de la composición del gas, pero no tiene nada que ver con el gas que se usa siempre.

MVB FM