MODO FONTEVECCHIA
PANORAMA ECONÓMICO

Para los bancos argentinos, las Leliq no son una bomba

El Banco Central tiene un cúmulo de deudas que traslado a números representa un exorbitante cifra que es unas de las principales preocupaciones del actual gobierno de cara a lo que viene.

Banco Central de la República Argentina
Banco Central de la República Argentina | Telam

La deuda del Banco Central, formada en su mayoría por las famosas Leliq, ya acumula 20 billones de pesos y no para de crecer. Se trata de una preocupación central e inmediata para el próximo gobierno, ya que a la vez se trata del respaldo para los depósitos bancarios de los argentinos.

Los bancos privados de capital local, agrupados en Adeba, presentaron un documento para tratar de bajar la temperatura del tema. "Las Leliqs no son una “bomba” destinada a explotar ni una 'bola de nieve' que crece autónomamente. Son un pasivo remunerado en pesos del BCRA que puede -y debe- gestionarse en forma consistente con la baja de la inflación, cumpliendo las obligaciones del Estado y manteniendo la estabilidad financiera", dijeron los bancos.

Melconian: "Nunca en mi vida ví un zafarrancho económico como el que está provocando Massa"

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Al mismo tiempo, advirtieron que para que las Leliq no sean un riesgo, hay mucho por hacer. En Adeba aseguraron que el stock de deuda del BCRA, que ronda el 10% del PBI, puede normalizarse "sin medidas extremas", pero que para alcanzar ese objetivo se requiere que el próximo gobierno traiga "un programa económico creíble, renunciar a todo tipo de financiamiento al Tesoro con emisión monetaria y pericia técnica".

El mensaje de los bancos llegó un día después de declaraciones del presidente del Banco Central, Miguel Pesce, quien negó un vínculo entre esta enorme masa de pasivos de la entidad que dirige y el déficit fiscal. E incluso se animó a decir que las Leliq "son una oportunidad" si la economía mejora y crece la demanda de crédito, hoy en niveles ínfimos.

Pesce rechazó la asociación del déficit fiscal a la remuneración de las leliqs

El peligro del crecimiento constante de las Leliq fue también protagonista del primer debate presidencial. Cómo resolver ese problema fue la pregunta que eligió Javier Milei para formularle a Patricia Bullrich, sin hallar una respuesta concreta por parte de la candidata de Juntos por el Cambio.

BL JL