miércoles 30 de noviembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA PRECIOS INJUSTOS

Siguen cayendo las ventas en los autoservicios de barrio

La inflación impactó de lleno en los comercios barriales, con un derrumbe en las ventas de casi 10 puntos. Mientras en las grandes cadenas de supermercados, crecieron por la oferta de productos hasta el 50% más baratos.

24-11-2022 07:36

El panorama se complica para los pequeños locales de barrio. En concreto, las ventas en los comercios de cercanía registraron una abrupta caída del 9,8% interanual en octubre, mientras que en los supermercados crecieron 1,7%.

Según datos del último informe elaborado por la consultora privada Scentia, especializada en consumo masivo, las ventas generales en todos los canales (supermercados, autoservicios, chinos, almacenes y comercios de cercanía), cayeron 4,5% interanual en octubre, acumulando de este modo dos meses con registros negativos. No obstante, el acumulado de los primeros diez meses del año, reflejó un tibio crecimiento de 2,4%.

El relevamiento privado advirtió que la brecha de precios entre los locales de barrio y las grandes cadenas de supermercados, principalmente en los productos incluidos en programas oficiales, supera los 20 puntos y la tendencia aparenta proyectarse en alza hacia el futuro.

A más de 10 días de su lanzamiento, cómo está funcionando el programa Precios Justos

Queda claro, que los elevados niveles de inflación registrados en los últimos meses golpearon de lleno el poder adquisitivo de los consumidores. El efecto inmediato se refleja al ver como el aumento desenfrenado de precios provoca que el consumo migre a canales alternativos: los grandes supermercados, que ofrecen precios más competitivos y, en algunos productos, dentro de cierto marco de regulación y control estatal.

El informe sostiene, que en estos grandes espacios, no solo los programas oficiales de precios sino además, las promociones con tarjetas bancarias consiguieron impulsar la actividad comercial con el crecimiento del 1,7% en volumen de ventas.

Tendencia a la baja sostenida

La baja en las ventas informadas por autoservicios y comercios de cercanía, efectivamente comenzó en julio pasado, se consolidó en octubre y marcó un abrupto deterioro de 9,8% de caída en octubre.

Cabe recordar que los comercios de barrio representan el 60% del volumen de comercialización total, lo que arroja un signo negativo en el promedio general. Esta tendencia, no parece revertirse sino por el contrario muestra indicios de sostenerse de cara a los próximos meses.

Inflación

Además, desde la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), señalan que el programa Precios Justos lanzado por el Gobierno no incluye a los comercios de cercanía y eso, aseguran, incrementa la brecha y la migración.

En este sentido, el director de la consultora Focus Market, Damián Di Pace, advirtió que la diferencia se acentuará, porque incluso, muchos locales exprés de las grandes cadenas no tienen los más de 1.800 productos alcanzados por los programas oficiales. Eso incentiva el desplazamiento del consumo hacia las grandes superficies, que representan el 30% de la comercialización.

En un oasis: el único rubro que resiste el desplome

Del estudio realizado por Scentia, también se desprendió un dato por demás llamativo. En medio del derrumbe  generalizado del consumo, hay un único rubro que se mantiene con signo positivo en supermercados y almacenes de barrio. Lo sorprendente es que se trata de productos que aumentan su precio por encima del resto.

El paquete de medidas del Gobierno: bono, aumento del salario y tarjeta Alimentar, y control de precios

En los comercios se venden menos leche, pan, fideos y demás productos de la canasta básica. Solo el rubro de “los impulsivos” se mantiene ajeno a la tendencia negativa por el ajuste en los bolsillos de los argentinos. De hecho, el relevamiento reflejo un crecimiento del 4,8 % en la venta de alfajores, chocolates, caramelos y pastillas, entre muchos otros productos que por estar estratégicamente ubicados, tientan al consumidor en las líneas de cajas.  

Lo cierto es que aunque el consumidor no resigne la idea de “darse el gusto” con un dulce en el paseo por el supermercado, la baja en las ventas es la innegable tendencia y los locales de barrio llevan clara desventaja. En este contexto, los pequeños comercios trasladaron su preocupación a las autoridades y aguardan alguna respuesta desde la Secretaría de Comercio.

AO PAR