MODO FONTEVECCHIA
Excentricidades

Silicon Valley se sumerge en las drogas psicodélicas

Elon Musk reconoció que consume ketamina para tratar la depresión y en forma recreativa. La conexión argentina, de Nisman a Emmily Rodrigues.

LSD
LSD | Twitter

La búsqueda de nuevos caminos para los negocios en Silicon Valley -uno de los sectores más pujantes del capitalismo moderno- está yendo a lugares impensados

Cada vez con mayor frecuencia, quienes llevan las riendas del mundo tecnológico reconocen que consumen drogas psicodélicas como ketamina (anestésico que puede inducir alucinaciones), psilocibina (presente en algunos hongos comestibles) y LSD.

Drogas sintéticas: EE.UU. arma una coalición mundial

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Estas sustancias, famosas por impulsar la creatividad artística en los 60, están haciendo su propia transición en la California de 2023, pasando de ser un componente más de la vida recreativa a una parte central de la cultura corporativa. Distintos reportes revelaron que el cofundador de Google, Sergey Brin, consume hongos alucinógenos

La empresa de capitales de riesgo Founders Fund organiza fiestas con drogas psicodélicas. Spencer Shulem, CEO de la app de inteligencia artificial BuildBetter, lo resumió así a The Wall Street Journal: en ese mundo “no quieren personas ni compañías normales. Quieren algo extraordinario, y nadie nace extraordinario”.

Elon Musk toma ketamina en pequeñas dosis para tratar la depresión, y usa otras más altas en eventos sociales. Después de la investigación del diario neoyorquino, planteó que “la ketamina tomada ocasionalmente es una mejor opción” que la medicación tradicional para la depresión, citando la experiencia de “amigos”. El dueño de Twitter critica la tendencia a “zombificar a la gente” con los inhibidores de recaptación de serotonina, los fármacos recetados habitualmente.

Qué dicen los empresarios argentinos que vivieron la quiebra del Silicon Valley Bank

La ketamina produce un efecto disociativo (como si la mente se separara del cuerpo) y alucinaciones. En dosis incorrectas, o en las personas inadecuadas, puede inducir ataques de pánico, episodios psicóticos y hasta paradas cardio-respiratorias. 

Como es un analgésico poderoso, la persona que está bajo sus efectos no tiene sensación de dolor y puede herirse de importancia sin notarlo. Estados Unidos aprobó una versión inhalable para las depresiones resistentes al tratamiento en 2019, aunque -como en Argentina- su uso recreativo es ilegal.

Qué dicen los resultados toxicológicos sobre el cuerpo de Emmily Rodríguez

En nuestro país, la sustancia ganó visibilidad al detectarse en las pericias que hizo Gendarmería sobre el cuerpo de Alberto Nisman, lo que en su momento abonó la hipótesis de que lo habían dormido o dopado para matarlo. Pero como la autopsia no encontró pinchazos, la interpretación se decantó hacia la posibilidad de que el fiscal -que había googleado la palabra “psicodelia” antes de su muerte, el 18 de enero de 2015- la hubiera usado en forma recreativa, aspirándola o en pastillas.

Este año también apareció ketamina en una jeringa secuestrada en el departamento de Francisco Sáenz Valiente, el empresario procesado tras la muerte de Emmily Rodrigues, la modelo brasileña que cayó de un sexto piso en Recoleta.

FM JL