MODO FONTEVECCHIA
Elecciones en España

Steven Forti: "Ni la derecha extrema de Vox ni la tradicional del PP tienen posibilidades de llegar al gobierno"

El analista internacional especializado en la extrema derecha analizó el panorama luego de las elecciones españolas. "En España se dice que ha empezado el declive de Vox, pero habrá que ver", afirmó.

Alberto Núñez Feijóo, del PP, festejó la victoria, pero puede que no pueda formar gobierno.
Alberto Núñez Feijóo, del PP, festejó la victoria, pero puede que no pueda formar gobierno. | Bloomberg

El historiador Steven Forti consideró que tanto el PP como Vox salieron “políticamente derrotados” de las últimas elecciones españolas. “En España hay un partido de extrema derecha que, aunque no haya ganado, ha obtenido más de 3 millones de votos, prácticamente el 12,4%”, analizó en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9).

¿Es correcto decir que hay un retroceso de la extrema derecha en España, luego de los resultados obtenidos por Vox?

Sí, si miramos el número de votos. Vox había obtenido aproximadamente 3 millones 600 mil votos en las elecciones de noviembre de 2019, y en estas elecciones ha perdido 600 mil votos. Si consideramos los escaños, ha perdido 19, pasando de 52 a 33.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Aunque hay que prestar atención. En los últimos días en España se dice que ha empezado el declive de Vox, pero habrá que ver. Dependerá de lo que pase en el futuro, de lo que haga Vox, de lo que haga el Partido Popular y de la situación política española con el riesgo de repetición electoral dentro de 6 meses.

España: cuál fue el impacto en la economía después de las elecciones

De todos modos, Vox mantiene más de 3 millones de votantes, lo cual sigue siendo un resultado importante.

Ahora, las expectativas que existían eran muy elevadas, tanto para Vox como para el Partido Popular, y ambos, aunque el PP haya incrementado mucho sus votos respecto a hace cuatro años, salen políticamente derrotados, cuando se consideran esas expectativas.

Ambas derechas salen políticamente derrotadas tras la votación del domingo y se encuentran en una situación difícil. Ni la derecha extrema de Vox ni la tradicional del PP tienen posibilidades de llegar al gobierno.

Antonio Maestre: "En España no han conseguido forjar bien el movimiento de rebeldía"

¿Puede ser que España y Argentina, por haber atravesado el franquismo y la dictadura respectivamente, tengan una vacuna que le pone un freno a la extrema derecha a diferencia de otros países que no tuvieron experiencias similares?

Puede que sí, puede que no. Yo no creo que sea la cuestión principal, aunque puede que haya influido.

Si miramos un poco el contexto internacional, hay otros países que también han vivido a su manera dictadura. Uno muy evidente es Italia, aunque hayan pasado más años. Otro es Alemania, pero digamos que la situación italiana y alemana de los últimos 30 años ha sido muy distinta en relación a la fuerza, presencia y legitimación para gobernar de las fuerzas de extrema derecha.

El líder del PP busca una negociación urgente con Pedro Sánchez: quiere evitar un "desgobierno"

Y si miramos algo más cercano a nosotros, en diferentes partes del mundo, vemos como en Estados Unidos, Brasil o ahora en España, yo creo que la razón principal (me refiero a las elecciones de 2020 en Estados Unidos, las de Brasil el año pasado y las de España ahora) de la derrota de las extremas derechas o de que no hayan podido volver o por primera vez integrarse, como en el caso español, en un gobierno del país, depende de la movilización de los votantes de izquierda.

Pero creo que no es solo una cuestión debida al pasado nacional. Cierto que eso ha influido en algunas personas. De todos modos, ese discurso existía en España hasta principios del 2018. Se decía: “España y Portugal, son dos excepciones en el continente europeo, porque eran prácticamente en aquel entonces, los únicos países que no tenían partidos de extrema derecha con representación en el parlamento”.

Elecciones en España: ganó el PP y se lanzaron las alianzas políticas

Bueno, a partir de 2019, las cosas han cambiado, entonces, esa supuesta excepción ibérica era algo muy ingenuo si miramos los datos del otro día.

En España hay un partido de extrema derecha que, aunque no haya ganado, ha obtenido más de 3 millones de votos, prácticamente el 12,4%. Entonces, yo creo que no existe una vacuna. Y sí existiera esa vacuna, con el paso de los años, esa memoria es cierto que se puede poco a poco perder.

Pero el fascismo en Italia terminó con la Segunda Guerra Mundial, mientras que Franco terminó a fines de los ‘70. Son 20 años más de “vacuna”, por decirlo de alguna manera, ¿no cree?

Desde luego, son 30 años. También el cambio generacional influye.

Elecciones en España: las encuestas subestimaron el temor catalán a la extrema derecha

Pero bueno, yo creo que pensar que las extremas derechas no hayan entrado en algunos países, o se hayan desarrollado sólo hasta un cierto punto, solo por la cuestión de la memoria de las antiguas dictaduras, acaba un poco simplificando el entender las razones del auge de esas formaciones políticas.

¿Cómo imagina que terminarán evolucionando las consecuencias de las elecciones en la formación del nuevo gobierno?

Esa es la pregunta del millón de dólares. Va a ser difícil contestar; dependerá de los acontecimientos dentro de los próximos dos meses, aproximadamente. 

Vamos a ver, hay dos escenarios posibles en realidad. Ahora excluimos ya una posible mayoría de derechas, tanto para el Partido Popular como para Vox.

Contra todo pronóstico, Pedro Sánchez podría seguir gobernando España

No tienen los números para formar gobierno y no pueden encontrar ningún otro aliado en las cortes de Madrid.

Ninguno de los pequeños partidos regionalistas o nacionalistas, como los catalanes, los vascos o los gallegos, puede llegar a ningún tipo de acuerdo con Vox, porque Vox defiende no solo una descentralización del Estado, sino la supresión de las autonomías de las comunidades autónomas y la ilegalización de los partidos independentistas. Por lo tanto, es imposible para la derecha forjar cualquier tipo de mayoría.

También está excluida la posibilidad que sí vemos en otros países europeos de un gobierno de gran coalición que incluya al Partido Popular y a los socialistas, o bien una abstención de los socialistas para permitir al PP gobernar en minoría. Excluimos completamente esta posibilidad porque en España, que es un país muy polarizado, hay dos bloques. Lo hemos visto en la campaña electoral y a lo largo de los últimos años.

El líder del PP reivindicó la victoria de su partido en las elecciones españolas y reclamó formar gobierno

Quedan, pues, dos alternativas. Una es reeditar en la práctica el gobierno que ha estado en el Palacio de la Moncloa en los últimos 4 años, es decir, que Pedro Sánchez vuelva a ser investido presidente gobernando en minoría en un gobierno de coalición junto a la izquierda de Sumar, que es el nombre de la nueva coalición que integra a Unidos Podemos y que estuvo en el gobierno también estos cuatro años. 

Pero hay una diferencia respecto al pasado y a los últimos cuatro años. Hasta ahora, Sánchez necesitaba los votos en el parlamento español de diferentes formaciones, como Esquerra Republicana de Cataluña, el bloque nacionalista gallego y los dos partidos nacionalistas vascos.

Ahora, con esta formación es que ya están todas a favor, como ya lo han declarado, de que se reedite un nuevo gobierno de izquierda. Pues con esas formaciones ya no es suficiente porque faltarían, hasta la fecha, a menos que cambie algo en los recuentos electorales, 4 diputados.

La "remontada" de Pedro Sánchez y una oportunidad histórica para Vox: las claves de las elecciones en España

Es decir, el fiel de la balanza es otra formación independentista catalana, Junts per Catalunya, liderada por el ex presidente catalán Carles Puigdemont, que se ha refugiado en Bélgica tras los acontecimientos catalanes de otoño de 2017.

Esta formación representa a la derecha independentista catalana y tiene una posición muy intransigente todavía sobre el tema de Cataluña y que en esos cuatro años nunca ha votado a favor del gobierno de Pedro Sánchez.

Mónica González: "El Partido Popular ha blanqueado el crecimiento de la ultraderecha"

Entonces, la posibilidad de que Sánchez vuelva a ser investido depende de si se llega a algún tipo de acuerdo muy difícil con la formación liderada por Carles Puigdemont para garantizar al menos su abstención. Si esto no se consigue de aquí a finales de año, aproximadamente, la otra opción, la única alternativa que queda, es una repetición electoral.

FM JL