martes 18 de mayo de 2021
OPINIóN
11-04-2021 19:32

Ciudades compactas para reconstruirnos mejores

Reorientar el desarrollo urbano del AMBA hacia el modelo de la ciudad compacta permitiría consolidar nuevas centralidades, generando oportunidades para el desarrollo económico a escala barrial, como también fortaleciendo los vínculos comunitarios en espacios públicos más seguros y accesibles.

11-04-2021 19:32

En este último año, la pandemia de COVID-19 ha puesto a las ciudades en jaque. Las urbes de todo el mundo tuvieron que adaptarse a las exigencias de la crisis sanitaria, alterando su fisonomía, como también la manera en que nos movemos y vivimos en ellas. Si bien los gobiernos locales vienen trabajando hace meses para que las ciudades recuperen su carácter vibrante, las últimas noticias parecen alejarnos de las ciudades como las conocíamos antes. Sin embargo, hoy tenemos la gran oportunidad de diseñar nuevos modelos urbanos que sean las bases permanentes de las ciudades post-coronavirus.

A lo largo del 2020 fuimos testigos de varias transformaciones en las urbes. La multiplicación de ciclovías, la creación de áreas con prioridad peatonal y la adaptación del espacio público para favorecer a los comercios locales son todos ejemplos de cómo las ciudades modificaron su puesta en escena, no sólo creando entornos más seguros, sino también contribuyendo a la calidad de vida de los vecinos y vecinas.

Fomentar rutinas más saludables

De este modo, la pandemia se presentó como una oportunidad para que los gobiernos locales ensayen nuevos modelos de desarrollo urbano, que amalgaman mejoras ambientales, rutinas más saludables, disfrute del espacio público y más oportunidades de desarrollo. El avance en estas agendas determinará en gran medida cuáles serán aquellas ciudades que logren reconstruirse mejores y consolidarse como entornos atractivos para radicarse, estudiar o emprender un negocio.

En este marco, el paradigma de la ciudad compacta gana protagonismo: este modelo urbano busca lograr una mixtura de usos y densidades, de manera de asegurar una provisión eficiente e inclusiva de servicios para todos. La ciudad compacta elimina la necesidad de realizar grandes traslados, ya que favorece un desarrollo equilibrado, con ofertas educativas y comerciales, servicios de salud y propuestas culturales y de disfrute en la cercanía del hogar. Asimismo, pone a disposición alternativas de movilidad sostenible, dándole la prioridad al peatón y a las bicicletas, y centrando el diseño de su espacio público en las personas.

París: un avión rompió la barrera del sonido y la explosión asustó a más de uno
París lanzó el plan Ciudad en 15 minutos.

Muchas ciudades del mundo ya se están re-pensando a sí mismas en esta clave. París, por ejemplo, lanzó su ambicioso plan de “Ciudad de 15 minutos” y también anunció que transformará la icónica zona de los Campos Elíseos en un oasis urbano, reduciendo la cantidad de vehículos que circulan y creando nuevas áreas verdes. En nuestro país, la Ciudad de Salta peatonalizó algunas de las principales calles céntricas y construyó una nueva red de ciclovías para fomentar la movilidad activa. Por su parte, la Ciudad de Córdoba ya cuenta con tres “Supermanzanas”, que consisten en un conjunto de manzanas cuyas calles internas fueron recuperadas para los peatones, favoreciendo también a los bares y restaurantes locales, que pueden colocar sus mesas en donde antes circulaban vehículos.

En el caso del AMBA, si rebobinamos sobre las últimas décadas, veremos claramente cómo muchas aglomeraciones se fueron configurando en una extensa mancha urbana, pero con una oferta de educación, cultura, entretenimiento y actividad económica concentrada. Esto representó un enorme desafío en la gestión de la crisis sanitaria, al hacerse necesario restringir el uso del transporte público y la circulación entre distritos. Así, mientras que el mundo avanza hacia ciudades compactas, nuestro Área Metropolitana se vuelve cada vez más difusa, con todos los perjuicios ambientales, económicos y sociales que esto implica: una provisión de servicios más costosa y menos eficiente, viajes más largos y mayor uso del auto particular, entre otros. 

Metrobús_20200110
La idea de ciudades compactas es tener traslados más cortos y eficaces.

Reorientar el desarrollo urbano del AMBA hacia el modelo de la ciudad compacta permitiría consolidar nuevas centralidades, generando oportunidades para el desarrollo económico a escala barrial, como también fortaleciendo los vínculos comunitarios en espacios públicos más seguros y accesibles. Para lograrlo, es necesario impulsar la generación y el uso de datos en la toma de decisiones, como también garantizar instancias de participación de la ciudadanía. Después de todo, el guión de una ciudad pensada para las personas debe ser escrito por todos los vecinos y vecinas que la habitan y transitan cada día.

La crisis sanitaria alteró la totalidad de las dinámicas urbanas. Sin embargo, la recuperación de la pandemia demandará mucho más de los gobiernos locales: necesitamos ciudades que pongan el foco en las personas, que su diseño tenga un impacto positivo en la calidad de vida y que reduzcan su huella ambiental. Volver a la normalidad no alcanza, necesitamos reconstruirnos mejores.

*Subsecretario de Cooperación Urbana Federal GCBA y autor del libro "La Revolución de los Municipios"

En esta Nota