miércoles 27 de mayo de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Política
martes 19 mayo, 2020

Gobierno Abierto para una Gobernanza Pública

El mundo comprendió que en un contexto de crisis global y pandemia la tecnología tenía mucho para ofrecer. Por eso entendemos que es necesario un marco legal que acompañe y de sustancia a las decisiones públicas.

Javier Adrián Cubillas* y Gastón Massari Copes**

Computadora Foto: Cedoc

Estamos convencidos que la tendencia se transformó en aceleración y pos Covid-19, la tendencia es una nueva revolución en la que los gobiernos nacionales y locales o innovan puertas adentro y en el modo en que se relacionan con la ciudadanía o se encuentran en un abismo que difícilmente puedan superar ante la celeridad de los cambios tecnológicos que hay que enfrentar.

Por este motivo nos propusimos fundar la primera comunidad Govtech (abreviatura de gobierno y tecnología) en Argentina y desde ahí dar un debate profundo por la creación de una Agenda Digital Federal que tenga al Gobierno Abierto como pilar fundamental. Nunca imaginariamos que poco tiempo todo esto pasaría a ser una necesidad imperiosa en el marco de un mundo post Covid-19

¿Por qué una Agenda Digital Federal para la Argentina? Significa una política orientada a establecer los procesos, protocolos y leyes marco, al final de cuenta, que regulen y acompañen la sinergia inevitable entre tecnologías y las formas institucionales que nos demos como sociedad.

La pandemia como acelerador de los desafíos educativos

¿Por qué la base de esta agenda es el Gobierno Abierto? Esta no es una expresión de buenos deseos, Gobierno Abierto es un término aceptado en todo el mundo como la condición resultante de tres líneas de acción institucionales: 1) Transparencia y Acceso a la información pública, 2) Participación ciudadana y, 3) Colaboración en diseño de políticas entre ciudadano y funcionarios

Planteadas las preguntas claves, ahora entendemos la necesidad en avanzar en el cambio de los modelos de gestión y que el mundo comprendió que en un contexto de crisis global y pandemia la tecnología tenía mucho para ofrecer (ganaron los integrados frente a los apocalípticos) y en muchos casos, era la única respuesta a soluciones necesarias para continuar con la vida tal como la concebimos. Sin embargo, las administraciones centrales, en muchos casos, avanzaron sin un marco legal que acompañe y de sustancia a las decisiones públicas en este nuevo contexto.

En el caso de nuestro país, hoy se presenta un debate público sobre una de las tantas herramientas digitales disponibles puestas en marcha por la crisis apremiante. Se trata de la aplicación móvil CuidAR, un software con la posibilidad de, entre otras cosas, almacenar los datos privados de los ciudadanos, contener características tales como edad, sexo y datos vinculados a la salud e inclusive hacer un seguimiento de su ubicación. 

Coronaviurs: "Argentina podría usar el método de Weismann para salir de la cuarentena"

La pregunta es, ¿cuál es el marco legal que garantiza al ciudadano que sus datos, (el nuevo petróleo de siglo XXI tal como aseguran los especialistas de todo el planeta) son tratados y resguardados de forma segura y eficiente?. ¿Cuál fue el análisis o los debates pre existentes que dieron el marco para que el Estado pueda capturar datos sensibles de una persona y disponer de ellos para fines pre establecidos? Con esto, no pretendemos cargar únicamente a la administración actual como responsable de esta falla grave, por el contrario, si hoy no contamos con una Agenda Digital Federal o un proyecto de Gobierno Abierto vigente es porque la comunidad política en su conjunto no se propuso seriamente implementar y sostener esta innovación en la última década ni tampoco para los próximos 10 años. 

Las compañías de tecnología también se deben una fuerte mea culpa y analizar de qué forma se han propuesto vincular con el Estado. Claramente no han sido efectivas en impulsar esta agenda siendo sin dudas uno de los actores insustituibles en esta temática. 

Coronavirus, tecnología y datos personales

Necesitamos entonces, una Agenda Digital Federal, que tenga en sus bases una Ley de Gobierno Abierto e Innovación Digital para los tres poderes del Estado, algunos entonces también la llaman Ley de Estado Abierto, que sostenga y sume los desafíos de esta nueva década que iniciamos, con la lección del COVID19 incluida, que permita la transformación final y decidida de la gestión pública por medios digitales como una política de Estado no sujeta a vaivenes ni excusas de funcionarios sin experiencia en la materia. 

Cómo serán los productos que elijamos después del confinamiento

La síntesis propuesta aquí entonces es debatir e implementar una ley de Gobierno Abierto impulsada por las nuevas tecnologías de la comunicación mediante un marco legal innovador que respete los derechos y garantías constitucionales. Esto dará lugar, en lo operativo y diario, a lo que denominamos régimen de Gobernanza Pública Tecnológica, y una vez ahí podremos recién abrir el próximo nivel de debate institucional necesario: repensar los gobiernos, repensar la participación y así, mejorar la calidad de vida en democracia mediante  una gestión de proximidad. 

Por esto, necesitamos que tecnología mediante, podamos evolucionar y dejar de pensar en la monolítica idea de Gobierno para comenzar a pensar y realizar la Gobernanza Pública como estrategia y práctica de gestión en donde una ciudadanía más informada puede hacer valer sus derechos y aumentar su compromiso cívico con los asuntos públicos dando cuenta, de este modo, de la implementación efectiva en el Siglo XXI de principios políticos como la publicidad de los actos de gobierno, rendición de cuentas y petición de los habitantes antes las autoridades. Los principios no son nuevos, están consagrados desde el Siglo XVIII y XIX en constituciones republicanas, lo nuevo es la posibilidad de realización efectiva que nos facilita la disposición de tecnología.

Coronavirus y el status quo del sistema de salud

Finalmente, la creación de una comunidad GovTech tiene un rol decisivo en la implementación del debate y en saber comunicar e implantar las novedades que facilitarán los cambios sociales e institucionales, todo esto, sin dejar de atender a su propia responsabilidad de cara a la sociedad como promotores del cambio tecnológico La cuenta regresiva comenzó, el avance tecnológico se transformó en una revolución y ya sabemos que ocurren en las revoluciones, hay quienes las aprovechan para ser actores de cambio y evolución y otros serán outsiders o excluidos de la revolución 4.0.

 


* Analista en Asuntos Públicos y GovTech.

** Fundador iniciativa GovCodeSchool.

 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5008

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.