sábado 06 de junio de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Pandemia de Coronavirus
viernes 13 marzo, 2020

Coronavirus, tecnología y datos personales

La gravedad del caso amerita que la protección de los datos personales ceda ante cuestiones de emergencia sanitaria.

Ya se registraron más de 5000 muertes por la pandemia Foto: AFP
viernes 13 marzo, 2020

La Organización Mundial de la Salud declaró al coronavirus (Covid-19) como una pandemia. Hasta esa declaración había 120.000 infectados en todo el mundo, y 4.200 fallecidos.

Todo el mundo está preocupado por el virus, y casi todo el día se habla de ello. No hay dudas que la situación es preocupante.

Que se haya declarado pandemia significa que la propagación es mundial.

“La OMS ha estado evaluando este brote durante todo el tiempo y estamos profundamente preocupados tanto por los niveles alarmantes de propagación y gravedad, como por los niveles alarmantes de inacción”, dijo Ghebreyesus.

España: cerrado por coronavirus

 

La tecnología y el coronavirus

China, epicentro del virus, usa todos los recursos a su alcance para controlar el contagio. Aparentemente, lo está logrando. No dudó en poner en cuarentena a casi 60 millones de habitantes de varias ciudades. Pero también usa la tecnología.

Controlan dónde ha estado cada persona los últimos 15 días, utilizando los datos de las torres de telefonía a las que se han conectado sus teléfonos móviles, una información a la que acceden cuando el usuario envía un SMS autorizándolo. Para ello han pedido colaboración a Alibaba Group Holding Ltd. y Tencent Holdings Ltd. que han puesto a disposición un sistema que utiliza códigos QR de tres colores diferentes, asignados por el Gobierno en función de dónde haya estado una persona y los síntomas que muestre. Quienes reciben un código rojo deben permanecer 14 días en cuarentena; con código amarillo deben aislarse durante una semana y los que tengan uno verde pueden moverse libremente.

Otra herramienta que utiliza China para controlar la pandemia es una aplicación llamada Yixiaosou, que utiliza el GPS del móvil. Conociendo la ubicación de la persona, muestra el mapa de los contagios cercanos, así como el tiempo transcurrido desde que cada persona contrajo el virus.

Coronavirus, Dengue y otro virus muy peligroso: la TV

La inteligencia artificial ocupa un rol importante en materia de prevención de epidemias. La empresa canadiense BlueDot utiliza IA para monitorizar el principio de una posible epidemia rastreando noticias en múltiples idiomas, avisos oficiales o redes de enfermedades de animales y plantas. El pasado 31 de diciembre, este programa alertó sobre una neumonía que había afectado a 27 personas, relacionadas con un mercado de animales vivos de Wuhan, estableciendo que guardaba similitudes con la epidemia del SARS en 2003. BlueDot había descubierto el coronavirus, días antes de que la OMS confirmase que se había identificado un nuevo virus, el Covid-19.

BlueDot también fue capaz de prever, utilizando los datos del tráfico aéreo, que el virus inicialmente se propagaría a Bangkok, Seúl, Taipei y Tokio.

 

Un viejo antecedente

Un poco más atrás en el tiempo, podemos recordar lo acontecido con el virus de la gripe aviar (2009).

Por aquellos años, con ese virus, existía también el miedo de que se expandiera por todo el mundo, con temor a que se convierta en pandemia.

Como no había vacunas disponibles, una de las soluciones era ralentizar su propagación. Pero, para ello debían saber hacía donde se estaba propagando, es decir necesitan tener esa información con la misma rapidez con se movía el virus.

Coronavirus: ¿un tema de salud o de defensa?

En los Estados Unidos los centros de control y Prevención de Enfermedades (CDC) obtenían la información de los propios médicos. Pero, el retraso que generaba procesar esa información y también, el hecho de que muchas personas acudían al doctor días después de haberse contagiado el virus dificultaban la predicción de hacia donde se estaba propagando el virus.

Ingenieros de Google descubrieron que tenían la capacidad de predecir la propagación del virus, no solo en el mundo sino, en regiones más acotadas como ciudades o pueblos. ¿Cómo lo lograban? Analizando las búsquedas de las personas en internet, aprovechándose de las casi tres mil millones de consultas diarias que recibía el buscador por aquellos tiempos.

Diseñaron un sistema que buscaba correlaciones entre la frecuencia de ciertas búsquedas de información y la propagación de la gripe a lo largo del tiempo y el espacio. Es decir, primero buscaron las palabras claves que pudieran tener alguna relación con la enfermedad, sin caer en el facilismo de utilizar “gripe”, “remedio para la tos y la fiebre”, etc. Procesaron un total de cuatrocientos millones de modelos matemáticos para poner a prueba los términos de búsqueda comparándolos con los casos de gripe registrados por la CDC dos años antes (2007 y 2008). De ese modo y aprovechándose de la enorme información que tenían hallaron cuarenta y cinco términos de búsqueda, logrando de ese modo predecir la propagación de la enfermedad a tiempo real.

Coronavirus: una pandemia para la salud y la economía mundial

 

Año 2020, ¿Qué cambió?

Estamos frente a una nueva pandemia, en eso estamos igual que hace 10 años atrás. Pero lo que cambió es el valor de los datos personales y la protección jurídica que hoy reciben.

Los controles con uso de tecnologías que hacen en China, son posibles principalmente porque es una sociedad que ya tiene la costumbre de controlar todo. Las autoridades tienen el único objetivo de evitar el avance del virus y en ese sentido, utilizarán las tecnologías y los datos de la población. Me atrevo a decir con o sin consentimiento de los ciudadanos.

La Unión Europea (UE), como la mayoría de los países occidentales, vienen desde hace muchos años tomando conciencia de la importancia de los datos personales y la necesidad de protegerlos. En ese sentido, las legislaciones de estos países dicen que los datos personales son ni más ni menos que de sus titulares y que no pueden ser utilizados sin su consentimiento.

La gravedad del caso amerita que la protección de los datos personales ceda ante cuestiones de emergencia sanitaria.

Pandemia: el futuro de la educación, el trabajo y la producción

Italia aprobó una legislación de emergencia que requiere que cualquier persona que haya permanecido recientemente en una zona de riesgo lo notifique a las autoridades sanitarias, ya sea directamente o a través de su médico.

Alemania ha introducido en su legislación sobre protección de datos personales una redacción que permite específicamente el tratamiento de datos personales en caso de epidemia o de catástrofes naturales o provocadas por el hombre.

Como sabemos la protección de datos personales es más fuerte en los países occidentales, y por tal razón no imagino que utilicen la geolocalización de los ciudadanos para intentar controlar el virus. No en estas circunstancias. Si la pandemia sigue avanzando, ¿es una posibilidad que se podría considerar?


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5018

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.