domingo 29 de mayo de 2022
OPINIóN Campus Party
17-04-2022 02:16

El joven encanto de la innovación tecnológica

Punta del Este fue la sede del mayor evento de su tipo que reunió a miles de emprendedores abocados a la tecnología más revolucionaria, incluyendo el ya célebre metaverso, a la que nuestro país aun debe prestar más atención.

17-04-2022 02:16

El intendente de Maldonado paseando con indisimulable sonrisa; la primera dama de Uruguay, interactuando con algo de perplejidad con jóvenes llenos de optimismo; un director de Laboratorio jugando como niño, mirando a través de sus gafas 3D, sumergido vaya a saber en qué mundo; gamers con cabezas coloridas -por fuera y por dentro, más que seguro- emprendedores, curiosos, y hasta, por qué no, algunos escépticos, “refutadores de leyendas”, diría Dolina.

Todo esto tuvo lugar en el Campus Party, el mayor evento de innovación tecnológica del mundo, que se llevó a cabo en Punta del Este, del 31 de marzo al 2 de abril. Fueron 3 días en los que empresas y speakers de jerarquía mundial interactuaron con alrededor de 8500 personas.

Metaverso. Uno de los temas salientes, desde luego, fue el Metaverso. La que se ha convertido en palabra del año en materia tecnológica, concentró expresiones y enfoques de los más diversos: desde startups que presentaron sus proyectos con diferentes cualidades (por caso, realidad aumentada u hologramas) hasta expertos de disciplinas tan tradicionales como el Derecho, cuya inserción en estos terrenos tan novedosos encuentra las esperables controversias respecto de cómo regular algo, todavía, difícil de definir.

EducacionIT: conocé qué talentos buscan las empresas y dónde adquirir estos conocimientos tecnológicos

“Bueno, tal como decís, hoy día no podemos definir taxativamente qué es o qué son los Metaversos", admite a PERFIL la escribana Agustina Pérez Comenale, una de las principales expositoras del Campus, referente regional en cuestiones jurídicas vinculadas con Blockchain y representante de Binance Uruguay, "pero te diría que, para que un desarrollo tecnológico sea considerado Metaverso, tiene que tener al menos dos de estas características: funcionar con Blockchain, incorporar inteligencia artificial (IA) y ofrecer experiencias de realidad virtual o realidad aumentada”.

De entre las muchas aplicaciones posibles de entornos virtuales al estilo Metaverso, tal como Pérez Comenale lo describe, una de las que viven hoy día un incremento sostenido es la compra de parcelas en ciudades virtuales como Decentraland o The Sand Box. 

En todo el mundo hay, incluso, entidades públicas que se vuelcan a ello, con el objeto de ofrecer acceso digital y mejores experiencias de usuario a ciudadanos que pretenden hacer trámites, por ejemplo. 

Vanguardia. Pero en otros casos, asistimos a fenómenos de vanguardia que desafían lo imaginable mientras que impulsan la innovación corriendo los límites.

Impronta innovadora en las ciudades de América Latina

Para que se entienda, sólo por tomar un ejemplo, en noviembre pasado el alcalde de Seúl, capital de Corea del Sur y faro tecnológico mundial, anunció que la ciudad será la primera en tener su propio Metaverso. “Seúl será pionera en una nueva dimensión llamada ‘Metaverso de Seúl’ al combinar la demanda pública con la tecnología privada” fueron las palabras de Park Jong-soo, Director General de Política de Ciudad Inteligente del Gobierno Metropolitano. 

A partir de allí, un sinfín de especulaciones ponen en debate cuestiones que parecían saldadas en el mundo real. Por eso, Pérez Comenale, junto con Juan Corvalán, Director del Laboratorio de Innovación e Inteligencia Artificial de la Facultad de Derecho, UBA (UBA IALAB) expusieron en el Campus algunos de los retos que la innovación tecnológica plantea a todo el sistema jurídico. 

Comenzaron proyectando un video en el que se observa una pizzería virtual donde trabajan una madre y su hijo. Ganan en criptomonedas o NFT -No Fungible Tokens, activos inalterables, pero que se transaccionan por moneda dura en billeteras virtuales-. La historia que tomaron como disparador de algunas reflexiones, es verídica. 

Madre e hijo venden pizza en Roblox, un videojuego de realidad virtual de los más antiguos, y ganan 90 dólares mensuales jugando 4 horas diarias. Una noche un ávatar impidió el delivery de sus pizzas virtuales, y la comunidad decidió expulsar al jugador.

Cuáles fueron las criptomonedas que le ganaron a la inflación de marzo

“Desde mi punto de vista, la clave es que no podemos retroceder en aspectos jurídicos que tenemos resueltos como Humanidad, desde hace tiempo, con muchísimo esfuerzo”, afirma Corvalán. Esto significa que las nuevas comunidades virtuales, conocidas como DAO -por su sigla en inglés, Organizaciones Autónomas Descentralizadas- son abiertas, pero plantean sistemas en los que no hay autoridades ni representación de poderes institucionales.

Dilemas similares imponen los juegos play-to-earn, que hoy son furor. “Una de las cuestiones a resolver es la validación de la identidad de los usuarios -aporta Comentale- porque generalmente los juegos como el Axie Infinity permiten ingresar desde los 13 años, aclarando en los términos y condiciones que los menores tienen que estar bajo supervisión de adultos”.

Pero es imposible verificar ese presupuesto, sin violar la intimidad a niveles que vulnerarían las normas. 

Preguntas. Quién es quién, y cuáles son sus derechos, son preguntas fundamentales que los expertos tiene que resolver intentando seguirle el ritmo a empresas como Sura Gaming Guild, cuyo stand en la exposición mostró su capacidad exponencial de crecimiento tanto como sus múltiples facetas: apoya al UBA IALAB en el primer diplomado en Metaverso y Gaming del mundo, prepara jugadores en un campus al que acceden sin costo, y se afirma como la número uno en la región.

Como referente de la innovación tecnológica y la IA, Corvalán subraya la necesidad de aggiornar el Derecho, las instituciones jurídicas y las normas, para que la regulación no pierda pisada a los avances de la ciencia aplicada. “Todos vemos y disfrutamos el lado luminoso de la tecnología, pero también sabemos que cada avance, como siempre en la Historia, tiene su lado oscuro” explica.

Por eso, además de la exposición de su Director, en el Campus Party de Punta del Este el UBA IALAB ofreció un workshop sobre predicción para acelerar startups, empresas y otras organizaciones gracias a la aplicación de la IA. “También presentamos el caso éxito de diseño en automatización e IA como lo trabajamos con Puzzle, socio estratégico en todos estos desarrollos, y debatimos los desafíos del Metaverso que serán abordados en profundidad en el Diplomado de Metaverso y Gaming de la Universidad de Buenos Aires”, agrega Corvalán.

E-commerce: el 44% de los emprendedores digitales contrata entre dos y cinco personas

Pros y contras. Cómo sopesar pros y contras del avance científico es un problema para nada nuevo. Lo que queda claro es que hoy día, tal como Pérez Comenale explica, así como se borran los límites entre lo real y lo virtual, se desdibujan las tajantes diferencias que conocimos entre la esfera académica, los negocios, y la administración de lo público. “En tecnología, todo emprendimiento que no cuente con alguna de esas tres columnas, tiene grandes chances de fracasar”, afirma quien representa legalmente a una de las empresas con mayor valuación del mundo tech.

En Argentina esto no parece estar en la agenda de los principales dirigentes. No obstante, ya va siendo hora, habida cuenta de que los desafíos económicos y sociales de este siglo obligan a ponerse a tiro y hacer esfuerzos permanentes por comprender lo nuevo. 

Una falsa presunción parece dictar que la innovación tecnológica es para países que tienen resueltos los problemas básicos. Sin embargo, desde mercados exigentes y poderosos siguen mirando a Argentina como fuente de recursos humanos de calidad.

Asimismo, los avances en tecnologías de la información y la comunicación terminan delineando nuevas realidades, y permiten alternativas que antes simplemente no existían. Esto abre la puerta a la competitividad y a la eficiencia, conceptos que en algunos sectores son resistidos, pero que, dados los acuciantes problemas económicos argentinos, deberían ser tomados en cuenta por la dirigencia vernácula. 

Campus Party reunió buena parte del talento del Río de la Plata con el fin de tejer redes de conocimiento, emprendimiento, gestión pública con agenda actual, y trabajo. ¿Podremos tomar el ejemplo?

*Docente del posgrado en Inteligencia Artificial y Derecho de la Facultad de Derecho UBA.